Prisión en suspenso por el asalto en Picún Leufú

Condenaron a Néstor Posso, quien con su hermano atacó a los dueños de un comercio. En el atraco, Angel Posso fue herido a balazos y golpes; poco después falleció.





ZAPALA (AZ).- La Cámara Multifueros de esta ciudad condenó a Néstor Fabián Posso a 2 años y 11 meses de prisión en suspenso (no irá a la cárcel) por el fallido intento de asalto a la familia Huentelaf de Picún Leufú, ocurrido en octubre de 1999. El imputado había actuado en complicidad con su hermano Angel Omar Posso, quien en ese hecho fue herido y falleció poco después. Esa muerte se investiga en otra causa en la que hay varios imputados, entre ellos integrantes de la familia víctima del robo.

Néstor Posso, oriundo de Cutral Co, fue condenado por los delitos de robo agravado por el uso de armas en grado de tentativa, ya que se consideró que no logró consumar el asalto. En cambio, el fiscal Ladislao Simon no le imputó los delitos de privación ilegítima de la libertad (por la toma de rehenes de la familia Huentelaf) y abuso de armas (por el tiroteo que protagonizó con la policía). La sentencia fue dictada por los jueces Oscar Rodeiro, Víctor Hugo Martínez y Enrique Modina.

El 24 de octubre de 1999, los hermanos Posso convulsionaron a la tranquila localidad de Picún Leufú. Alrededor de la 1 de la mañana irrumpieron en la vivienda de la familia Huentelaf, y tomaron a cinco adultos y dos niños como rehenes, exigiéndoles dinero.

Mientras Néstor Posso se quedaba con los rehenes, Angel, de 26 años, se fue con Elio Huentelaf hasta el supermercado La Cabaña, de propiedad de la víctima, y le saqueó la caja registradora. No conforme con los poco más de 400 pesos obtenidos, obligó al comerciante a ir hasta la casa de un hermano a pedir más dinero.

En esa vivienda Elio Huentelaf entró solo, mientras el asaltante lo esperaba afuera. Le contó a su hermano lo que le pasaba y éste avisó a la policía.

Después, Omar Posso y su víctima regresaron a la vivienda familiar. Cuando los dos hermanos asaltantes se retiraban llegó un patrullero y se produjo un enfrentamiento a tiros.

Mientras Néstor Posso escapaba, Omar recibió un balazo en una pierna y no tuvo mejor idea que correr a refugiarse en la vivienda de los Huentelaf. Allí recibió una terrible paliza y quedó internado en calidad de detenido.

La investigación policial permitió detener a Néstor Posso poco después. Entre tanto, el estado de salud de su hermano se agravó, lo trasladaron al hospital Castro Rendón de Neuquén y el 7 de noviembre siguiente falleció.

Ahora, Néstor Posso está condenado en suspenso por su participación en ese hecho. Y quienes fueron sus víctimas y los policías con los que se tiroteó están sospechados de causarle la muerte a su hermano y afrontan un proceso que los llevará a juicio oral.

De acuerdo con la investigación del fiscal Santiago Terán, cinco personas habrían tenido responsabilidad en la muerte de Posso. Entre ellos figuran desde los policías que lo balearon hasta integrantes de la familia Huentelaf que lo golpearon, además del personal que le prestó la atención médica inicial.

«En principio existe un exceso en la legítima defensa de quienes sufrieron el atraco, una presunta mala praxis, abandono de persona e incumplimiento de deberes de funcionario público, y la omisión en cumplimiento de los deberes por parte de dos policías», explicó por aquel entonces el fiscal a este diario.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Prisión en suspenso por el asalto en Picún Leufú