Pólvora en manos de las dos chicas

Las pericias confirman que tanto Yanina como María José maniobraron con el rifle pero falta saber si fue una o ambas las que dispararon.

SAN ANTONIO OESTE (ASA) - Los primeros resultados de las pericias de pólvora obtenidas a través de las pruebas de parafina realizadas sobre los cuerpos de las adolescentes fallecidas indicaron que ambas poseían rastros de este material en sus manos.

EL dato es esencial para la causa porque determina que tanto Yanina Tolosa como María José Aranea, de 17 y 18 años, de una u otra manera maniobraron el rifle calibre 22 con el que se efectuaron los disparos que impactaron sobre sus pechos, provocando sus muertes.

Sin embargo, los investigadores aguardan más detalles acerca de los resultados de esas muestras porque de la determinación del mecanismo utilizado para accionar el arma surgirá si se trató de un homicidio seguido de suicidio o de un doble suicidio.

En el caso de que la cantidad de pólvora hallada en las ropas o en las manos de una de ellas fuera de una cantidad significativamente mayor a la hallada en las de la otra esto indicará que la primera joven fue la que disparó contra la segunda, para luego acabar con su vida. De lo contrario, si las dos poseen cantidades similares podrá determinarse que cada una de ellas disparó contra su propio pecho.

Esta información definirá finalmente la carátula de la causa, que ante estos primeros resultados quedó sujeta sólo a estas dos posibilidades, porque se descartó la presencia de un tercer partícipe en el momento del hecho.

Con estas confirmaciones culminaría también la labor de los pesquisas, que desde el martes por la noche trabajan recabando declaraciones de familiares y vecinos de la vivienda de Yanina, en la que cerca de las 22 sus padres vieron convertirse la habitación de su hija en el escenario de una tragedia.

Según trascendió los cuerpos de las jóvenes fueron hallados por el matrimonio Tolosa sobre la cama del cuarto, en posición transversal, con el arma de fuego de la familia ubicada entre ellos.

Las pericias determinaron que las dos balas que impactaron cerca del corazón de cada una de las chicas quedaron alojadas en sus cuerpos, ya que no poseían orificio de salida.

La trayectoria de las balas, sin embargo, aún es analizada por los peritos.

Ayer, entre las 9 y las 10, los restos de las jóvenes recibieron sepultura mediante una ceremonia realizada en el cementerio local, que congregó a una gran cantidad de familiares, amigos y allegados que seguían preguntándose el motivo de la terrible pérdida.


Comentarios


Pólvora en manos de las dos chicas