Por kilómetro

AMSTERDAM (DPA).- Holanda reformó radicalmente sus sistema impositivo a los automóviles con el objetivo de proteger el clima y evitar embotellamientos: en lugar de pagar un impuesto por posesión de automóvil, los holandeses tendrán que pagar a partir de 2012 tres céntimos de euro por kilómetro recorrido. La tasa se elevará progresivamente a los 6,7 céntimos por kilómetro, según acordó la coalición gobernante integrada por socialdemócratas y democristianos.


Comentarios


Por kilómetro