Rechazaron acceso a la Corte a condenado que padece HIV



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El Superior Tribunal de Justicia denegó el acceso a la Suprema Corte de Justicia del pedido de revisión en la causa en la que un hombre resultó condenado a siete años de prisión por un violento robo con armas. El cuerpo también rechazó el pedido de prisión domiciliaria formulado por la defensa de Leopardo en razón de que padece HIV (virus de inmunodeficiencia humana). El defensor del condenado mencionó que su asistido es un enfermo de HIV y adicto a sustancias psicotrópicas que fue trasladado a la cárcel de Viedma por consejo del Cuerpo Médico Forense y que allí no encontraba adecuada contención y cuidado en función de su enfermedad. Criticó la negativa anterior del tribunal barilochense y las deficiencias del centro de detención donde se aloja el interno, la falta de personal idóneo y suficiente para tratar debidamente la situación del enfermo, y argumentó que se estaría vulnerando “no solo el derecho constitucional a la salud y a la dignidad de este interno enfermo, sino que, además, se conculca la garantía de igualdad ante al ley”. Los jueces del STJ consideraron los agravios “carentes de fundamentación concreta y razonada”, que “resultan insuficientes para refutarlos”, y que el recurso en estudio “no cumple con los recaudos mínimos de fundamentación”. Los magistrados basaron parte de su decisión en el análisis del informe que señala que “no se verifica que el alojamiento del interno en el Complejo Penal 1 de Viedma le impida recuperarse o tratar adecuadamente su dolencia o al menos no ha sido debidamente acreditado”. Otro informe indica que el interno “no cumple con las indicaciones prescriptas a pesar de las reiteradas explicaciones sobre las consecuencias que esto le ocasiona en su salud” y que se trata “de un sujeto inestable emocionalmente, probablemente acentuado producto del contexto de encierro”. Asalto y disparo Antes, los jueces del STJ habían confirmado la condena que le impuso la Cámara Segunda del Crimen al sujeto en cuestión, por un violento asalto donde disparó contra la cabeza de la víctima a través de una almohada, sin llegar a herirlo. La Policía encontró golpeado y bañado en sangre en medio de un gran desorden a un paciente oncológico de 69 años, a quien golpearon con saña para que les entregara todo lo que tenía de valor. La víctima reconoció al imputado cuando le hacían una entrevista televisiva y solicitaba ayuda, porque era portador de HIV, y así pudieron detenerlo.


Comentarios


Rechazaron acceso a la Corte a condenado que padece HIV