Exclusivo Suscriptores

Bullying: preocupa la violencia en las escuelas en Río Negro

Según un informe del Observatorio de Argentinos por la Educación, más de la mitad de los estudiantes reconocen que en la escuela ocurren episodios de discriminación.

Más de la mitad de los estudiantes reconocen que en la escuela ocurren episodios de discriminación por el aspecto físico, la religión, la nacionalidad, el género, la discapacidad, como así también situaciones de amenazas o agresiones entre compañeros. Así lo revela un estudio a nivel nacional, elaborado por el Observatorio de Argentinos por la Educación.

El estudio para evaluar las percepciones sobre la convivencia escolar emplea la información relevada en los cuestionarios complementarios que respondieron estudiantes y directores de secundaria de todo el país en el operativo Aprender 2019 (ya que fue el último disponible para ese nivel).

«Según la percepción de los directores, la frecuencia de los episodios de discriminación y amenazas en la escuela es menor que la percibida por los estudiantes. Pero a diferencia de los alumnos, los directores perciben que las amenazas o agresiones entre estudiantes en redes sociales suceden con más frecuencia que el resto de las situaciones», especifica el informe.

Además, menciona encuestas publicadas por distintos organismos internacionales (como la Unesco), según las cuales «uno de cada tres estudiantes (32%) fue víctima de acoso por parte de sus compañeros de escuela«. En todas las regiones, excepto en Europa y América del Norte, el tipo de acoso más común es el físico, seguido del social (exclusión) y el sexual. Da cuenta también del acoso en línea que afecta a uno de cada diez estudiantes.

Ricardo Fernández, supervisor de nivel medio en Bariloche, destacó que los resultados del informe distan de lo que sucede en las escuelas secundarias rionegrinas. «La convivencia escolar se viene trabajando desde hace muchos años. Hay normativa, capacitación y muchos programas. Es una provincia que ha avanzado en poner en vigencia la ley de Identidad de Género. No hay una escuela en la tengamos denuncias por discriminación», aclaró el supervisor.

Pero advirtió que, en cambio, han registrado muchos casos de violencia. «Tienen su hilo conductor en las redes sociales o en problemas barriales. Si bien estas situaciones se abordan desde la escuela, muchas veces interfieren los adultos que complican. De hecho, termina habiendo mediaciones judiciales entre las familias», señaló Fernández.

Daniel Fuentes es docente en una escuela del sur de Bariloche. Consideró que el año de regreso a las aulas, después de la pandemia, fue tranquilo. «Pero el año pasado explotaron los episodios de violencia entre los chicos. Se notó la falta de sociabilidad por la pandemia«, afirmó.

Coincidió con Fernández en que «el nivel de violencia social se condice con la violencia familiar. Las peleas terminan siendo escenario para que los padres se enfrenten entre sí. Y los conflictos se terminan judicializando».

Fuentes aseguró que los episodios violentos han aumentado en relación a otros años. «La violencia es el ejemplo de cómo se resuelven los casos de bullying. Los pibes están muy susceptibles. Cualquier hecho menor puede desembocar en una acción más grave. Hay que evaluar el contexto social, el registro de internet y de redes: todo transmite violencia», planteó.


Comentarios