Pou fue destituido y asume Maccarone , mientras el gobierno prepara otro ajuste

Mediante decreto, fue removido por "mala conducta".Cavallo anunció, sin precisar, otro recorte de gastos.La Bolsa repuntó y el riesgo país bajó.





El Gobierno no perdió el tiempo. Ayer se apuró a echar por decreto al presidente del Banco Central, Pedro Pou, por «mala conducta» y nombró en su lugar al banquero Roque Maccarone, quien anoche mismo asumió sus funciones «en comisión», hasta tanto el Senado otorgue el acuerdo para su designación definitiva.

El jefe del Estado firmó ayer por la tarde el decreto 460, que destituyó a Pou por «mediar mala conducta», sólo 24 horas después de recibir el informe de la comisión parlamentaria bicameral que acusó al funcionario de irregularidades en el control del sistema financiero.

Maccarone asumió como presidente «en comisión», ya que deberá ser confirmado en su cargo por el Senado, que tiene atribuciones para resolver los cambios en el directorio del BCRA.

Pou abandonó su cargo en medio de una dura pelea con el ministro de Economía, Domingo Cavallo, por el futuro de la política monetaria, que causó una honda preocupación en los mercados, elevando el riesgo país a cifras históricas.

Maccarone presidió el Banco de la Nación durante el menemismo, fue puesto en funciones en una breve ceremonia por De la Rúa durante un acto que se realizó en la Casa de Gobierno en medio de gestos adustos de los miembros del gabinete.

El nombramiento de Maccarone se apoyó en el decreto 1373/99, que modificó el artículo 1 de la carta orgánica del BCRA, y avaló al Ejecutivo a «realizar nombramientos en comisión durante el tiempo que insuma el otorgamiento del acuerdo del Senado».

El jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, opinó que «no corresponde» que la destitución de Pou «repercuta en los mercados» al asegurar que «no se alterará la política monetaria del país», al tiempo que garantizó la convertibilidad y la autonomía del Central.

El hasta ayer presidente del BCRA se opuso al plan de Cavallo de incorporar el euro a la convertibilidad y se negó sistemáticamente a bajar los encajes, el porcentaje de dinero que deben tener los bancos inmovilizado.

En sus primeras declaraciones públicas, Roque Maccarone dijo que primero, antes de anunciar medidas, prefería hablar con los directores de la entidad que permanecerán en sus cargos para ponerse al tanto de la situación. «No voy a tomar medidas apresuradas porque esta es una función delicada. Voy a actuar en este cargo poniendo el acento en la independencia del BCRA. Esta no es una dependencia del Ministerio de Economía», señaló.

El FMI apuró el ajuste

Luego de una jornada que comenzó signada por la incertidumbre, los fuertes rumores en el mundo financiero de la inminente llegada al Central de Roque Maccarone, revirtieron una tendencia negativa que marcaba el movimiento en la Bolsa porteña .

Los «ruidos políticos» que hacían eco en la Bolsa se perfilaron como consecuencia de diversas versiones emanadas del gobierno que aseguraban y negaban un nuevo ajuste que se propone el Gobierno. Las versiones finalmente tomaron un sólo cauce cuando Cavallo, anunció- desautorizando a su cercano colaborador Castañón- que se dispondrá un nuevo recorte de gasto público para cumplir con las metas de déficit fiscal pautadas con el FMI . En tanto, la salida de Pou se leyó como un triunfo de Cavallo y ésto, se espera, sea celebrado por la Bolsa. (DyN, Infosic, ANSA, Télam)

Un banquero respetado

La asunción de Roque Maccarone como presidente del BCRA es vista por todos los sectores como el retorno a la escena pública de un banquero respetado por sus pares y amplio conocedor del sistema financiero argentino.

Roque Maccarone (68) fue secretario de Finanzas, Bancos y Seguros en la anterior gestión de Domingo Cavallo en el Palacio de Hacienda, y será el tercer presidente del Banco Central desde que se sancionó la nueva carta orgánica de la institución, que hasta el momento tuvo al frente a Roque Fernández y Pedro Pou.

La trayectoria de Maccarone comenzó en la Compañía Naviera Pérez Companc, y en 1964 ingresó en el Banco del Río de la Plata. En 1968, fue ascendido a vicepresidente ejecutivo de la institución, cuando se convirtió en la principal entidad financiera privada de la Argentina, y en 1982 lo impulsó al frente de la Asociación de Bancos Argentinos( ADEBA).

Su actividad en el ámbito estatal continuó en la presidencia del Banco Nación, en cuya gestión se preocupó en mejorar la transparencia administrativa de la institución y se opuso a la privatización que inpulsó el entonces ministro Roque Fernández.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Pou fue destituido y asume Maccarone , mientras el gobierno prepara otro ajuste