Segundo vuelo exitoso del 'SpaceShipOne'.

Si logra el tercero, Rutan gana el premio Ansari.



“SpaceShipOne”, la primera nave espacial privada con piloto, aterrizó ayer en el desierto de Mojave, California, tras cumplir exitosamente su misión: superar los 100 km de altura, frontera con el espacio, y acercarse un poco más al premio de 10 millones de dólares en juego, afirmaron los organizadores del vuelo.

La nave -tripulada por el sudafricano Michael Melvill, de 62 años- volvió a la Tierra a las 08H34 locales (15H34 GMT), alrededor de una hora y media después de comenzar su vuelo.

El comité de expertos de la fundación privada Ansari X estimó que la nave superó holgadamente los 100.000 metros de altitud, considerada como la frontera con el espacio.

Para hacerse acreedor de los 10 millones de dólares en premio que ofrece Ansari, el constructor del Space ShipOne, Burt Rutan, deberá

efectuar otro vuelo suborbital dentro de las próximas dos semanas.

Durante el vuelo se vivieron minutos angustiantes cuando la nave comenzó a girar sobre si misma alrededor de veinte veces, para después recuperarse y llegar a la altura requerida.

Durante el vuelo hubo “maniobras inesperadas” y una “anomalía”, pero Melvill logró mantener el control, dijo uno de los organizadores.

El competidor más serio del SpaceShipOne -de un total de 26 equipos en danza- parece ser el equipo canadiense Da Vinci que proyecta lanzar un cohete tripulado acoplado a un globo aerostático desde 27 km de altura. Dentro de esos equipos también está el proyecto argentino “Gauchito” en el que participan varios científicos neuquinos.

Según Jorge Lassig, uno de ellos, “El vuelo de ayer del SpaceShipOne es un acontecimiento histórico, la exploración espacial que se ha hecho hasta la fecha, estuvo condicionada a las coyunturas políticas, de ahora en adelante será el “hombre común” el que explore el espacio”

AFP/RN


Comentarios


Segundo vuelo exitoso del 'SpaceShipOne'.