La desesperada búsqueda de Claudia para hallar a su hermano, un bombero de Allen

Carlos Painevil, un bombero y taxista de esa ciudad, desapareció hace once años. Desde entonces su hermana lucha para saber qué pasó ese día. Uno de los rastrillajes aportó varios elementos que luego fueron rechazados por la fiscalía.

“Tengo la ilusión de que mis papás no se vayan de esta vida sin saber qué le pasó a su hijo”, expresó conmovida Claudia, hermana de Carlos Painevil, el taxista y bombero de Allen que desapareció el 2 de junio de 2012.

Desde hace más de 11 años ella no se rinde y sigue buscando a su hermano.
El día de la desaparición, Carlos había salido a realizar un pasaje a Cipolletti y su auto fue encontrado dos días después en el barrio Confluencia de Neuquén.
“Necesitamos saber qué pasó con Carlos. Tengo mis hijos grandes que ya se preparan para seguir la búsqueda, necesitamos saber la verdad”, dijo angustiada.

La ausencia de su hermano generó mucho pesar en su familia.
“A mi papá se le deterioró su salud, tiene una diabetes emocional también mi mamá. Yo estuve muy mal, el cuerpo nos pasa factura de todo lo que sufrimos”, describió.
Carlos dejó tres hijos pequeños cuando desapareció, contó la vecina de Allen que se desempeña como portera en la ciudad.

Las fotos que Claudia tiene de los rastrillajes en 2017. Foto Flor Salto

Los hallazgos en 2017


Claudia recuerda con detalle cada rastrillaje que se realizó. En el cual más pudo participar fue en el procedimiento que se llevó a cabo en noviembre de 2017 cuando encontraron varios elementos que luego fueron rechazados por la fiscalía.

Luego de cuatro años sin avances un testigo de identidad reservada dio detalles de donde habría estado el taxista de Allen.
“Dijo que mi hermano había estado en una chacra, que lo golpearon hasta matarlo y lo llevaron envuelto en una lona de un bote al otro lado río”, recordó.
Los datos señalaban a una chacra sobre el Acceso Biló, al sur de la Ruta 22 y a un puesto ubicado en el margen sur del río Negro, en Allen.

La familia brindó esta información a la fiscalía de Allen y desde el Ministerio Público se solicitó el servicio de un perito que realizaba rastrillajes con perros, señaló la hermana del hombre desaparecido.
Los canes comenzaron la búsqueda primero en la chacra ubicada sobre el Acceso Biló que era alquilada por horticultores. Allí se encontraron manchas de sangre dentro que luego fueron peritadas. Sin embargo, los peritos de la fiscalía determinaron que era sangre de animal, contó Claudia.

Luego los perros guiaron la búsqueda a una casa lindante donde se encontró una bolsa de nylon que tenía un casquillo calibre 22, cabellos sueltos y una moneda.
Según la familia, la fiscalía dijo que no se podía cotejar el ADN de los cabellos,
que no tenían los recursos necesarios, que la provincia no estaba preparada para eso.

El tercer lugar fue el puesto ubicado en la orilla del margen sur del río Negro, cerca del barrio Costa Este. Allí encontraron una gorra de bomberos, dos pedazos de tela negra (de un uniforme de bombero), dos guantes tipo construcción, dos botas de bombero, una media y un sobre de tela con un billete de cinco pesos.

También los perros hallaron una bengala y una lata de gaseosa de naranja. “A mi hermano le gustaba la gaseosa de esa marca”, comentó Claudia.
Se encontró además un cobertor que cubría una lancha con la cual supuestamente habrían trasladado de la chacra al puesto a Carlos. Otros elementos fueron un cuchillo tipo carnicero, un pedazo de soga verde de casi dos metros de largo y una bala calibre 22.
El último hallazgo fue la lancha en el domicilio de la persona que en ese momento era el dueño donde hallaron debajo del asiento un pedazo de papel escrito con una lapicera azul con el nombre “Carlitos”.

A pesar de todos estos hallazgos, la familia señaló que ninguno de estos elementos fue tomado en cuenta por la fiscalía para avanzar con la investigación.

Carlos dejó tres hijos pequeños cuando desapareció. Foto Flor Salto

Los cuestionamientos


Claudia no desiste en la búsqueda y a sus 45 años sigue luchando para dar con Carlos. Al menos cinco fiscales pasaron por la causa que sigue abierta, confirmaron desde el Ministerio Público.

Sin embargo ella criticó duramente el trabajo realizado por la fiscalía. Incluso contó que denunció a uno de los fiscales ante la Magistratura de Río Negro por su proceder en la causa pero desde la Procuración General le informaron que el expediente de la denuncia estaba en Bariloche, detalló.

“Todos los familiares de desaparecidos en la provincia necesitamos una comisión de búsqueda no por un día sino hasta que se encuentren a las personas. Si no tienen las herramientas necesarias ¿cómo van a poder buscar?”, criticó severamente. 


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios