Río Negro otorga beneficios a los transportistas turísticos

La gobernadora Carreras firmó un decreto con dos medidas que reducen y eximen de algunos pagos a este sector que ayer fue excluido del fondo nacional.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Los transportes de turismo reclaman ser incluidos en los paquetes de ayudas del Estado nacional y provincial. Archivo

Los transportes de turismo reclaman ser incluidos en los paquetes de ayudas del Estado nacional y provincial. Archivo

La gobernadora Arabela Carreras eximió de la tasa de fiscalización correspondiente al segundo semestre a todos los vehículos de transporte “turístico y/o especial”. Lo hizo a través de un decreto que ya publicó en el Boletín Oficial. 

Eximió también del pago de intereses originados por el no cumplimiento de la tasa de fiscalización del primer semestre.

A comienzos de junio, un grupo de 120 transportistas se reunieron con la gobernadora y el ministro de Obras Públicas, Carlos Valeri, a fin de plantear su situación. En ese momento, celebraron la decisión de prorrogar el vencimiento de las cuotas de abril y junio del impuesto automotor hasta el 31 de diciembre. Esta medida tendría un impacto financiero de 70 millones de pesos.

En esa ocasión, los transportistas locales destacaron el compromiso del gobierno de eliminar la tasa de inspección de los vehículos que es exigida para realizar la verificación técnica vehicular.

También solicitaron una reducción del costo de la verificación técnica que los transportes de pasajeros deben cumplir cada seis meses. Ese valor triplica el de un automóvil. 

En el reciente decreto, Carreras dispuso “una ampliación excepcional” de cinco años para la antigüedad máxima permitida para la renovación de las habilitaciones correspondientes a los vehículos registrados en la Secretaría de Transporte de Río Negro de tipo “turístico o especial”, “siempre que cuenten con la aprobación de Revisión Técnica y Obligatoria (RTO)”. 

Y la norma incluye una reducción del 40% del valor de la revisión técnica en las plantas de concesión provincial, a partir del 1 de agosto y hasta el 31 de diciembre. “La compensación a las plantas se deducirá del canon que deben abonar mensualmente a la provincia”, establece.

Entre los argumentos de la medida, Carreras destacó que desde el inicio de la emergencia sanitaria, “el gobierno implementó un paquete de medidas económicas destinadas, entre otros, al sector turístico, y en particular a los permisionarios de transporte. Entre ellas, beneficios, prorrogas y exenciones, tendientes a aliviar las cargas fiscales de los contribuyentes y a paliar las consecuencias económicas de las restricciones impuestas por la pandemia”. 

Hernan Jaraj, tesorero de la Asociación de Empresas de Transporte Automotor de Pasajeros (Aetap), definió que “la situación del transporte turístico es como la de todos. Llevamos cinco meses, 100% parados”. 

Respecto a los nuevos beneficios, destacó que era un pedido del sector: “Es lo que puede aportar la provincia. La eximición de la tasa de fiscalización tiene que ver con que no se trabaja”. 

También habían insistido en la reducción de las inspecciones técnicas. “Ya son muchos los que no la están haciendo porque están sin trabajar y es muy cara”, señaló Jaraj.

No obstante, el transportista cuestionó el aumento de la antigüedad para los vehículos. “Que la provincia haya autorizado cinco años más nos hace ruido. Nos pareció mucho y le trasladamos la preocupación al ministro”, dijo y agregó: “Es una locura porque este año, por ejemplo, de 430 vehículos en Bariloche se vencerían 5. No es una problemática general y 5 años es mucho y quedamos muy por debajo de otras provincias. Pero son decisiones políticas”. 


Las combis, un parche


En medio del paro del transporte urbano de pasajeros este lunes, algunas combis escolares y de transporte turístico brindaron servicios en algunos barrios de la ciudad para transportar a la gente que se encontró sin colectivos.

La propuesta generó malestar entre los choferes de Mi Bus, taxistas y remiseros.  

Jaraj consideró que “este servicio visto como un parche al paro está perfecto. Hoy las combis están paradas y si eso permite mover algo, viene bien”. 

Según Jaraj, se planteó “un boleto de 60 pesos desde el Alto hacia el centro y, de 80 pesos desde los kilómetros contra el boleto urbano de la mitad”. 

“¿Es una solución que la gente pague el doble del boleto? Es la vieja discusión: ¿qué es el transporte público? El servicio punto a punto solo trabaja en los horarios en que hay pasajeros. Eso es lo que la gente no entiende”, planteó. 

Jaraj consideró también que “si el sistema no funciona y encima, le sacás a los que pagan boleto, menos va a funcionar todavía”. 


Comentarios


Río Negro otorga beneficios a los transportistas turísticos