Físicos seguirán investigando desde Bariloche

El matrimonio Huerta - Casini volvió de EE.UU.Decidió quedarse en el Centro Atómico.

15 nov 2014 - 00:00

BARILOCHE (AB).- Marina Huerta llegó de Buenos Aires a Bariloche a cursar el doctorado de Física en el Instituto Balseiro en 1996. Horacio Casini era de Rosario pero llevaba seis años recorriendo las calles del Centro Atómico, donde había hecho su carrera de grado, cuando la conoció. Ella tenía 27 años y él, 26.

La semana pasada, cuando tomaron juntos el avión que los llevó a California, no supieron cómo ocultarles a amigos, colegas y familiares que iban a recibir uno de los premios a la Física más importantes del mundo. Habían prometido confidencialidad dos meses antes, cuando les anunciaron el galardón. A la única que le contaron fue a la abuela de sus hijos, que se quedó en Bariloche a cuidarlos, porque Marina Huerta y Horacio Casini hace largo tiempo que comparten un matrimonio, además del laboratorio.

De regreso a Bariloche, compartieron con amigos y colegas, y la opinión pública a través de la prensa, los pormenores del premio y la estatuilla que recibieron: una esfera con un remolino en el centro que bien puede representar una cadena de ADN o un agujero negro.

Marina y Horacio decidieron quedarse a investigar en el Centro Atómico Bariloche (Conicet mediante) y a dar clases en el Balseiro. Ya saben lo que es vivir en el exterior porque antes de que naciera Guido, su hijo mayor, estuvieron lejos de Argentina, adonde regresaron en 2004. Santiago, de 7 años, termina de conformar la familia.

Lo que premió con el galardón New Horizons la fundación Breakthrough fue un trabajo que lleva 10 años y que ha ido publicándose en ediciones especializadas en todo el mundo. Lo de este matrimonio es la física cuántica y específicamente, “la cuántica de campos”.

Es difícil de describir pero otro egresado del Balseiro, el reconocido físico Juan Martín Maldacena, explicó así el trabajo premiado: “Lo que dice básicamente es que cuando uno mira un objeto en una región muy pequeña, se torna muy difícil distinguirlo del vacío a menos que el objeto tenga mucha energía”.

Maldacena ganó el premio mayor de la fundación Breakthrough en su primera edición y ahora forma parte del jurado que seleccionó a los que lo obtuvieron este año.

Huerta y Casini no se llevaron esa distinción mayor, sino una que, compartida con otros dos físicos, reparte 100.000 dólares.

La fundación que entrega estos premios fue creada por Mark Zuckerberg, el padre de Facebook y por el cofundador de Google Sergey Brin y el físico y magnate ruso Yuri Milner.

Como la idea de estos premios es que los científicos se sientan como las estrellas del espectáculo cuando reciben una distinción, la ceremonia fue a todo lujo en un hangar de la NASA transformado en auditorio, con invitados especiales del mundo las celebridades como Cameron Díaz, sobre cuyas curvas más de un físico les preguntó al cruzarse por las calles del Centro Atómico.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.