Gigli sólo entraba en mi casa porque era amigo de Guillermo, pero yo no lo quería, no me caía bien. Era agresivo... le gritaba a su hijo delante de la gente. Nada que ver con Guillermo, creo que le tenía lástima...”.

La primera semana del juicio a Gigli lo dejó más comprometido

El resultado de las pericias que se dieron a conocer lo ubica en la escena del crimen. Manchas de sangre en sus zapatillas y pisadas lo dejaron mal parado.

La defensa insiste con que estaba viajando a Buenos Aires en el rango horario de la muerte, aunque los forenses dicen que los estudios no son exactos.

15 abr 2018 - 00:00

Aunque la defensa de Octavio Gigli insiste en que el hombre acusado de matar a Guillermo Martínez no estuvo en el lugar del hecho y relativiza las pruebas aportadas por la fiscalía, el balance de la primera semana del juicio lo dejó al Tano bastante comprometido porque las pericias lo ubican en la escena del crimen, y como la única persona que podría haber asesinado al ex titular de Rentas.

Con el correr de los días fueron saliendo a la luz una serie de elementos relacionados con la investigación que se desconocían hasta el momento y podrían llegar a marcar el futuro de Gigli.

Las zapatillas que coinciden con las pisadas tanto en diferentes partes del dúplex donde mataron a Martínez como la que tiene en la remera de la víctima a la altura del pecho, fueron los últimos indicios que ubican a Gigli en la escena del crimen.

Otra de las cuestiones que se confirmaron esta semana es que en el lugar del hecho había huellas de dos personas, y que dentro de la vivienda no había signos de que haya ocurrido una pelea.

Lo único que estaba “desordenado” era una taza de café que estaba sobre la mesa y se había volcado. El resto estaba todo en su lugar. Incluso un par de cascos de moto de Gigli, que permanecieron sobre la mesa.

Este dato indicaría que en el lugar no hubo una pelea, sino que Martínez fue atacado por la espalda, y no tuvo posibilidad de defenderse.

Algunas de las cuestiones que llamaron la atención de los investigadores al ingresar a la vivienda en Córdoba 991, fueron que la puerta del patio y la del frente estaban cerradas con llave, y que el llavero habían sido arrojado hacia adentro por la rendija de las cartas ubicado en el centro de la puerta principal.

También que el televisor estaba a todo volumen, y sintonizado en el canal de la RAI italiana.

Reconstrucción virtual

En el reinicio del juicio, en la audiencia de mañana, el fiscal Luciano Garrido presentará junto a un perito del Ministerio Público Fiscal, una reconstrucción virtual de los hechos.

El trabajo se logró a partir de los indicios recolectados por todos los peritos que trabajaron en la investigación.

El hijo y la exesposa

Luego de la declaración de los peritos que intervinieron en el caso, con levantamiento de huellas y análisis de diversos elementos, esta semana están previstas dos declaraciones importantes: la de la exposa de Gigli y la de su hijo, entre miércoles y viernes.

Precisamente el hijo es con quien Gigli viajó rumbo a Buenos Aires la noche del crimen, aunque no puede declarar contra su padre.

Image
Cronología del hecho
31 de agosto de 2015, cerca de las 19 el vecino escucha que Gigli llega en su moto como lo hacía habitualmente. Una o dos horas después ve por la ventana que arriba un Toyota Corolla y pasa un hombre en dirección al duplex de Gigli. Antes habían estado en una confitería del centro. Estuvieron en mesas separadas, pero se saludaron.
31 de agosto de 2015, cerca de las 22:30 el vecino de Gigli lo escucha gritar “¡No! No... la puta madre”.
31 de agosto de 2015, cerca de la medianoche, la esposa de Martínez hace la denuncia en la comisaría Tercera por la desaparición del hombre.
1 de septiembre de 2015, cerca del mediodía la policía ingresa al domicilio de Gigli (Córdoba 991) y encuentra a Martínez tirado en el suelo.
1 de septiembre de 2015 a las 14:40 comienza el examen del médico policial Oscar Cabana. Establece un rango horario de la muerte de más de 8 horas, a partir de encontrar rigidez en el cuerpo, presencia de livideces (manchas) y la baja temperatura del cuerpo.
2 de septiembre de 2015 a las 8:45 arranca la autopsia a cargo del médico forense Adolfo Scatena. Establece un rango horario de la muerte de entre 20 y 28 horas antes de la autopsia. En el juicio dijo que “es posible” que ese rango sea de 15 a 36. “No se puede determinar de manera certera la hora de la muerte de una persona porque influyen muchas variables. Es aproximada, se da como una orientación”.
Datos
44/44,5
es el número de las zapatillas en las que encontraron sangre y coincidencia de pisadas.
54
años tiene el imputado. Nació en Italia, pero hace muchos años que vive en Roca.
Una amistad de años, que incluyó viajes y mucho café

Guillermo Martínez y Octavio Gigli tenían una amistad de muchos años. Así lo confirman no sólo las fotos que circulaban en las redes sociales de los viajes, sino también los testigos que declararon en las primeras audiencias del juicio.

“Cuando estaba en Roca, Guillermo iba todos los días a tomar café con Gigli. Hacía muchos años que eran amigos, era una cosa que yo nunca pude entender porque eran muy diferentes, no tenían absolutamente nada que ver. Guillermo era muy solidario, buen amigo. Octavio era agresivo y visceral. Siempre iba con su hijo a mi casa y lo maltrataba adelante de la gente. En público le hablaba a los gritos en italiano”, contó Nancy Paoloni, la pareja de Martínez.

Ese mismo día declararon dos mozos, un hombre y una mujer, que trabajan en la confitería en la que estuvieron Gigli y Martínez, la tarde previa al crimen.

Ambos coincidieron en describir que no sólo ese día habían ido a tomar café, sino que lo hacían habitualmente desde hace años.

“Esa tarde fueron por separado. Martínez estaba con unas personas y en otra mesa estaba Gigli. Se saludaron cuando uno de los dos, no recuerdo cuál, se paró para irse. Ahí hablaron algo. Los conocíamos porque eran clientes de años”, dijo el hombre.

Cuando descubrieron que el auto de Martínez estaba en lo de Gigli, era de madrugada y pensaron que “habían salido de joda juntos”. El ex titular de Rentas estaba adentro de la casa y había recibido 7 puñaladas.

La teoría de un posible conflicto de Martínez por la compra de un terreno en Bariloche se desdibujó cuando su esposa dijo que lo compraron en el 2010
Octavio u Ottavio

Una de las perlas del juicio se dio en la primera jornada cuando el juez Fernando Sánchez Freytes le estaba tomando los datos a Gigli.

SF- ¿Cuál es su nombre?

G- Octavio Francisco Marcos Gigli.

SF- ¿Marco o Marcos?

G- Marcos.

SF- ¿Ottavio, con doble T?

G- Con una y con C, Octavio.

SF- ¿Cómo se escribe su nombre?

G- ¿En italiano o en castellano?

SF- Como figure en su documento...

G- ¿En cuál de los dos, en el italiano o en el argentino?

SF- En el documento que use...

G- En el argentino, Octavio.

Esa fue la única vez que se le escuchó la voz al acusado de asesinar a Martínez. Tampoco lo hizo en las audiencias previas. De todas maneras eso no puede ser tomado como indicio de culpabilidad.

Inmutable hasta cuando vio el cadáver
El Tano Gigli parece inconmovible. No hace gestos, no se irrita, no se le nota si está preocupado o contento. A lo largo de las audiencias previas como en las que lleva el juicio permaneció inmutable. Parece que nada lo conmueve.
Cuando mostraron imágenes de Martínez tendido en el suelo de su living, ya sin vida y con rastros de haber sido arrastrado, ni se inmutó. Tampoco cuando el fiscal Luciano Garrido exhibió dos pares de zapatillas en los que había manchas de sangre, y uno de ellos, el que tenía cuando volvió de Brasil, fue señalado como el que podría haber sido usado para realizar una pisada en el pecho de Martínez cuando ya estaba muerto. Otra situación de tensión en la que se mostró inmutable fue cuando la esposa de Martínez, primera testigo del juicio, lo describió como una persona “violenta” que maltrataba a su hijo en público.
Roca

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección