Condenan al dueño de pitbull que causó graves lesiones a un niño en Bariloche

Un juez civil de Bariloche admitió la demanda que los padres del chico promovieron contra el dueño del animal. Deberá pagar más de 800 mil pesos de indemnización por los daños y perjuicios que sufrió la víctima.

El juez civil de primera instancia de Bariloche Santiago Morán admitió una demanda que promovieron los padres de un niño que fue atacado y mordido por un pitbull. Morán condenó al propietario del perro a pagar casi 800.000 pesos, en concepto de indemnización por los daños y perjuicios que el chico sufrió. Ese monto se incrementará con los intereses si es que la sentencia queda firme.

Desde el Poder Judicial informaron que Morán recordó en la sentencia que el ataque había ocurrido la noche del 26 de junio de 2019. El chico caminaba con su padre y una hermana, cuando el perro se escapó de su vivienda, ubicada en la calle Pasaje Gutiérrez de Bariloche y mordió al niño, que sufrió una herida en la cara posterior de la pantorrilla de la pierna izquierda de quince centímetros de longitud.

La víctima fue atendida en la guardia y, después, recibió 22 puntos de sutura internos y externos. El chico quedó internado. Según el fallo, el tratamiento incluyó el suministro de calmantes, antirrábicos y varias curaciones.

Además, el niño tuvo que recibir un acompañamiento psicológico para superar la traumática situación que había vivido. Es que la perito psicóloga informó que el chico había quedado con una marcada inhibición a lugares donde se encuentren perros.

Los padres demandaron civilmente al dueño del perro, que ni siquiera contestó la demanda. Morán argumentó que la responsabilidad del demandado “surge de la omisión del deber de prevención establecido en el artículo 1710 del Código Civil y Comercial”, que dispone: “Toda persona tiene el deber, en cuanto de ella dependa, de: a) evitar causar un daño no justificado; y b) adoptar de buena fe y conforme a la circunstancias, las medidas razonables para evitar que se produzca un daño”.

El juez explicó en la sentencia que “el perro del demandado pudo salir de su casa y atacar al nene quién se encontraba caminando por la vereda con sus familiares. Ello revela que, o bien la casa del demandado no está debidamente cercada y/o que, pese a tener un cerco, éste no es del todo seguro como para evitar que el perro salga del predio”.

Morán mencionó que la víctima tuvo que someterse a una cirugía, y a los posteriores tratamientos de rehabilitación. Y en el futuro deberá enfrentar una cirugía estética.

“En base a ello resulta obvio señalar que tanto el episodio que motiva esta acción, como las secuelas que éste produjo modificaron en forma negativa la vida del menor afectando su integridad física, su paz y su tranquilidad”, fundamentó en la sentencia.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios