Fiscal Gabriel Pérez Barberá, en el dictamen de la Procelac.

Tras la pista de las propiedades del clan Pereyra

Suntuosas construcciones, departamentos muy bien ubicados, autos de lujo y camiones que usaron el gremialista petrolero, su exesposa y sus hijos son investigados por la Justicia Federal.

10 sep 2018 - 00:00

Construcciones regias, departamentos con ubicación envidiable, autos de alta gama y camiones, que están o estuvieron en poder de la familia del senador y jefe gremial petrolero Guillermo Pereyra, son mirados con lupa por la Justicia Federal.

La pesquisa tomó como base las investigaciones de “Río Negro” sobre las empresas familiares del clan Pereyra, los cuantiosos negocios de empresas que se sospechan vinculadas al sindicalista y contratos millonarios exclusivos con YPF.

La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), que dirige Gabriel Pérez Barberá, acaba de concluir un voluminoso informe que ya fue remitido al Fiscal Federal en lo Criminal y Correccional Carlos Rívolo.

En este expediente se detallaron múltiples bienes muebles e inmuebles detectados a Pereyra, su ex esposa Norma Martínez, sus hijos Paola, Martín y Flavio, así como a la constelación de empresas atribuidas o vinculadas al gremialista.

Los investigadores de Procelac también corroboraron transferencias sospechosas y préstamos “gratuitos” de bienes entre los familiares de Pereyra y empresas prestadoras de servicios petroleros y una constructora cercana al gremio.

El organismo considera “verosímil la hipótesis de lavado de activos” y pide profundizar la investigación “con las herramientas propias de un proceso penal”.

Los nuevos datos colectados fueron agregados a la causa que se inició por la denuncia del diputado nacional neuquino Leandro López, realizada al cabo de las investigaciones de este diario.

Ladrillos calificados

Viviendas de lujosa edificación y departamentos estratégicamente ubicados en Neuquén capital -cerca de centros comerciales y vías de circulación clave de la ciudad-, aparecen registrados a nombre de Pereyra o sus familiares directos:

• Una casa de modernas líneas arquitectónicas fue erigida en una esquina de un sector cotizado no muy lejos del río Limay. Curiosamente, en los registros municipales aún figura como baldío. Está vinculada a Paola Pereyra, primogénita del senador y empleada del sindicato en un puesto que el gremialista no deja a cualquiera: operadora de productos financieros del Sindicato, la Mutual y la Obra Social. Paola, además de empleada, es empresaria de servicios atados al gremio y a la actividad petrolera: fue o es accionista en Maper Salud, transportadora Soitué SRL y VDN, de Claudio Urcera un empresario también investigado. Asimismo figuró como empleada de YPF durante un año. Se presume que la pomposa casa fue construida por el mismo estudio de arquitectura que hizo el edificio de 12 pisos de la Mutual y proyectó la Ciudad Sanitaria del gremio.

• Otra casa de generosos metros cuadrados e innovadora construcción se erige en un barrio residencial de Plottier. Aún no está terminada y se presume propiedad de Flavio Pereyra en un 50%, el varón mayor de Guillermo, dueño de la tecnológica Volta, ex accionista de Soitué y Servicios Especiales Quattro. Flavio posee además dos lotes de 700 m2 cada uno en el barrio Petroleros Privados de Neuquén (uno de ellos adquirido a Norma Martínez y el otro con 50% de titularidad comprado a la Mutual Petroleros Privados).

• Norma Martínez, ex esposa pero -aún hoy- muy vinculada a Pereyra en los negocios y la vida social, habita una tradicional y elegante vivienda muy cerca de la terminal de micros ETON, a la vez que tiene registrados a su nombre un departamento en un edificio cercano al supermercado Coto de 132 m2 y otro en el barrio de Palermo, Buenos Aires. Esta mujer dirige el Grupo Gestión, que obtiene millonaria liquidez por el cobro a firmas morosas del sindicato y figura como accionista de Soitué SRL, Transportes Soitué , Strane (servicios médicos), Transporte Horizonte y VDN, de Urcera. De esta última firma, Norma Martínez fue presidenta, accionista y hasta operadora de productos financieros. También tendría (a nombre de Soitué) tierras en Cinco Saltos sobre Ruta 151, donde funciona la verificadora técnica vehicular, así como las oficinas del Grupo Gestión sobre calle Alberdi de Neuquén.

• Otros tres departamentos de los Pereyra aparecen con una inmejorable ubicación. Dos son del senador: sobre calle Elordi, a cuadras de la Municipalidad (166 m2), y sobre Antártida Argentina (87 m2). El restante está sobre calle Elordi, a pocas cuadras de Alto Comahue Shopping y de la Avenida Argentina. Es de Martín Pereyra, el hijo menor y coordinador de las actividades políticas de su padre en la fundación Conygriega, la Casa del Senador y el propio Senado, donde es empleado de la mayor jerarquía. Martín también despuntó el vicio como empresario en la consultora ambiental Servantec, Soitué y la firma de diseño Ibuky.

• Guillermo Pereyra tenía, hasta hace pocos años, otras propiedades que transfirió, pero a su gente más cercana. Un bien de 70 m2 que poseía en el Barrio Petroleros Privados ahora está en manos de una familiar con su mismo apellido. Ese terreno se lo había comprado a Comasa, la constructora emparentada con el gremio que perteneció a Juan Carlos Marconetto y Osvaldo Sampietro. Otro departamento de 90 m2 sobre Sargento Cabral, fue transferido hace poco a la empresa Servantec, precisamente de su hijo Martín en sociedad con su empleado en el Senado Estanislao López, abogado de Buenos Aires. En los registros figuran, además, dos lotes baldíos de 300 m2 cada uno en Plottier, que habría vendido a fines de 2014.

Alta debilidad

La debilidad por vehículos de lujo parece ser una característica de los Pereyra.

•Guillermo, el pater familia, estuvo vinculado a los siguientes rodados: un BMW X6, que tenía a Norma Martínez como autorizada a conducir y que fue vendido. También un BMW 320 modelo ’79, un VW Passat (Horacio Quiroga figura como titular actual), dos Toyota Camry V6, una Hilux y otros rodados menores. Es posible que, pese a la titularidad, algunos de estos vehículos hayan sido para uso gremial.

• En tanto, Norma Martínez tiene registrado una Toyota Hilux y, hasta 2013, un BMW X3. También estuvo vinculada a una Chevrolet Grand Vitara, otras camionetas (Ford Ranger Chevrolet Silverado, etc), autos y hasta camiones como Scania T113, Ford F 14000, Scania R12GAA, remolques Helvética SA 25TT y Sola y Brusa, entre otros rodados. Probablemente los vehículos más pesados hayan sido utilizados para sus compañías transportistas (por ejemplo, Soitué, desde donde se adquirió en 2012 cuantioso equipamiento para un taller de verificación técnica de vehículos de Cinco Saltos, hoy en manos de Técnica Sur y Bomberos de San Martín de los Andes).

• El BMW X3 que tenía Norma Martínez habría pasado a su hijo Martín Pereyra desde 2014. Y, por breve período durante 2015, Martín aparece registrado con la posesión de un espectacular Mercedes Benz C250 Blue Efficiency modelo 2012, que luego pasó al dominio de Servantec (ver más adelante). Su debut con los vehículos de alta gama se remonta a 2003 cuando tuvo un Jeep Cherokee cero kilómetro.

• Los vehículos del otro hijo, Flavio Pereyra, no tienen nada que envidiar a los de sus familiares cercanos. El año pasado adquirió una Hyundai H-1 (minibús para 12 pasajeros). Tiempo atrás tuvo una Toyota Hilux, un Peugeot 408 y un Chevrolet Astra, ninguno de segunda mano. La empresa tecnológica de Flavio y su esposa (Volta SRL) realizó grandes trabajos al gremio de su padre, convirtiendo al edificio en “inteligente”.

• En tanto la hija Paola, empleada del sindicato, fue evolucionando en las aspiraciones de la gama de vehículos que adquirió. Comenzó con un modesto Peugeot 206, pasó a un Peugeot 307 y el gran salto lo dio en 2014 con un sofisticado Honda CR-V Exl.

Movimientos bajo sospecha
No sólo sobre propiedades indaga la Justicia. En base a informaciones de Rentas neuquina, se detectó que Pereyra dejó constancia del pago de impuestos a los sellos “originados en distintos contratos referidos a locaciones y compraventa de inmuebles, como también pagos por prestaciones de servicios al Sindicato” que él maneja. El senador aún adeuda las más recientes declaraciones juradas patrimoniales a la Oficina Anticorrupción, como está obligado en carácter de legislador. En la última presentada en 2016 se advierten bienes, depósitos y dinero al final del año por 13.248.960 de pesos, un 77% en un año. La suba patrimonial entre inicios de 2015 y fines de 2016 es del 260%.
Pases intrafamiliares
Los registros deschavan que unos cuantos vehículos registrados a nombre de sociedades de los Pereyra fueron vendidos a otras firmas de servicios petroleros.
• Es el caso de 17 camiones Scania, Volkswagen, semirremolques y camionetas Hilux que pertenecían a Soitué SRL (de Norma Martínez y sus hijos Paola, Martín y Flavio) y que en 2012 pasaron a VDN, del empresario cipoleño Claudio Urcera. Se sospechan “operatorias simuladas”.
• Otro dato singular se observa con la consultora ambiental Servantec, creada por Martín Pereyra y Estanislao López. Hay una decena de rodados involucrados. Está el lujoso Mercedes Benz C-250 (que tenía Martín y que ahora aparece sólo como autorizado a manejar), varias Hilux y una Amarok con tarjeta azul para Santiago Ciancaglini. La familia Ciancaglini está a su vez vinculada en los negocios y en los afectos con Jorge Cárdenas Negro, dueño de Real Work, la
fábrica de mantas oleofílicas que se sospecha testaferro de Pereyra. Recordemos también que a Servantec se le transfirió un departamento que tenía el senador en Neuquén capital.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.