Se realizaron careos a puertas cerradas

Las contradicciones entre la ex pareja de Pacher y menores que iban al desarmadero no pudieron ser aclaradas. Se mantuvieron en sus dichos.




VILLA REGINA (AVR).- Por los dichos de la ex esposa de Aldo Pacher, Natalia Fuhr, y de Marcelo Cáceres, Jacobo Ramírez y José Sáez sobre el consumo de estupefacientes y actividad sexual dentro del desarmadero del procesado, la Cámara Segunda del Crimen dispuso ayer carearlos, tras desalojar la sala de audiencias.

La medida fue adoptada a raíz de discrepancia entre lo declarado por cada uno de ellos. En los careos, según indicaron los abogados, cada uno mantuvo sus dichos. El presidente de la Cámara, César López Meyer, indicó que los careos serán merituados al momento de leer las sentencias.

Por un lado, Natalia Fuhr declaró ante el Tribunal que en una oportunidad pudo observar a Pacher junto a dos menores manteniendo sexo oral, en tanto que una vez lo vio inyectarse y posteriormente le descubrió dos porros en su billetera.

De la misma manera, Marcelo Cáceres aseguró que en el desarmadero había consumo de drogas y que se invitaba a los menores a tomar. En otra parte de su testimonio sostuvo que Pacher quería un aparato que estaba en manos de Miranda Cancino, y que a cambio del mismo los llevó con el testigo principal del caso para tener sexo oral.

Por su lado, Jacobo Ramírez y José Sáez, que frecuentaban el taller del desarmadero desde los 11 años, dijeron que en ningún momento observaron que allí se consumieran estupefacientes, y negaron que hubiera actividad sexual.

Debido a las contradicciones la Cámara dispuso llevar a cabo el careo a puertas cerradas. El presidente del Tribunal explicó que la diligencia se haría de esa manera por tratarse de personas que al momento del hecho eran menores, y por una situación de decencia y decoro.

Esta no fue la única determinación de los jueces, quienes adelantaron que se citará a Eduardo Flores, una de las personas nombradas como asistente al desarmadero. Dispuso además citar para el martes a Patricia Chirino para un eventual careo con Claudia Rebolledo. Esta última, según sus dichos ante el juzgado de instrucción, tendría conocimiento sobre cómo y quiénes mataron a la taxista por una presunta confesión de Rubén Suárez. Por otra parte hizo lugar al planteo de la defensa para citar a declarar al comisario Omar Alí. En este sentido, Eves Tejeda puntualizó que los policías Gustavo Tripailao y José González, habrían dispuesto citar a Cancino un día antes de que se presente a la justicia a ofrecer su versión de los hechos.

Pidieron también que se cite al médico forense Ismael Hamdan, para que precise las pericias realizadas en la autopsia del cuerpo de Mariela Rodríguez.

En cuanto a los careos, Tejeda precisó que "fueron por cuestiones incidentales que no apuntaban directamente al hecho que estamos investigando, por lo tanto no tenían ninguna trascendencia. Se hizo por la circunstancia que habían manifestado algunos que si había drogas con los chicos o si había algunas otras actividades non sanctas".

El letrado indicó que durante los careos los testigos se mantuvieron en sus dichos, e insistió que con respecto al hecho "no quedó en claro nada, porque esto no tiene que ver con el crimen de la taxista".

Por su parte López Meyer, precisó que los careos se hicieron por separado. "Los resultados se conocerán oportunamente cuando el Tribunal los valore y lea la sentencia" precisó el juez quien desestimó emitir opinión sobre la causa que se investiga a través del juicio.

"La Justicia ofrece garantías"

VILLA REGINA (AVR).- El presidente de la Cámara Segunda del Crimen, César López Meyer, aclaró que había hecho mención, durante la declaración de María Elena Basualdo, que la Justicia lo que ofrece son garantías a los testigos.

Mediante una desgrabación de sus dichos vertidos el miércoles en audiencias tras la declaración de Basualdo, López Meyer puntualizó que "la circunstancia de que los investigadores traten de buscar testigos que sean útiles para la causa y les ofrezcan garantías no es extraña, inclusive, hoy hay una ley en la provincia que sirve para la protección de testigos en ese sentido, como tampoco es extraño que los defensores traten de buscar testimonios que prueben la inocencia o las coartadas que tienen. Le digo esto -en referencia a Basualdo- porque en principio, salvo que le hayan dicho que mienta, lo demás no es extraño".

Aseguran que Rubén Suárez no estaba

VILLA REGINA (AVR).- Cinco testigos propuestos por la defensa prestaron declaración ayer ante al Tribunal para declarar no haber visto a Rubén Suárez en Regina.

El primero de ellos fue Raúl Giles, tío de los hermanos Suárez. En su breve declaración indicó que Rubén Suárez llegó a Bahía Blanca sobre fines de 1991 o principios de 1992. Comentó que desde 1994 vivió en Ingeniero White con María Elena Basualdo y que periódicamente se visitaban, aunque dijo no saber si en algún momento se ausentó de esa ciudad por más de una semana.

Por otra parte Martín Villar, también de Bahía Blanca, dijo que conoció a Rubén Suárez en 1993, ya que fue a trabajar al taller de Juan Carlos Cartés, y que cuando se fue de ese local esporádicamente lo veía en la calle.

A su turno Guillermo Segundo Carrasco López, quien vive en Regina, indicó que mantuvo con los padres una relación de amistad, por lo que los visitaba regularmente. Señaló que en ningún momento vio a Rubén Suárez en esta ciudad. Dijo que nunca había visto vivir en la casa del barrio Don Bosco a Patricia Chirino y su pareja David Suárez.

Luis Alberto Muñoz que vive en el barrio Don Bosco, sostuvo que fue interrogado por la policía y que los uniformados le decían que los Suárez habían dado muerte a la taxista. Al relatar el hecho, indicó que una vez fue citado por Elba Fuentes que está a cargo de la Brigada de Investigaciones. Allí le mostraron un álbum con fotos de la taxista muerta y le decían "te parece lindo lo que hicieron tus amigos" en referencia a los Suárez, y agregó que también le dijeron "queremos voltear a los Suárez".

Por otra parte sostuvo que no le tomaron declaración ni le hicieron firmar ningún acta, al tiempo que en varias oportunidades le preguntaron por un cuchillo al decirle "vos sabés donde está".

Otra de las testigos, Marisol Tillería Reyes, que también sostuvo no haber visto a Rubén Suárez durante 1995 en Regina. Señaló que diariamente visitaba a la familia porque dejaba a su hijo con ellos y Mario Suárez lo llevaba y traía de la escuela.

Señaló que por el conocimiento y trato con la familia Suárez tampoco vio en la casa familiar vivir a David Suárez y Patricia Chirino. Esta última aseguró en el transcurso del juicio que vivió durante varios meses en esa vivienda.

La hipótesis de un defensor

VILLA REGINA (AVR).- El abogado Eves Tejeda, defensor de los procesados por el crimen de Mariela Rodríguez, abonó ayer la hipótesis de que un autor desconocido fue quien asesinó a la joven taxista reginense.

En este sentido adelantó que la convocatoria del médico forense Ismael Hamdan es para que precise la tarea pericial desarrollada durante la autopsia en el cadáver de la mujer.

Precisó que en el informe el perito indicó que realizo un análisis subunguial para extraer restos debajo de las uñas, en los que no pudo obtener material por tener la taxista las uñas muy cortas. "Esto está relacionado con los rasguños" que según Natalia Fuhr detectó en su ex marido Aldo Pacher el 27 de noviembre de 1995.

Al ser consultado sobre quién habría dado muerte a Rodríguez, Tejeda indicó que "la persona que subió al taxi y la única huella de rastros de pisada se supone que es de esa persona, la única prueba de rastros de impresiones digitales ajenas a todos los demás, supuestamente de ese señor, y el motivo fue el robo".

Señaló que a la persona que se refiere es la que la testigo Verónica Nahuelcheo vio subir al vehículo en la madrugada del 27 de noviembre. "Es lo único positivo y concreto que hay en toda esta causa, todo lo demás son suposiciones", recalcó el letrado.

Las audiencias continuarán el martes

VILLA REGINA (AVR).- El juicio por la muerte de la taxista reginense ingresó en su etapa final. Para hoy y el lunes no se preven audiencias, las que continuarán el martes a las 9 con los testimonios de Claudia Rebolledo y un eventual careo dispuesto por el Tribunal con Patricia Chirino.

Asimismo se citará a declarar ese día al comisario Omar Alí quien estuvo al frente de la comisaría Quinta de Reina a partir de 1996 y que intervino en la detención de los hermanos Suárez e Inostroza. A esta declaración se sumará también la del médico forense Ismael Hamdan.

El jueves irán los alegatos

Según lo determinó la Cámara Segunda del Crimen, el jueves la fiscalía y la defensa deberán presentar sus alegatos, mientras que en principio la lectura de la sentencia está prevista para el seis de marzo.


Comentarios


Se realizaron careos a puertas cerradas