Punto final a los aumentos salariales por inflación en Neuquén

Sin fecha para las mesas salariales, el gobierno envía señales para terminar con los acuerdos de actualización automática. El peso de la deuda suma presión a los abultados gastos corrientes.



El gobierno ya realizó mesas técnicas con ATEN y la próxima semana será la salarial. Archivo Foto: Florencia Salto.

El gobierno ya realizó mesas técnicas con ATEN y la próxima semana será la salarial. Archivo Foto: Florencia Salto.

El gobierno de Neuquén buscará ponerle punto final a la ajustes automáticos por inflación en la negociación salarial que abrirá este mes con los sindicatos estatales. Luego de mantener por tres años la metodología de indexación, la administración de Omar Gutiérrez optaría por volver a las sumas fijas, en consonancia con la pretensión del gobierno nacional pero, principalmente, para compensar la pérdida de recursos que le significó el congelamiento del barril de petróleo.

El ministerio de Economía hizo circular por estos días un informe que prepara el escenario: entre septiembre y enero, la provincia perdió 1.336 millones de pesos por la caída de Ingresos Brutos, regalías petroleras y canon extraordinario de producción. En el mismo período, afirma el documento, la partida de personal creció en 3.550 millones de pesos por las subas salariales del 14,25% y 12,39% que se aplicaron en el tercer y el último trimestre del año pasado.

Con la aplicación del ajuste salarial trimestral por la combinación de los índices de precios de Neuquén, Córdoba y el Indec, “la partida de personal se ve impactada con importantes incrementos en los niveles de ejecución”, agregó el análisis de la cartera económica.

Si bien el cuadro indica una recuperación de los ingresos en enero, tras el cese del congelamiento del barril de petróleo, registró una pérdida superior a los 50 millones de pesos por la falta de actualización de las naftas, lo que también recae sobre el precio de liquidación de las regalías.

El gobierno buscará presentar estos números a los sindicatos para moderar sus expectativas de continuar con los aumentos salariales atados a la inflación, pero el tironeo no será fácil.

La encrucijada está en continuar con la paz social aplicando nuevamente la actualización de salarios atada a la inflación o seguir la línea nacional que se inclina por sumas fijas. El ministro de Economía, Guillermo Pons, dijo esta semana que sería “difícil” mantener esos ajustes y sugirió que “no hay que enamorarse del método, sino de los resultados”.

El secretario general de ATEN, Marcelo Guagliardo, anticipó en cambio que es “una exigencia” del sindicato mantener la cláusula de actualización automática y advirtió que será responsabilidad de Gutiérrez convocar a negociar con el tiempo necesario para que las clases comiencen el 2 de marzo, como está previsto.

El dirigente llamó al gobierno a “romper el hechizo” para que el ciclo lectivo empiece sin paro en un año no electoral. En el 2019, el gobernador, en plena carrera por su reelección, convocó a los sindicatos a discutir salarios el 14 de enero y firmó todos los acuerdos antes de marzo. En los tres años anteriores, en cambio, hubo extendidas huelgas.

$18.000.000.000
son los vencimientos de deuda que tiene, por Presupuesto, el gobierno provincial para este año. Se trata de poco más del 20% del stock total.

Sin Storioni, pasó a cuarto intermedio la mesa con ATEN

La ministra de Gobierno, Vanina Merlo, pidió un cuarto intermedio para la semana que viene en la mesa técnica con la conducción de ATEN para analizar temas del escalafón que estaban pendientes del año pasado. La reunión que se realizó ayer en las oficinas de Avenida del Trabajador 650 recogió los planteos del gremio, pero el Poder Ejecutivo solicitó hasta el próximo martes para continuar la negociación.

El secretario general de ATEN, Marcelo Guagliardo, explicó que el encuentro abordó temas del escalafón que habían quedado sin resolver en el 2019 como la compensación por el gasto en material didáctico que realizan los docentes en su tarea diaria y la corrección de puntos sobre cargos directivos de supervisión y algunas horas cátedra.

“Los temas fueron planteados junto con la iniciación de la negociación del 2020 que, para nosotros, pasa por ir en contra de una corriente que quiere instalarse y que plantea que no deben indexarse los salarios”, sostuvo el dirigente.

Si bien la expectativa del sindicato docente era llevarse una fecha para comenzar a discutir la pauta salarial de este año, desde el gobierno no se dio ninguna señal sobre una posible convocatoria. A través de un comunicado de prensa, se limitaron a indicar que tras la reunión “se acordó continuar el debate y analizar en profundidad los puntos tratados”.

Desde ATEN también solicitaron la presencia de la ministra de Educación, Cristina Storioni, y de su par de Economía, Guillermo Pons, para el próximo encuentro.

¿Restructura parte de la deuda en dólares?

El gobierno neuquino tiene vencimientos de deuda por 70.000 millones de pesos de los cuales casi un 70% está tomada en dólares. Para este año prevé, según el Presupuesto, cancelar 18.000 millones de pesos sin contar los 1.500 millones que tomó la semana pasada.

El exministro Norberto Bruno confirmaba en agosto pasado que Neuquén estaba “sólida” y no necesitaría “reperfilar”, citando aquel eufemismo utilizado por Hernán Lacunza para anunciar el aplazamiento de algunos pagos de la deuda nacional. El sucesor de Bruno, Guillermo Pons, no fue tan taxativo.

A casi dos meses de asumir, en declaraciones Radio La Red, confirmó que la provincia atraviesa un “estrés” financiero y no descartó reestructurar deuda en consonancia con las negociaciones que lleva adelante el gobierno de Alberto Fernández, al que también se invitó a las provincias.

La reestructuración es una muy mala palabra para las finanzas y sobre todo para quienes, como Vaca Muerta, son destinos directos de dólares. Detrás de ellos hay inversores que huyen a los cambios de condiciones.


Comentarios


Punto final a los aumentos salariales por inflación en Neuquén