Sierra Grande mide el aval a la central nuclear

La localidad tiene mañana la consulta popular no vinculante, donde sus ciudadanos podrán dar su opinión.

La de este domingo será una jornada inédita en Sierra Grande porque el electorado está convocado a participar de una Consulta Popular para que opine por sí o no de la instalación de una central nuclear en la localidad.

Inédita porque se recuerdan dos de este tipo, pero con otras características, en el año 84, orden nacional por el Canal de Beagle y en la provincia por la privatización de los servicios públicos.

En el medio, la Legislatura rionegrina sancionó este año una ley que prohibe la instalación en el territorio provincial de este tipo de centrales, con lo cual para hacer viable esta iniciativa no hay otro camino que revisar la ley.

La mirada del oficialismo que encabeza el intendente Nélson Iribarren, que propone desde el minuto cero la instalación, se centra en el voto afirmativo, hay pocos militantes por el No, la contracara es una fuerte campaña para no ir a votar.

En total hay 6.500 votantes habilitados para participar, la elección es simple: habrá dos boletas una por el sí y otra por el no a la instalación de una central nuclear en el ejido municipal de Sierra Grande.

Se votará desde las 8 de la mañana a las 18, en dos escuelas primarias, la 251 (de la letra A a la I) y en la escuela 62 (de la letra J a la Z), serán 11 mesas en total.

Otro dato es que la veda será leve, los comercios podrán vender bebidas alcohólicas incluso el día de la elección y los locales nocturnos podrán tener abiertas sus puertas.

La única prohibición que habrá es la emisión de publicidades que rige desde este sábado a partir de las 8 de la mañana.

La necesidad laboral sin dudas condiciona notoriamente la opinión de los serranos.

La falta de trabajo, que es moneda corriente en Sierra Grande, abona la idea que la llegada de un megaemprendimiento puede revertir esta situación con la que conviven los serranos desde el cierre de Hipasam en el año 92 y recientemente con la paralización de la producción de la empresa china MCC.

No hay al menos por ahora otra opción que demande mano de obra local. Por eso la de la central nuclear es una posibilidad que muchos ven con buenos ojos.

Es que en la decaída economía de Sierra Grande es necesaria una inyección de obras y apuestas que generen fundamentalmente trabajo para una gran cantidad de desocupados.

Este es un tema que dividió las aguas notoriamente en la pequeña localidad serrana.

Desde lo político, ambiental y social, se han escuchado muchas voces en contra y también a favor.

Hubo manifestaciones, charlas con ambientalistas, con ingenieros nucleares y banderas y pintadas de paredones.

También la política metió la cola, Iribarren tracciona con recursos municipales, con su gabinete y sus concejales la consulta y el voto por el sí.

Pero por otro lado, desde la oposición al mandatario el Partido Justicialista de Sierra Grande manifestó públicamente su posicionamiento respecto de la consulta Popular y no irán a las urnas.

“La consulta, está orientada a alimentar la especulación política respecto a la manipulación de las necesidades laborales actuales de nuestro pueblo, con el fin de crear expectativas y promesas a largo plazo, desatendiendo la urgencia actual”.

En el medio aparece la figura del senador Miguel Pichetto que se manifestó a favor de la central, que votará el domingo porque “hay que ser inteligentes y no desaprovechar la oportunidad histórica que tiene Río Negro y Sierra Grande”.

Al margen se han mantenido y libran a voluntad los integrantes de Juntos Somos Río Negro y que estaban trabajando a favor antes de la ley provincial.

Qué dice la carta orgánica

La Carta orgánica establece que cuando el Gobierno Municipal deba realizar acciones que por su importancia lo aconsejen o cuando las mismas excedan las atribuciones de sus cargos procederá a utilizar el Derecho de Consulta del Pueblo de Sierra Grande.

El artículo 133º indica que el Gobierno Municipal establecerá el carácter vincular o no vinculante en la convocatoria a consulta. Si la Consulta es de carácter vinculante el resultado de la misma será de cumplimiento obligatorio por el Gobierno Municipal. En este caso es no vinculante.

En tribunal electoral constituido esta semana tiene pocas herramientas, más que la Carta Orgánica para organizar la consulta.

Dos elementos juegan en contra, el poco tiempo para organizar y la falta de información y reglamentación. Se basarán en la experiencia de elecciones municipales.

Una ley provincial que la prohíbe

En septiembre se aprobó la Ley Provincial N° 5.227 que prohíbe la instalación de una central de potencia en el territorio provincial.

La prohibición no alcanza a las “plantas de diseño nacional”, con “tecnología Carem que desarrollan la CNEA y el Invap”, se aclaró.

Sólo una legisladora macrista, Daniela Agostino, rechazó el proyecto oficial, los otros 44, incluidas las legisladoras oriundas de Sierra Grande, Roxana Fernández y Graciela Holtz, votaron por la prohibición de la central.

¿Qué dicen los asambleístas?
Los vecinos autoconvocados de Sierra Grande y Playas Doradas expresaron su disconformidad con la consulta popular. “Decir que una planta nuclear dará trabajo a la comunidad que deambula en la búsqueda laboral que le permita un ingreso digno para la supervivencia familiar, es jugar con la necesidad a partir de una mentira. Porque los trabajos serán dentro de dos años, por corto plazo, pero con consecuencias negativas por miles de años”.
Agregaron que la consulta popular desconoce la ley provincial y la ordenanza municipal y no hace más que generar falsas expectativas además de ser un gasto innecesario que el pueblo de Sierra Grande no está en condicionen de afrontar.
Insistieron con que “no es no” en Sierra Grande, en Río Negro, en la Patagonia, y en ningún punto del país.
Mañana el pueblo opinará.
A favor: “La posibilidad es ahora”

Graciela Pérez, 55 años, comerciante, 3 hijos, hace 26 años que vive en Sierra Grande y es propietaria de una de las estaciones de servicios de la ciudad, tiene hijos profesionales y uno de ellos trabaja en planificación del municipio.

“Al principio no entendía nada pero me fui informando, empecé a interiorizarme, busqué información, fui a conocer Embalse, Invap, Balseiro, me informé de todo, incluso fui a Alemania y recorrí dos centrales una abierta y una cerrada”.

P- ¿Qué vio en esas recorridas?

R- Lo primero que me interesa es escuchar a los profesionales que son los que saben y a nivel país estamos muy bien vistos, Argentina está bien vista en materia nuclear.

No me interesa que me hablen de protones y neutrones porque no entiendo, me interesan las experiencias de otros lados.

P- ¿Los alemanes qué dicen?

R- La gente está conforme, es más, ahora que cerraron algunas centrales ahí están con problemas eléctricos y están viendo la posibilidad de reabrir las plantas, nos contaban los guías, en todas las charlas minimizan el tema residuos”.

P- ¿Va a votar el domingo?

R- Estamos todos contentos en mi familia, deseando que se dé una vez, mucho va a depender de lo que votemos el domingo (mañana), no veo otra posibilidad, es ahora, no en otro momento, ni a 10 años”.

Sierra Grande mide el aval a la central nuclear
Graciela Pérez es comerciante de Sierra Grande.
En contra: “Es una encuesta, una fantochada”

Susana Penchulef, 59 años, dos hijas, oriunda de Villa Regina, periodista y desde hace unos años comerciante de Playas Doradas, editora y creadora de la Guía de servicios de Playas Doradas y de un sitio web de la misma característica.

P- ¿Es parte de la asamblea de vecinos?

R - Fui integrante de la asamblea de vecinos, pero no he podido participar por razones familiares, pero me siento parte, tengo siempre la misma idea respecto de la planta nuclear, no estoy de acuerdo”.

P- ¿Por qué?

R- Porque hay alternativas a la energía nuclear. Si es por una cuestión de desarrollo, la Patagonia tiene alternativas entre ellas el turismo y la pesca. Necesitamos fuentes de trabajo genuino, sostenible en el tiempo, en este caso el trabajo es para cupos cerrados y sin desarrollo, como el que necesitamos. Además el mundo está mayoritariamente desmantelando las plantas porque las consecuencias pueden ser inmediatas o a largo plazo pero irreparables por miles de años.

P-¿Qué opina de la Consulta?

R- Se trata de una simple encuesta, estamos frente a eso y lo digo con toda la energía, así como lo repudio. Esto es una fantochada porque tenemos una ley provincial y una ley local que ha votado el intendente en su momento y ahora eso se desconoce.

Sierra Grande mide el aval a la central nuclear
Susana Penchulef,
Cronología para una decisión clave
En mayo el gobernador Weretilneck acompañó a Macri a China. Argentina ratificó convenios entre los que figuraba la construcción de la V Central Nuclear, en Río Negro.
En mayo el intendente Iribarren expresó que estaba de acuerdo con la central en Sierra Grande pero que había que consultarle a la población.
Se hacen fuertes las asambleas vecinales en Viedma y en Sierra Grande y en Chubut en contra de la central.
En junio el gobernador Weretilneck dijo que no descartaba a Sierra Grande.
En julio Iribarren dijo a Macri que quería la central nuclear en Sierra Grande.
En julio el titular de Energía Nuclear de Nación Julián Gadano estuvo en Playas Doradas para informar.
En agosto Weretilneck dijo que no pensaba en un plebiscito pero alertó que “escuchará a la población”.
El 9 de agosto en Viedma unas 2.000 personas marcharon en contra.
Después de las PASO (14 de agosto), Weretilneck anunció que desechaba la planta.
A fines de agosto unos 500 vecinos marcharon en Sierra Grande para apoyar la instalación de la central y pidieron una consulta popular.
En septiembre: marcha federal contra la central y se conformó el Movimiento Antinuclear Rionegrino (MAR).
En octubre, el senador Miguel Pichetto se manifestó a favor de la Central Nuclear.
En noviembre el Concejo municipal aprobó el llamado a Consulta Popular para el 17 de diciembre, voluntaria y no vinculante.
Sierra Grande

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.