Se disparó un 1100% el uso de fuel oil para generación eléctrica

El balance de marzo marcó el mayor consumo de líquidos. Es por la menor oferta disponible de gas natural. Se espera una agudización en el invierno.




Las usinas del país están recibiendo cada vez menos gas natural y deben recurrir a otros energéticos como el fuel oil, gasoil y el carbón.

Las usinas del país están recibiendo cada vez menos gas natural y deben recurrir a otros energéticos como el fuel oil, gasoil y el carbón.

El último informe sobre el mercado eléctrico de Argentina que elabora la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) reflejó el impacto que la menor disponibilidad de gas natural está generando en el sector, dado que el uso de fuel oil para la generación se disparó un 1166,5%.

De acuerdo al reporte, durante marzo las centrales térmicas del país consumieron 47.000 toneladas de fuel oil, en contraposición con las 4.000 toneladas que se habían utilizado en el mismo mes del año pasado.

Pero además durante el mes también hubo un alto consumo de gasoil y carbón mineral. En detalle, en el caso del gasoil se quemaron en las usinas 47.000 metros cúbicos, un 171% más que en el mismo mes del año pasado.

En tanto que en el caso del carbón el uso fue de 57.000 toneladas, prácticamente igual al de marzo del pasado pero 533% más que las 9.000 toneladas que se habían usado en el mes anterior, es decir en febrero.

Durante el primer trimestre de este año ya se insumieron en las centrales térmicas argentinas 158.000 toneladas de fuel oil, 162.000 metros cúbicos de gasoil y 133.000 toneladas de carbón mineral, haciendo que la generación térmica del país que históricamente ha sido más limpia por su amplio uso de gas natural, se torne cada vez más contaminante.

Fuente: Cammesa

El balance del trimestre dejó que el uso del fuel oil ya trepó un 295% en su comparación interanual, el de gasoil un 107% y el de carbón un 23,1%.

Mientras que, en contraposición, el uso de gas natural se reduce cada vez más y acumula en este primer trimestre del año una caída interanual del 6,7%.

La menor disponibilidad de gas natural en el sistema energético nacional es la causa de esta disparada en el uso de energético más contaminantes, dado que se prioriza el uso del gas natural para otros segmentos de la demanda como los usuarios residenciales, comerciales e industriales que, a diferencia de gran parte de las centrales térmicas, no pueden reemplazar el uso de gas por otro elemento.

Durante marzo, el consumo de gas natural en las usinas cayó un 11,9% en términos interanuales y se situó en 1.483 millones metros cúbicos, es decir unos 47,8 millones de metros cúbicos por día.

Este valor contrasta con los 54,3 millones de metros cúbicos que las centrales utilizaron en marzo del año pasado y marca el mayor uso que debió realizarse de los energéticos, dado que la generación térmica se mantuvo casi estable con una baja de apenas el 2,3%.

La generación térmica es el pilar fundamental de la energía eléctrica de Argentina, ya que representó en marzo el 65% de la producción energética del sector.

El mayor uso de líquidos como el fuel oil y el gasoil en las usinas no solo produce una generación más sucia sino también más costosa.

Pero además, cobra relevancia en los últimos meses por el menor aporte que vienen realizando las hidroeléctricas a raíz de la sequía imperante en buena parte del país, y por la menor disponibilidad de energía nuclear.

El mayor uso de líquidos para la generación implica también un mayor costo, ya que solo en lo que hace al aprovisionamiento de gasoil para marzo, abril y la mitad de mayo Cammesa debió realizar 13 importaciones por 259 millones de dólares.

De cara al invierno que está comenzando el escenario es aún menos alentador, dado que no solo se contará con una menor oferta de gas natural -potenciada ahora por la parálisis generada por los cortes de ruta en Vaca Muerta- pero a su vez, así como está programado el ingreso a mantenimiento de una de las centrales nucleares del país, el paupérrimo estado de los embalses de las grandes represas de la zona del Comahue tampoco permitirán completar la oferta de energía eléctrica como se hizo el año pasado.

La sequía en la región del Comahue se hace sentir en la menor oferta

La generación hidroeléctrica nacional tuvo en marzo una caída en términos interanuales del 9,6% impulsada por el menor funcionamiento de las grandes represas de la región del Comahue y de la central de Futaleufú que no pudieron ser compensadas con el mejor rendimiento que tuvieron en el mes Yacyretá y Salto Grande.

A diferencia de estas dos últimas presas del Litoral, en la cuenca de los ríos Limay y Neuquén la sequía es mayúscula dado que acumula 12 años consecutivos.

En tanto que el complejo de Futaleufú sigue funcionado a un nivel muy reducido ante la falta de reparación de las líneas de conducción eléctricas.

El reporte de Cammesa da cuenta que durante marzo se generaron 1991 GWh en las grandes represas del país, en contraposición con los 2.203 que se habían marcado en marzo del año pasado y aún mucho más por debajo de los 2.948 GWh de marzo de 2019.

Entre los complejos que mostraron las mayores caídas en su generación se encuentran Fataleufú (-93,9%), Alicurá (-25,2%), El Chocón (-23,6%) y Arroyito (-14,9%). En el caso de El Chocón, durante marzo se generaron 137 GWh, 32 GWh menos que los 179 GWh que se habían producido en el mismo mes del año de la pandemia.


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


Se disparó un 1100% el uso de fuel oil para generación eléctrica