Desde Neuquén, Verónica Ojeda recordó su experiencia con Aníbal Lotocki: «Me desvanecí»

De vacaciones en la región, la expareja de Diego Maradona fue entrevistada por LAM y se refirió a su fallida experiencia con el cirujano.

Instalada en la provincia del Neuquén, en donde se encuentra pasando unos días de vacaciones, Verónica Ojeda fue entrevista este viernes por LAM, el programa que se emite por América, y se refirió su difícil experiencia con el cirujano Aníbal Lotocki, quien fue inhabilitado para ejercer la medicina este jueves.

En diálogo con Ángel de Brito, el conductor del ciclo de espectáculos, la expareja de Diego Maradona recordó que había recurrido a Lotocki para realizarse una lipoaspiración, luego de dar a luz a su hijo Dieguito, fruto de su relación con el ídolo.

«Había engordado 26 kilos durante el embarazo y quería verme bien», explicó, a través de una videollamada. Sin embargo, mencionó, el cirujano le realizó más intervenciones además de la lipoaspiración y «me agregó relleno en lugares donde yo no le había pedido«, indicó.

Consultada sobre como llegó al controvertido cirujano, aclaró que fue una amiga «del ambiente» la que le recomendó a Lotocki. «Me hice el chequeo previo a la operación y me operé, me hice una lipo (lipoaspiración). Pero después de la lipo, él me agregó un poco de relleno en las caderas«, recordó.


Desde Neuquén, Ojeda recordó su mala experiencia con Lotocki: «La pase muy mal»


La madre de Dieguito, quien recientemente fue noticia en la región al participar de una celebración mapuche en Neuquén, comentó que después de la operación, debió ser internada en una clínica para someterse a estudios.

«La madrina de mi hijo me fue a visitar y me vio muy mal. Le dije que quería levantarme de la cama para ir al baño, lo intenté pero me desvanecí… Perdía mucha sangre», relató.

Tal fue la gravedad de su cuadro, rememoró Ojeda, que debió atravesar una doble transfusión de sangre, además de un extenso reposo en su domicilio, que la alejó de la vida pública por varias semanas.

Luego aquella experiencia, confesó que «la pasé muy mal» y que «no me quise hacer nada más de estética porque tengo miedo«.

FInalmente, Ojeda manifestó su «apoyo incondicional a Silvina Luna«, expaciente de Lotocki, cuya intervención le provocó graves problemas de salud, y quien permanece internada en la terapia intensiva del Hospital Italiano, aunque con algunas mejoras en las últimas horas.

Fuente: Clarín

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios