Dos parientes de Mama Antula oriundos de Centenario estarán en el Vaticano para la canonización

Madre e hijo pertenecen al linaje familiar de María Antonia de la Paz y Figueroa, la primera mujer laica en llegar a santa.

La iglesia católica argentina vive por estos días una fuerte expectativa, teniendo en cuenta que se realizan los últimos preparativos para la ceremonia en la que será canonizada María Antonia de la Paz y Figueroa, la primera en llegar a santa en nuestro país. Y la región se suma a esas emociones, porque partieron desde la región dos parientes de esta mujer laica, que tuvo su mayor influencia en Santiago del Estero y Buenos Aires, donde se la recuerda como Mama Antula.

Graciela Fanti y su hijo Luis Virgilio Sánchez, oriundos de Centenario, son los representantes de la familia que partieron ya desde el aeropuerto de Neuquén y que el jueves se encontraban en CABA, a la espera del vuelo que después de las 22, los llevara hasta Roma. Allí, en la Plaza San Pedro, tendrá lugar la ceremonia este domingo 11, presidida por el papa Francisco.

En diálogo con RÍO NEGRO, Luis, abogado y escritor que por cuestiones laborales viajó antes desde Esquel, contó sobre el proceso que los trajo hasta esta instancia. Si bien en el NOA, la figura de Mamá Antula es venerada como la patrona de los milagros sencillos hace mucho tiempo, por ser beata, se esperaba con ansias la llegada de este reconocimiento. En ese camino de confirmación y chequeo de testimonios, la labor de su madre Graciela, como abogada e historiadora, fue un valioso aporte que hizo llegar a la Santa Sede, en viajes a Turín acompañada por el párroco de Villa Regina, Pedro Passino.

María Antonia era laica consagrada, no monja, aunque vestía con hábito. Nació en 1730 en Silipica, Santiago del Estero.

***

Fundadora de la Casa de Ejercicios Espirituales de Buenos Aires, nacida en 1730 en Silipica, Santiago del Estero, María Antonia falleció el 7 de marzo de 1799 en Buenos Aires. Se le atribuye formalmente un milagro, la «supervivencia milagrosa de C. P. (nacido en 1959) que sufrió un ‘ictus isquémico con infarto hemorrágico en varias zonas, coma profundo, sepsis, shock séptico resistente, con fallo multiorgánico'», informó el sitio Vatican News.

«Ingresado en la unidad de cuidados intensivos en estado comatoso, el TAC muestra un infarto muy extenso del tronco encefálico. Pronóstico poco auspicioso o muy reservado, con muy pocas posibilidades de volver a la vida normal debido a las lesiones cerebrales irreparables. Pero al cabo de unos días, mostró una notable mejoría y, tras unos meses de fisioterapia, era independiente, autónomo en su vida diaria, realizando tareas manuales normales», indicaron.

Luis y Graciela, en la previa del viaje.

***

Según los datos recabados por las autoridades, «todos los familiares y amigos del curado rezaron pidiendo la intercesión de la Beata María Antonia de San José, comúnmente llamada Madre Antula o Mamá Antula. Siete personas que no eran amigos ni familiares también rezaron por la salud del enfermo pidiendo la intercesión de la Beata Madre Antula». Y en eso se basó la autorización del papa Francisco al Dicasterio para las Causas de los Santos, para promulgar el decreto formal, que lleva a la canonización.

La delegación de Graciela y Luis se completa con más familiares que se unirán en Buenos Aires y Roma, en la previa de la ceremonia. Si bien María Antonia no tuvo hijos, por sus votos de castidad, el parentesco que los une responde a la descendencia de uno de los tíos de la beata, Juan José de Paz y Figueroa.

Foto: Gentileza Luis Virgilio Sánchez.
El Vaticano ya anticipó dónde se puede seguir la trasmisión del evento.

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios