Reunión tripartita por el tren a San Antonio

Funcionarios neuquinos y rionegrinos se reúnen con ejecutivos de Ferrosur y Repsol. Brillo ratificó la regionalización



NEUQUEN (AN).- Funcionarios de los gobiernos de Neuquén y Río Negro y representantes de Ferrosur y Repsol YPF saltarán el lunes las fronteras políticas y se sentarán a conversar en la primera iniciativa surgida al calor de la regionalización impulsada por Jorge Sobisch. El encuentro tripartito entre los dos gobiernos y el sector privado, que se hará en un lugar aún no definido, fue convocado para analizar la ejecución del tendido ferroviario de unos 160 kilómetros entre Choele Choel y San Antonio Oeste.

La confluencia de intereses es diversa: para las provincias, el proyecto significará ocupación de mano de obra disponible en los programas de desempleo; para Ferrosur Roca comenzar a operar un ramal complementario que permitirá “sacar” la producción del Alto Valle por un puerto alternativo a Bahía Blanca y para la petrolera, liberar el tránsito de hidrocarburos y derivados -fundamentalmente el metanol- cuyo tránsito por grandes centros urbanos está complicado por cuestiones medioambientales.

El anuncio fue formulado ayer por el jefe de gabinete de Neuquén, José Brillo, en declaraciones a la Red Provincial de Radiodifusión que ampliaron expresiones vertidas durante el fin de semana. El funcionario inclusive mencionó la posibilidad de utilizar material de rezago en la obra del ferrocarril -la provincia dispone de rieles en desuso cedidos para el detenido proyecto del Ferrocarril Trasandino- y fuentes de la empresa Ferrosur indicaron que los trabajos son viables dado que el terraplén está construido en gran parte con lo cual se alivia la carga financiera del proyecto, en especia en un aspecto crítico como es el movimiento de suelos.

Los mismos voceros indicaron que ayer hubo una prolongada reunión con el gerente comercial de Ferrosur en el nivel nacional, Sergio Dorrego, con quien se discutió el tema y otros relativos a las operaciones de la empresa, y particularmente el “tema metanol”, que todavía está detenido por un juzgado de Bahía Blanca.

Brillo dijo que la regionalización “bien puede comenzar por las dos provincias” y luego trabajar con las cuatro restantes. Antes de finalizar mayo, Sobisch viajará a Santa Cruz y Tierra del Fuego para promover su idea.

El jefe de gabinete aludió a la reunión de Sobisch con su colega salteño, Juan Carlos Romero, y dijo que el impulso a la regionalización patagónica supone el de otras regiones. Según el gobierno “la salida del país depende básicamente de la federalización”, entendida como la transformación de las estructuras estatales en la Nación y las provincias.

Existen atribuciones que el gobierno central debe delegar, insistió Brillo, y mencionó, por ejemplo, las partidas presupuestarias que se destinan a salud y educación en el orden nacional cuando “la Nación no tiene ni hospitales ni escuelas propios”.

En consecuencia, “se trata de recuperar las facultades” para las provincias porque el Estado nacional tiene “presencias disminuidas que hay que replantear”.

En sintonía con Sobisch, Brillo dijo que las provincias “podríamos recaudar más y mejor los impuestos a las ganancias y al valor agregado y después coparticiparlos a Nación; ésa es la discusión que viene ahora”. También recordó que el proyecto de construcción del primer tramo del Trasandino entre Zapala y Covunco está parado en la Cámara.


Comentarios


Reunión tripartita por el tren a San Antonio