Ruckauf junta cabezas del PJ rionegrino

Campaña electoral apuntando a la situación nacional y al gobierno, aconseja.

Lo más visto



* Unificar el peronismo rionegrino.

* Hacer de las elecciones parlamentarias de octubre un objetivo prioritario que sirva para cohesionar el partido.

* En función de esos comicios, vertebrar una campaña donde el discurso tenga como eje la crítica situación nacional y la incapacidad de respuesta del gobierno para doblegarla.

Estas son sólo tres de las sugerencias que el gobernador bonaerense Carlos Ruckauf formuló el martes a tres de los más importantes dirigentes del peronismo provincial: Miguel Pichetto, Eduardo Rosso y Carlos Larreguy.

Recordemos que Pichetto es candidato a senador nacional y Larreguy a una banca en la Cámara de Diputados.

Rosso, por su parte, es presidente del bloque de legisladores provinciales del justicialismo. Fungiendo en la provincia como principal referente de Ruckauf, el 20 de mayo Pichetto le ganó por menos de 500 votos la candidatura a senador.

El encuentro del martes se desarrolló en la Capital Federal. Participaron también Haroldo Lebed -ministro de Producción bonaerense y ex intendente de Patagones- y el dirigente rionegrino Jorge Cejas.

El encuentro tuvo dos instancias.

En la primera de ellas Ruckauf recibió a Rosso y al legislador provincial González. Hubo felicitaciones por el desempeño logrado en la interna de mayo y una ratificación del compromiso de los rionegrinos de seguir trabajando para “Ruckauf 2003”.

Rato después se amplió la reunión, que duró 40 minutos.

Consciente de las diferencias de alineamientos nacionales que tenía el grupo de dirigentes que estaban ante sí -por caso, Pichetto es menemista-, Ruckauf no hizo del 2003 una causa propia, sino del conjunto del peronismo.

Fue entonces que habló de “juntarse, juntarse y juntarse todos los peronistas”.

– De frente a las elecciones de octubre aquí no hay salidas individuales. Las internas son necesarias, pero cuando pasan ya son historia. Y entonces, todos juntos -les dijo Ruckauf a los rionegrinos.

Se sabe que todos evitaron abordar el tratamiento de la crisis que sacude al PJ provincial y de las razones que la alentaron.

En consecuencia se habló de la cuestión desde la necesidad de buscar consenso entre todas las partes en juego para establecer un mínimo común denominador desde el cual trabajar por la unidad.

– Me parece que nada de esto se puede lograr si no media un acto de madurez entre todos ustedes, y llegar así a manejar los conflictos propios de la política sin que se vea afectado el interés del peronismo, que no es otro que lograr el poder -señaló Ruckauf.

– Lo mío es una simple sugerencia formulada desde el sentido común. Yo los puedo ayudar para lograr la unidad, pero la tarea es de ustedes y el resto de la dirigencia. Es un tema del peronismo rionegrino y nada más que del peronismo rionegrino -acotó el gobernador bonaerense.

En lo que sí jugó Ruckauf con mayor grado de compromiso es en el dibujo de la campaña electoral para octubre que debe instrumentar el PJ rionegrino.

La sugerencia no fue compleja: desde el discurso hay que ocuparse más de la situación nacional que de la provincial.

– Es el todo lo que importa -precisó Ruckauf.

Se sabe que la propuesta sorprendió ligeramente a los rionegrinos. Lo hizo desde la historia misma de cómo se ha movido el PJ en elecciones nacionales, donde generalmente hizo primar más las diferencias con el gobierno radical de la provincia, que trabajar desde otra perspectiva.

– Señores, es la debilidad e incapacidad del gobierno nacional para manejar la crisis lo que debe importar en el discurso de la campaña. El conflicto permanente que mantienen con esa realidad debe ser el lugar por donde filtrar nuestras críticas, definiciones y propuestas. Ese es el rumbo a seguir. Sin agredir, pero ir por ahí -dijo Ruckauf y todos asintieron.

Luego, los abrazos.

Arriaga pone los nervios de punta a mendioristas y otros radicales

CIPOLLETTI (AC).- En franjas del radicalismo rionegrino cayó como una bomba la comparación que se hizo desde el Frente Grande entre la situación procesal del detenido ex presidente Carlos Menem con lo que podría caberles en la provincia a los que convaliden la candidatura del actual vicegobernador Bautista Mendioroz como gobernador para el 2003.

“Es una grosería de marca mayor que el Frente Grande haya comparado a Mendioroz con Menem”, dijo ayer el diputado provincial de la UCR Iván Lázzeri, un hombre de peso en el partido, oriundo de Bariloche, indicando que lo que se busca a rajatablas es que no haya un candidato radical en el 2003.

“Hoy van por Mendioroz, el hombre mejor posicionado en la sociedad. Sucede que el Frente Grande no soporta que haya un candidato radical en el 2003. Y si mañana el favor de la gente se trasladara masivamente a otro radical, como Ricardo Sarandría, o Miguel Saiz, también se van a oponer. No quieren un candidato radical”, sentenció Lázzeri.

En igual sentido se expidió su par de bancada Hugo Medina. “Democráticamente, pese a no estar de acuerdo, aceptamos el fallo del STJ por la convocatoria a convencionales de Arriaga. El Frente Grande arriaguista ahora amenaza a los jueces por el tema Mendioroz. Es una agresión directa a todo el radicalismo”, adujo.

Para Lázzeri “llama la atención el grado de violencia verbal” que el Frente Grande ha utilizado tanto en su escrito (al Tribunal Electoral) como en la conferencia de prensa de Cipolletti objetando la posible postulación de Mendioroz.

En esa línea -por LU19- Lázzeri consignó que “no es una buena señal para la sociedad que el Frente Grande literalmente amenace a los jueces con la posibilidad de iniciar acciones penales” si no fallan en contra de Mendioroz.

La comparación entre la situación de Menem y el caso Mendioroz (en la rueda de periodistas realizada el miércoles y publicada ayer por este diario) corrió por cuenta del abogado arriaguista Hugo Frare, también candidato al Concejo Deliberante.

Frare había calificado de “muy bueno” lo acontecido con Menem y bajando el concepto a la provincia, dejó entrever que aquí podría ocurrir lo mismo con los que convaliden la postulación del actual vicegobernador.

“Comparar a Mendioroz con Menem es de muy mal gusto, ingrato y denota un estado de nerviosismo muy grande. Es una grosería la comparación y decir que Mendioroz tiene cómplices. Esto ofende a los que militamos cerca de Mendioroz, pero fundamentalmente ofende a toda la UCR, porque ha sido el radicalismo, a través de su comité central, su presidente y sus apoderados, el que presentó la posición orgánica en la Justicia entendiendo que Mendioroz debe ser habilitado”, significó Lázzeri.

Posicionando a Verani como “la máxima figura y líder más importante de la UCR” dijo que el propio gobernador pidió que el artículo 175 se interprete con el antecedente de Formosa, que posibilitó la elección del vicegobernador como gobernador.

Con la posición del Frente Grande sobre Mendioroz habrá cortocircuitos en el “entendimiento político” en la Alianza, advirtió, porque “el Frente Grande no quiere un candidato radical. No lo soporta. La mayoría silenciosa del radicalismo se siente ofendida”.


Comentarios


Ruckauf junta cabezas del PJ rionegrino