Producción agroecológica: cuáles son las propuestas en el Alto Valle

Huertas familiares y comunitarias que producen, venden y hacen conservas con frutas y verduras libres de agroquímicos. Conocé dónde podés adquirirlos.


Por Victoria Rodriguez Rey (@victoriarodriguezrey)

Hay quienes aún no se enteraron, pero hay otras formas posibles de producir, de consumir, de vincularnos. Hay otro modelo de desarrollo que persiste y resiste, que produce alimentos sanos, seguros y mejora las condiciones ambientales. Agroecología, así se lo conoce a este sistema evolutivo que fortalece la viabilidad económica de las áreas rurales, basado en las cadenas de comercialización cortas y la producción de alimentos justa y segura.

En la región del Alto Valle de Río Negro y Neuquén, en este conglomerado urbano que no para de crecer, se practica la Soberanía Alimentaria. Cada vez son más las familias que resisten el avance del negocio inmobiliario en las chacras, preservando dichos espacios, para mejorar la salud de la población y el ecosistema que la contiene. Son personas de la agricultura familiar que producen a pequeña y mediana escala, y mientras arman surcos van recuperando el conocimiento local, la justicia social, la identidad cultural, las semillas criollas y las razas. Aquí damos cuenta de algunas de las propuestas regionales para visitar, descubrir y conocer el increíble proceso de producción de alimentos sanos, seguros y soberanos.

La Aurora

Ignacio Bonilla, Marco Casalini, Lucas Kudlowski y Jose Bonilla se encontraron, con diferentes formaciones académicas y recorridos personales, todos vinculados a la experiencia comunitaria, barrial, colectiva de producción primaria y armaron el Proyecto Aurora. Con el apoyo de su papá, Ignacio traccionó hace unos años un amor heredado por la tierra. La necesidad de producir alimentos y la convicción por el cuidado ecológico motorizan este emprendimiento de producción sana de alimentos. Comenzaron el J.J. Goméz y hoy se encuentran plantando y trasplantando en una chacra de Padre Stefenelli.

Además de la producción primaria, La Aurora Huerta agroecológica está abierta a nuevas formas de construcción, hacia instancias de formación social, barrial y organizaciones a través de capacitaciones.

En este momento están trasplantando y sembrando tomate perita, redondo, cherry, berenjena, maíz, zapallos en todas sus formas, aromáticas y una diversidad floral. Comercializan en bolsones junto con la producción de América Libre. Están seguros de poder hacer más de un ciclo productivo en la chacra en la que hoy se encuentran, atentos a la respuesta de la tierra con la intervención de su manejo.

Tel.298 432 4631
@huertaurora


Puesto Calma

En el 2002 en Corcovado, Chubut, Natalia Soto y Marcelo Scatizza comienzan a plantar ajos, dentro de lo que era en ese momento la agricultura orgánica. Después y durante ocho años continúan el proyecto en una chacra en Cipolletti hasta que conocen los terrenos en el Arroyón, en el Lago Pellegrini, donde actualmente se desarrolla Puesto Calma. Hace doce años que producen en ese lugar. Natalia y su compañero tienen una hectárea con producción diversa, propio de las características de agroecología. Se destacan por hacer ajos enormes, conocidos como ajos elefante o chilotes.

Ya están saliendo los zapallitos, el verdeo, pintando los tomates y mucha fruta de cosecha escalonada para proveer durante todo el verano. Todo el trabajo es manual. No utilizan maquinaria pesada. Es a pura fuerza, técnica y convicción lo que motoriza el proyecto.

También tienen vacas, como aporte necesario para llegar a un equilibro del suelo a través del lombricompuesto o abonos estacionados, mejorando el suelo arenoso de esta estepa. La producción la consumen, el excedente lo comercializan o lo conservan para el resto del año.

Son varias las familias que producen en ese lugar, con quienes conformaron Camino Verde, para cuidar y proteger el medio al que se encuentran integrados: el agua, las plantas, los animales y las semillas criollas.

Tel. 299 4671413
@puestocalma

América Libre

Agustín Scola y Agustín Gonzalez, hoy llevan adelante América Libre producción agroecológica. Comienzan su formación de entender los ciclos productivos y de la interacción con la tierra en una huerta comunitaria barrial. Están convencidos que el alimento es un derecho al que debe acceder toda la población en calidad y cantidad suficiente. Luego de su maravillosa experiencia en una chacra de Paso Córdoba hoy los encuentra trabajando en Stefenelli, compartiendo espacio con el emprendimiento chacra Aurora, apostando al trabajo colaborativo.

Por estos tiempos se encuentran armando bolsones repletos con variedades de tomates, melón, sandía, maíz, porotos, zapallitos, zucchinis, zapallo, ají dulce, ají picante, algo de morrón, albahaca, tomillo, manzanilla fresca, brócoli, repollo y lechugas. Distribuyen en Neuquén, Cipolletti y Roca.

Hoy son dos Agustines, pero saben que en los próximos ciclos se sumaran más manos, ampliando horizontes productivos, renovando análisis de contexto para transformar la realidad económica y nutricional de las familias cercanas. Desean poder proveer a comedores, jardines, hospitales y cárceles para que la alimentación sana esté disponible para toda la población.

Tel. 298 4339252
@americalibreagroecologia


Buena Vida

Mónica Zapata y Martin Acuña producen verduras agroecológicas variadas y de estación. Diseñaron Buena Vida, un emprendimiento agroecológico, localizado en Centenario, provincia de Neuquén. Llegan a los consumidores a través de bolsones que se pueden retirar en los almacenes naturales o en la propia chacra, previa reserva. Seguidos por los ritmos de la naturaleza, producen lo característico de cada época. Es por eso que los bolsones van cambiando sus aromas y colores durante todo el año.

Buena Vida es un proyecto familiar que produce verduras agroecológicas porque les interesa la salud del ecosistema, la salud familiar y la del consumidor. Aplican técnicas y métodos de agricultura tradicional y los conocimientos científicos aprendidos en sus recorridos universitarios.

Hace un año logran incorporar un pequeño rebaño de ovejas que se encarga de comer el rastrojo de los cultivos viejos y así disminuye el trabajo del tractor y con su abono, alcanza una re circulación de nutrientes. También se incorporaron colmenas para la obtención de miel y polinizadores.

El invernadero de reciente construcción, además de permitirles proteger los cultivos de los cambios climáticos, pueden dar continuidad a los bolsones de verduras durante todo el año.

Tel. 299 4278573
@buenavida_verduras


Janus

Sobre la Ruta Nacional 151, Km 24,5 en Contralmirante Cordero, surge, hace más de una década de trayectoria, planificación, trabajo, esfuerzo, articulación y disfrute, un proyecto rural integrador. Proyecto porque lo van pensando, reinventando y recreando permanentemente. Rural porque es la base de todo esto, volver a la vida rural, o acercarse y que cada uno vaya integrándose al proyecto en la medida de sus posibilidades, sobre la base de la agricultura biodinámica.

El modelo que propone Janus, se basa en la consolidación de una estrecha relación de intercambio vital entre un grupo de agricultores que trabajan la tierra produciendo alimentos plenos de vitalidad y otro grupo de familias asociadas, quienes retiran, de diferentes puntos de distribución, una entrega semanal, entre cinco y diez kilos de alimentos frescos cosechados el día de la entrega, durante todo el año.

Basados en cuatro pilares fundamentales, como es la agricultura biodinámica, los alimentos vitales y nutritivos, la experiencia biodinámica y comunicación integrada, transitan esta experiencia desde los inicios como un sostén conceptual histórico.

299 5711049
@janusbio


Flor Dorada

Se trata de una familia de productores de frutas y hortalizas en Centenario que viven en la localidad desde 1987.

Semanalmente y durante todo el año producen y venden canastas con rúcula, lechugas, tomates cherry y redondo, ciboulette, albahaca, cebolla de verdeo, pepinos, acelga, menta, brócoli, berenjenas, hierbas aromáticas, kale, escarola, pack choi, chauchas, frutillas, morrones, espinaca, zapallitos, zapallos, peras, manzanas, etc.

Por tratarse de una producción orgánica certificada, no utilizan fertilizantes químicos ni pesticidas en sus parcelas productivas. Están guiados por los tiempos de la naturaleza y las estaciones del año. En Flor Dorada desde hace muchos años se lleva adelante un trabajo consciente, comprometido con el cuidado de la salud y el cuidado del ambiente.

Desde Flor Dorada saben que comer no es lo mismo que alimentarse. Ese cambio de hábitos e incorporación de nuevas costumbres requiere de un tiempo y es un proceso, que acompañan a quienes quieran transitar esa transformación, a través de información y diversidad de frutas y hortalizas frescas semanalmente.

Al momento de retirar la canasta en la chacra, el espacio queda abierto a realizar una visita y conocer la propuesta. Lo que se ve en la canasta es lo que hay plantado en cada surco: de la huerta a la mesa.

@huertaorganicaflordorada


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios