por hectárea es lo que informaron que pagan de alquiler. Para vivir de la actividad, una familia tipo necesita 4 ha; y muchas veces alquilan aparte o arman ahí casas precarias.

Diez familias dejaron los ladrillos en Allen y se mudaron a Chubut y Buenos Aires

14 sep 2018 - 07:58

La crisis en la actividad ladrillera afectó a las familias bolivianas del Alto Valle y algunas han decidido mudarse a otras provincias para cambiar de rubro. La mayoría están asentadas en Allen. Este año unas 10 optaron por irse a Chubut y Buenos Aires para dedicarse a la venta de ropa. Las que se quedan en la ciudad se vuelcan a la producción de hortalizas.

Víctor Flores (47), titular de la Asociación Civil Árbol Río Negro que nuclea a los ladrilleros de Allen ( 65 familias) explicó que a los bolivianos que venían a hacer la temporada de septiembre a abril por la devaluación ya no les conviene.

“Antes $ 100 se podían cambiar por 80 bolivianos y con eso vivir una semana. Ahora $ 100 son 15 bolivianos y no nos alcanza para un plato de comida”, señaló.

En 2015 unos 160 bolivianos vinieron a la temporada y en 2016 unos 80, pero el año pasado no vino ninguno, dijo Flores. Los que se van a otras provincias alquilan su propiedad a otros horneros con la esperanza de volver cuando resurja la actividad.

Esteban Alvarado tiene 49 años, llegó en 1990 y desde el 1994 trabaja en los hornos. Empezó como empleado y ahora es dueño de su emprendimiento. Mencionó que los costos son la causa de la crisis. “La leña y el aserrín están caros. El limo, que es la arcilla con la que se produce subió mucho”. Está pensando en cosechar hortalizas como muchos compatriotas. “Quiero visitar a mis cuñados que viven en Mendoza y ver como trabajan en la chacra, si es igual que en Bolivia”, dijo. Reconoció que en su país podría estar mejor, sin embargo no lo considera porque tiene a sus hijos grandes. “Si estuviera solo me vuelvo, la cosa está mejor que acá pero por mis hijos no puedo. Ellos ya se criaron en este país y están estudiando”, expresó. Alvarado tiene siete hijos, dos cursan en la universidad, otros están terminando la secundaria y la primaria y el más pequeño tiene cuatro años.

“Antes $ 100 argentinos se podían cambiar por 80 bolivianos y con eso vivir una semana. Ahora $ 100 pesos son 15 y no nos alcanza para un plato de comida”.
Víctor Flores
Allen

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.