Las provincias piden balancear el recorte de recursos nacionales

Río Negro y Neuquén aceptarían perder fondos sojero y de transporte pero exigen mejoras en Ganancias o postergar rebajas impositivas. Preocupa el incentivo docente.

24 ago 2018 - 00:00

Río Negro y Neuquén -conjuntamente con otras provincias- se resignaron ayer a la pérdida del Fondo Sojero y al subsidio de Transporte pero, en compensación, reclamaron mejoras en sus ingresos, a partir de cambios en el Impuesto de las Ganancias o postergar la aplicación de los compromisos fiscales.

En cambio, los funcionarios de Nación liderados por los ministros de Economía, Nicolás Dujovne, y de Interior, Rogelio Frigerio insistieron ayer en mayores bajas de las transferencias y negaron reformas para establecer mayor presión impositiva, como también ratificaron que se debe cumplir con las reducciones de Ingresos Brutos ya previstas.

Sin acuerdo, volverán a reunirse en algunos días, posiblemente la semana próxima.

Los ministros nacionales están urgidos por presentar el proyecto de ley de presupuesto para el año próximo antes del 15 de setiembre y deben reducir unos 300.000 millones de pesos, de los cuales la Nación se haría cargo del 66% y el resto recaería en las provincias.

El año próximo, las provincias deberán reducir alícuotas de Ingresos Brutos -según el Consenso Fiscal- y esto en Río Negro tendrá un fuerte impacto, pues en el presente ejercicio no sólo mantuvo sus niveles sino que incluso aprovechó los máximos permitidos y los subió en ciertas actividades. Estas revisiones derivaron en reproches técnicos y políticos de Nación y, también de las asociaciones empresarias y comerciales de la provincia.

El titular de Economía, Agustin Domingo, asistió al encuentro de los ministros y con el equipo del gobierno nacional, entre ellos, el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena y su par de Relaciones con las Provincias, Alejandro Caldarelli.

Indefinición fue la palabra más usada por los funcionarios neuquinos luego del encuentro en Buenos Aires, al que asistió el titular de la cartera de Neuquén, Norberto Bruno .

La postura rionegrina enfatizó en los subsidios al transporte, con la mayor incidencia en Capital Federal y Buenos Aires, y el ya eliminado Fondo Sojero, que para Río Negro tiene un perjuicio de unos 600 millones anuales. En el caso de Neuquén, este fondo significó hasta julio el ingreso de 250,6 millones de pesos. El gobierno de Omar Gutiérrez anunció que las obras en marcha tendrán financiamiento provincial.

La mayoría de la provincias compartió esa cesión, como también el congelamiento del Fondo del Incentivo Docente, que se destina a los salarios . Este año, esa asignación rondará los 450 millones en Río Negro. El estancamiento de este pago adicional a los docentes -unos 1.200 pesos por cargo- tendrá su incidencia directa en la discusión de haberes del año próximo. Por su parte, Neuquén teme al recorte en los fondos de la ley 26075 de financiamiento educativo. Por esta ley, hasta el mes de julio habían ingresado a las arcas de Omar Gutiérrez unos 1.256,2 millones de pesos lo que, en comparación con los 17.360,9 millones que se preveía gastar en sueldos de docentes todo este año, no era un monto a desdeñar. Neuquén tiene un índice bajo de coparticipación, un 1,54%, porque cuando se sancionó la ley en el 89 se dijo que debía ser solidaria en función de que, a diferencia de otras, recibía regalias hidrocarburíferas.

El gobierno busca que el presupuesto para el 2019 reduzca gastos por unos $ 300.000 millones, de los cuales la Nación aportaría 66% y el resto las provincias.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.