Gutiérrez le da su respaldo a la planta de agua pesada de Arroyito

El gobernador de Neuquén firmó un decreto que declara de interés provincial la reactivación de la PIAP, incluyendo, dentro de la estrategia, el anexo de una planta de fertilizantes.

19 jun 2018 - 08:29

El gobernador Omar Gutiérrez firmó ayer un decreto vinculado a lo que sería la única salvación posible para la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) de Arroyito: la producción para reserva y el anexo de una fábrica de fertilizantes.

La idea no es nueva y esta iniciativa política era muy esperada por los trabajadores, que veían pendiendo de un hilo su futuro laboral, quienes a la vez exigen que se garantice la diversidad de la matriz energética.

Te puede interesar Gestionan una sobrevida de tres años para la planta de Arroyito

Sin embargo, la búsqueda de soluciones se volvió urgente cuando el gobierno nacional confirmó la suspensión de la construcción de la cuarta central nuclear, Atucha III, lo que era la única esperanza para una planta que no produce desde hace un año y cuyos empleados han cortado rutas reclamando el pago de salarios.

El decreto 842/18 de Gutiérrez declaró de interés provincial la reactivación y funcionamiento de PIAP.

El plan estratégico que impulsa Gutiérrez consiste en la producción de 300 toneladas de agua pesada como reserva de seguridad para las centrales de operación (Atucha I, Atucha II y Embalse) y el anexo de una planta de fertilizantes nitrogenados aprovechando que ambas producciones comparten el amoníaco como insumo básico. Esta innovación incluso abriría la puerta a nuevos recursos, ya que este elemento, como materia prima, es utilizado en la industria química para la fabricación de plásticos, fibras, explosivos, hidracina y productos farmacéuticos.

Te puede interesar Golpe a la PIAP: Nación suspende la construcción de la cuarta central nuclear

Otro punto a favor del proyecto es el aprovechamiento de la infraestructura, ya que, según la Provincia, se reduce el tiempo de construcción, que no superaría los tres años y medio, y más del 20% la inversión inicial necesaria para anexar la fábrica de fertilizantes.

Además, la PIAP cuenta con una ubicación estratégica al estar en Vaca Muerta, ya que permite darle valor industrial en origen, sin necesidad de utilizar la capacidad de transporte y otorgando “mayor viabilidad al proyecto del tren norpatagónico.”

El acoplamiento resulta posible dado que los procesos de obtención de agua pesada por intercambio isotópico y urea tienen en común la utilización de amoníaco, por lo que la integración de ambas industrias permite disminuir el coto de producción de agua pesada, ya que se logran menores consumos energéticos por kilogramo producido y se emplean más eficientemente todos los servicios de planta.
Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.