Sobisch reunió ocho mil personas en Zapala y llamó a pelear cada voto

Fue el virtual lanzamiento de la campaña 2005.

ZAPALA (Enviado especial).- El gobernador Jorge Sobisch se puso otra vez su bufanda blanca para encarar una nueva campaña electoral. El mandatario provincial congregó ayer a unas 8.000 personas en Zapala y convocó a la tropa del MPN a salir a pelearle en las calles los votos a la oposición. Criticó con fuerza al presidente Néstor Kirchner por elegir los candidatos de la oposición en la Casa Rosada. «Nos nos vengan a decir de afuera lo que tenemos que hacer -advirtió-. Nosotros sabemos muy bien porque hace 44 años que estamos construyendo».

Sobisch encabezó ayer el acto por el 44 aniversario del MPN, con una demostración de fuerza contundente que se transformó en el lanzamiento oficial de la campaña proseli

tista que lo tendrá al frente de la maquinaria electoral. «Vamos a jugar muy fuerte», afirmó. Y no descartó encabezar la lista de convencionales. «Lo dijo ayer y lo digo hoy, al presidente del partido lo eligieron para enfrentar todas las contiendas electorales», aseguró.

Apeló a un discurso de tono paternalista para erizar la fibra de la militancia, que llegó desde toda la provincia, de cara a la pelea electoral por diputados nacionales, convencionales constituyentes y concejales neuquinos.

Instó a algunos dirigentes a «ser valientes» y explicar por qué eluden las candidaturas para octubre próximo. El mensaje fue un tiro por elevación a Jorge Sapag, que construye su candidatura para gobernador en 2007. «¿Será que quieren especular para ver cómo nos va en 2005 así quedan posicionados para 2007?», les recriminó Sobisch.

Sapag había participado por la mañana de la reunión de la convención del MPN, que se realizó en el hotel Hue Melen. Pero no se lo vio en el acto central.

Su ausencia no pasó desapercibida. Sobisch invitó a subir al escenario al senador Pedro Salvatori y al diputado nacional Luis Jalil. «Adentro del partido se puede todo», puntualizó y arrancó un estruendoso aplauso. Luego, llamó a Rodolfo «Pipe» Sapag y su hermano Jorge para estrechar filas, pero no estaban entre la concurrencia. Aún así, afirmó que convocará a «cada hombre del partido» para ganar los comicios del 23 de octubre.

Sorprendió cuando le pidió al obispo Marcelo Melani que vaya como candidato a convencional por la oposición. «Ojalá lleve el pensamiento de la Iglesia a la constituyente», dijo.

Criticó a Kirchner por elegir desde Buenos Aires a los candidatos del frente. Y lo cruzó al ex gobernador Felipe Sapag por apoyar a la coalición opositora. «¡Dios lo ilumine para que no le levanten la mano en un acto contra nosotros!», puntualizó.

Identificó al frente kirchnerista con la Alianza. Recordó que en 2001 se presentaron Oscar Massei, Horacio Quiroga y Fernando De la Rúa. Luego confirmó que suspende la campaña electoral nacional hasta octubre. «Vamos a unirnos y voy a caminar entre ustedes», dijo y se lanzó entre la multitud. «Déjenme caminar tranquilo así los puedo ir tocando mientras doy mi discurso al pueblo», agregó, y soltó una lágrima.

Notas asociadas: Una flota de camionetas y colectivos Las mujeres del partido, contra los «intolerantes»  

Notas asociadas: Una flota de camionetas y colectivos Las mujeres del partido, contra los «intolerantes»  


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios