“USURPACIÓN” Y LUCRO

Maniobra en lote social de Fernández Oro: hablan denunciantes

La adjudicataria original del terreno asegura que fue estafada y apunta a una mujer que la contactó. El inquilino de la casa construida en ese lote señala a los Reggioni como locadores.

24 mar 2018 - 00:00

La adjudicataria del lote social en el que se construyó una casa que ofrece en alquiler la familia del exintendente de Fernández Oro Juan Reggioni y el inquilino que arrienda la vivienda decidieron unirse a la denuncia penal impulsada por el actual jefe comunal Mariano Lavin.

Miriam Canale cuenta cómo una mujer se conectó con ella y la indujo a firmar un poder notarial. Tiempo más tarde ese instrumento fue sustituido por otro en favor del hijo del ex jefe comunal. Asegura Canale que no sabía que se había construido una casa.

El locatario, Carlos Vásquez, dio detalles sobre el contrato de alquiler que firmó con la esposa de Juan Reggioni. Afirma que ella y una de las hijas también refrendaban el recibo de pago de alquiler. Y que buscó negociar con el propio Reggioni una compensación por un incendio que sufrió la casa debido a la precaria condición eléctrica, ya que estaba colgada a la red de la calle.

El caso que se investiga en la Justicia
El exintendente de Fernández Oro, Juan Reggioni, está en la mira por dar en alquiler una casa construida en un lote social.
Ese terreno había sido adjudicado por la gestión Reggioni a una mujer de humilde condición.
La beneficiaria asegura que no sabía que habían edificado una casa sobre su lote y quién la usufructuaba.
La Fiscalía de Delitos Patrimoniales de Cipolletti recibió la denuncia y ya realizó allanamientos en la casa de Reggioni y en una escribanía.
Crecimiento explosivo

Fernández Oro crece a ritmo vertiginoso por su cercanía con Cipolletti y Neuquén. La expansión de la actividad hidrocarburífera en el territorio neuquino y en Allen genera también grandes expectativas.

El Municipio calcula una población de 18.000 habitantes en todo el ejido, de economía dominantemente agrícola. Téngase en cuenta que el último censo de 2010 acusaba 10.000 personas menos: 8.629.

Naturalmente, también la demanda habitacional se multiplicó. En estos años fueron desarrollados cinco loteos sociales. El último no ha sido entregado.

En 2015, más de 600 anotados no habían conseguido ser adjudicatarios. Es decir esperan hoy casa 600 familias, que representan más de 2.500 personas. Tal situación llevó al intendente Lavin a gestionar la compra de chacras para hacer nuevos loteos.

Miriam Canale
“Me engañaron, usurparon mi lote”

P- ¿Cuándo se le adjudicó el lote social?

R- En el 2010. En ese momento no tenía cómo pagar el terreno. Vino una conocida vecina, Susana Arellano. Yo se lo cedí a ella. Tenía un hijo de dos añitos. Me llevó a un banco, me llevó un montón de boletas... un montón de plata que nunca agarré?

P- ¿Boletas de deudas que usted tenía?

R- Sí. Yo hace años que no pagaba.

P- Entonces apareció esta señora, ¿qué le dijo exactamente?

R- Me devolvió los 900 pesos de deudas que tenía pagadas. Ella juntó planta no sé de dónde, juntó las boletas que estaban a nombre mío y me llevó a un banco que estaba en Oro a pagar las boletas, fue detrás mío. No sabía cómo pagar porque jamás agarré un montón de plata. Me hizo pagar las facturas. Las pagué confiando en que ella me iba a dar algo más de plata. No me dio más plata.

P- Miriam, ¿usted sabía que ella quería quedarse con su terreno? ¿Se lo dijo?

R- Ella en realidad me dijo que el terreno me lo iba a comprar la hija de ella. Yo necesitaba la plata. Me mintió, me engañó y no sé a cuantas más. No creo que yo haya sido la única.

P- Salió del banco. ¿Qué hicieron después?

R- Pasaron los días. Me llevó a una escribanía... a la escribana Machicote en Oro. Me hizo firmar un papel mutuo. Averigüé hace unos días y me dijeron que tenía escritura, el título de mi propiedad a nombre mío. Me engañó con un papel firmado por ella. No sabía qué era un papel mutuo...

P- ¿Usted le dio un poder a ella para que escriture?

R- Sí. Le di un poder. Para que escriture y me haga firmar un papel después de cinco años... Pasaron los años y me vengo a enterar que el poder está ahora a nombre de Diego Quintero. Pero el terreno está a nombre mío.

P- Entonces se dio cuenta de que había otra persona distinta a la que había hecho el trato con usted: Quintero.

R- Quintero Diego. Por él me enteré que mi terreno estaba a nombre de él.

P- ¿No la vio más a Arellano?

R- No la encontré más. No sé dónde está. La busqué por todos lados. A Arellano quiero verla para que me pida disculpas por todo lo que me hecho, por el engaño, por todas las macanas, las mentiras. Sabiendo que tengo dos criaturas y no tengo dónde vivir.

P- En su lote, hay una construcción. ¿Sabía?

R- No tengo ni idea de lo que hay. Tampoco sé dónde queda. Sólo sé que lo usurparon.

P- ¿Qué piensa hacer ahora?

R- Tengo dos hijos: 11 y 5. Hace más de 30 años que vivo en Oro. No puede ser que viva prácticamente en la calle.

Carlos Vásquez
“Sólo trataba con los Reggioni”

P- ¿Usted le alquilaba al señor Reggioni?

R- Sí. Una vivienda en el barrio Social Tres.

P- ¿Sabía que en ese loteo social no se podía alquilar?

R- No.

P- ¿Usted firmó el contrato de alquiler con Reggioni o algún integrante de su familia?

R- El contrato lo firmé con su esposa Eva Maldonado.

P- ¿Desde cuándo?

R- Abril de 2017.

P- ¿Quién le firmaba los recibos de pago de alquiler?

R- Eva Maldonado, y en una oportunidad una de sus hijas.

P- ¿Pagaba en la casa de ellos?

R- En la de Reggioni mismo.

P- ¿Antes de usted vivía alguien en esa vivienda?

R- Sé que estuvo viviendo el hijo de Juan Reggioni, Diego Quintero.

P- ¿La vivienda tenía todos los servicios?

R- Agua tiene. Gas no hay en el barrio. La conexión de luz era una especie de transformador comunitario, muy precario.

P- ¿Una conexión clandestina?

R- Exactamente.

P- ¿Cómo clandestina? ¿En la vivienda de familiares de un ex intendente?

R- Lo dedujimos después. Veíamos cómo estaban las conexiones . Cuando nos mudamos, ellos (los Reggioni) nos aclararon al momento de firmar el contrato que no íbamos a abonar la luz, que no pagaríamos ningún servicio, pero había que bajar la luz de la calle. Me dejaron a mí que hiciera el trámite. Pero Edersa me pedía el número de puerta, cosa que desde junio del año pasado vengo reclamando. Pasó el incendio, pasó todo y hasta el día de hoy no he tenido número de puerta.

P- Sabemos que usted tuvo un problema serio con la vivienda...

R- Sí hace casi dos meses. A raíz de un cortocircuito en la instalación de luz que tenía afuera, que era clandestina, se incendió todo el cielo raso y se me quemaron todos los electrodomésticos.

P- ¿Después del siniestro hubo alguna solución?

R- Solamente un par de semanas después logré comunicarme con Juan. Antes Eva me llamaba de manera prepotente y me decía que me iba a mandar a su abogado. Yo sólo le dije que necesitaba arreglar el techo y tener a mi hijo de nuevo en casa. La vivienda no tenía extintor ni nada.

P- ¿De veras usted no sabía que esa vivienda no se podía alquilar?

R- No. No sabía nada. A raíz de lo que pasó me crucé en la calle con la señora Miriam Canale, quien me transmitió que era la dueña de ese lote. No la conocía.

P- ¿Usted trataba con la familia Reggioni?

R- Sí, solamente con ellos.

Fernández Oro

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.