Para protestar, regalarán mil kilos de pan en la plaza de Centenario

Los productores artesanales organizaron la medida para poner sobre el tapete la crisis que atraviesan derivada de los altos costos de los insumos. La medida se decidió cuando el proveedor les dijo que les iba a entregar harina pero sin precio. Se trata de emprendimientos familiares en riesgo.

12 sep 2018 - 00:00

Gonzalo Cabrera es uno de los panaderos de Centenario que junto a sus pares realizará hoy un “paro de panaderías”, para visibilizar que el sector está en fuerte crisis. Cuando comenzó “amasaba de noche, dormía un poco al lado de las bolsas y después atendía” el mostrador, en tanto hoy cuenta con 9 empleados que dependen de que el negocio funcione.

Cuando tenía 18 comenzó a estudiar para ser ingeniero, pero debió trabajar y lo hizo en el mostrador de la panadería de su hermana, luego amasando y repartiendo pan y actualmente a los 35 disfruta cuando una clienta le recuerda que hacía facturas muy ricas.

“Con tantas cosas para hacer, casi no elaboro, pero me gusta mucho porque tiene mucho de química y de creatividad”, explicó. La última semana hubo fuertes trabas en la comercialización que ameritaron la reunión de panaderos en la ciudad y Gonzalo tiró la idea de hacer una jornada de protesta, que a su vez fuera solidaria y llamara la atención.

Van a repartir una tonelada de pan en la plaza Los Pioneros, en el corazón comercial de Centenario, a partir de las 10. Algunos locales cerrarán sus puertas, y otros optaron por abrir medio día. “Visibilizás, sos solidario con la gente que no puede comprar el pan todos los días, y tenés otro contacto con el cliente”, explicó.

Son 20 establecimientos habilitados en la ciudad, algunos en los que trabaja artesanalmente la familia -el matrimonio y ayudante-, otros con cuatro o cinco empleados, hasta las semi industriales, con 20 operarios.

“Queremos buscar que la unión del sector sea suficiente como para que quienes tengan que actuar para que no se sigan subiendo los precios, actúen. El representante más genuino es el gobernador que debería decirle al presidente de la Nación que esto no es sólo de Neuquén, en los Facebook hay grupos de panaderos de todo el país que están preguntando a qué precio se va a ir la harina”, ejemplificó.

La idea tomó forma cuando un proveedor del insumo principal, les dijo que entregaba a harina, pero sin precio.

El kilo de pan se comercializaba en 70 y 80 pesos el kilo. No sólo se incrementó de 370 pesos a 900 la bolsa de 50 kilos (triple 000) en 8 meses; la manteca subió de 960 a 1650 pesos los 20 kilos en dos meses y aumentaron los alquileres, el gas y la luz.

Mientras todo sube, las ventas se redujeron. “Hace más de un año vemos cómo bajan las ventas; le preocupa a cualquier comerciante y en nuestro caso, la panadería”. Comparó que “es como cuando vemos a los productores que tienen que ir a tirar la fruta a la ruta porque no hay protección para la producción frutícola”.

“1.000 kilos de pan para el pueblo. Basta de aumentos, no más entregas de productos sin precio”, luce en los carteles que se fijaron en las vidrieras.
Bajaron las ventas y restingen la oferta
“Si te ponés a recorrer las panaderías, cada vez tienen menos diversidad de especialidades, porque no venden”, dijo Gonzalo Cabrera.
“No hay diversidad o tortas: se hacen algunas y pasa la semana y hay que tirarla si no se compra. En algún momento se deja de hacer tortas”, ejemplificó.
30 kilos de pan por horneada se hacen en los equipamientos promedio de panaderías.
El trabajo comienza a la medianoche para que las primeras horneadas se logren a las 7 ó a las 9, según el comercio.
“Vive simple, ama fuerte y come buen pan”, es la invitación de pared a pared en una pancarta que engalana el negocio de Cabrera.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.