Rugidos en el escenario

En tres años, Motor Rugiente pasó de hacer covers a escribir sus propios temas que, antes de fin de año quedarán plasmados en su primer disco.




DE BANDA EN BANDA

NEUQUÉN (AN).- Un día a principios de 2011, Emmanuel Arévalo decidió juntar un grupo de amigos músicos para sembrar la semilla de lo que hoy es Motor Rugiente.

Tras algo más de tres años de vida, con algunos cambios de formación, la banda en la que Arévalo toca el bajo y canta está a punto de sacar su primer disco de estudio (ver aparte).

“A principio de 2011 empezamos a juntarnos y a mediados de año empezamos a ensayar”, rememoró el vocalista y bajista.

Esa, la primera época de la banda fue un periodo de probar músicos, cambiar formaciones hasta establecerse. En ese momento, como suele suceder, Motor Rugiente hacía covers de sus bandas preferidas.

Sin embargo, los temas propios no tardaron en aparecer. Es que todo músico y toda banda sueña con tener sus temas propios y crecer junto a ellos.

“Empezamos a juntarnos, fuimos probando músicos y haciendo temas de otras bandas hasta que establecimos la primer formación e hicimos algunas fechas, y a partir de 2012 empezamos a componer lo que al principio iba a ser un demo”, contó el músico en diálogo con este medio.

Claro que componer temas propios es sólo la primera parte del camino de un grupo que aspira a llegar lejos. Así fue como en 2013 las presentaciones en vivo comenzaron a hacerse constantes para los muchachos de Motor Rugiente.

De la mano de los recitales en vivo llegaron los reconocimientos. Así, la banda neuquina que se autodefine como “una banda de metal pesado nacional”, se dio el lujo de telonear grandes bandas del género como Almafuerte, Tren Loco y Jeriko.

Rubén Pérez con la guitarra en mano y Tato Mardonez a cargo de la batería, son los que completan la banda. Ellos hace metal pesado, eso está más que claro.

Sin embargo, las temáticas que abordan son de lo más variadas.

“Las letras hablan de todo un poco porque tratamos de, en ese sentido, de ser bastante variados para no repetir el mensaje”, comenzó contando el fundador de Motor Rugiente.

Y ejemplificó: “hay un tema, por ejemplo, que se llama ‘El rugir del motor’ que es el que le da el nombre al disco y que habla de lo que es viajar cuando uno va a tocar y de las rutas. Después tenemos temas que hablan de lo social, de la inseguridad. También tenemos otros temas que son para rendir homenaje, por ejemplo, tenemos un tema que es un homenaje a los ex combatientes de Malvinas y también hay temas que hablan de la amistad como un tema que se llama ‘Caminos de metal’.

Con este puñado de temas en mano, el objetivo principal de la banda, en lo que resta del año, es finalizar el tan ansiado primer disco.

“Para lo que resta del año el objetivo principal es poder sacar nuestro primer disco que nos ha llevado un tiempo bastante largo por el tema que somos una banda independiente y por ahí los tiempos se acortan porque cada uno tiene obligaciones y cosas que hacer y muchas veces todo depende monetariamente de nosotros. Pero estamos contentos de poder seguir adelante y poder sacar, este año, nuestro primer disco”, confió al respecto Arévalo.

Un disco, once canciones

Lo que en un principio era un demo, finalmente será el primer material discográfico de Motor Rugiente.

“El disco está siendo grabado en un estudio de Cipolletti y si todo sale bien a fines de diciembre ya vamos a tener terminado la grabación”.

La placa se transformó en disco luego de la banda consiguiera apoyo al tocar con Almafuerte.

“Lo vamos a presentar cuando ya tengamos el disco disponible para que la gente lo pueda conseguir”, sostuvo el bajista y vocalista de Motor Rugiente.

Tal como contó Arévalo, serán 11 canciones reunidas bajo el nombre de “El rugir del motor”. Todas las cancione son de propia autoría de la banda.

En el disco, habrá músicos invitados. Entre ellos estarán, Daniel Carrasco de la banda regional Aoniken y Rubén Martínez la legendaria banda de Buenos Aires Vorax.

Una frase conocida

Motor Rugiente es un nombre que suena, y fuerte. ¿Por qué fue el elegido para la banda?

Eso lo explicó, en diálogo con “Río Negro”, Emmanuel Arévalo, vocalista y fundador de la banda.

“Yo fui el mentor del nombre porque fui el que armó la banda”, aclaró antes de explicar el por qué.

“El nombre tiene que ver más que nada con una frase que está en muchas de las canciones de las bandas por las que estamos influenciados”, comenzó contando quien además de cantar toma la responsabilidad de ejecutar el bajo.

“En muchas canciones se escuchan las palabras como rugir y motor, entonces, por un lado, viene por eso”.

“ Y también lo elegí como para que el que escuche la banda ya con el nombre sepa con lo que se puede llevar a encontrar musicalmente”, cerró.

MARÍA PÍA MENDIBERRI

pmendi@rionegro.com.ar


Comentarios


Rugidos en el escenario