Sin viejas roscas

BUENOS AIRES (ABA).- Basta de roscas políticas, fue la orden presidencial. Con ese criterio se nombró un equipo, a cuyo frente se ubicó el ex fiscal Pablo Lanusse (quien sufrió un atentado cuando investigó a la «mafia del oro»), para hacerse cargo de la intervención federal en Santiago del Estero.

Néstor Kirchner – uno de cuyos mandamientos es destruir primero para construir lo nuevo después -, le recomendó a Lanusse que sea un ejemplo práctico de cambio y transparencia, luego del bochornoso Congreso peronista de Parque Norte, para él un símbolo de «la vieja y gastada» dirigencia partidaria.

En el término de 180 días, Lanusse (a su vez del elenco del ministro Gustavo Beliz), deberá depurar las instituciones caudillescas de Santiago del Estero, para darles credibilidad y capacidad de actuación.

Hombre que «no se achica» ante las amenazas, Lanusse reunió a un grupo multicolor. Uno de sus asesores principales será el constitucionalista Daniel Sabsay, un hombre al que se mencionó como posible postulante a la Corte Suprema de Justicia que ya dejó de ser menemista.

Alérgico a la manera de hacer política tradicional, Kirchner empezó además a hacer concesiones a otros partidos, pero con la condición de que no entronicen a figuras gastadas. En esa dirección, el economista de la Unión Cívica Radical Miguel Pesce (estuvo en el gobierno de la ciudad durante la malhadada gestión de la Alianza), servirá para intentar abrir un canal de diálogo con la oposición, que hasta ahora se viene quejando de ser ignorada por el patagónico.˜Ý

Nota asociada: CRISIS EN SANTIAGO: Tras la intervención, detuvieron al matrimonio Juárez  

Nota asociada: CRISIS EN SANTIAGO: Tras la intervención, detuvieron al matrimonio Juárez  


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios