La mediación en Río Negro: un atajo contra los tiempos judiciales

La pandemia aceleró la reglamentación del proceso jurídico. Hoy es una herramienta clave para forjar acuerdos más afectivos y atractivos que un fallo.

Río Negro fue la primera provincia en reglamentar, en pleno aislamiento por el Covid-19, las audiencias virtuales. Desde entonces se desplegaron mayores herramientas para lograr acuerdos más afectivos. A pesar de que en la actualidad las reuniones son presenciales la pacificación se impone por sobre el litigio. Se trata de una herramienta gratuita que ofrece el Poder Judicial.

Una mujer fue compensada económicamente una vez finalizada una unión convivencial de veinte años, en El Bolsón. En Roca, un padre participó de un encuentro de mediación y terminó pagando los estudios universitarios a su hija. Una niña también logró el reconocimiento paterno, a pesar de que el progenitor había muerto en un hecho violento.

Un hombre que reside en Chile participó de manera virtual en un proceso de mediación en el que pudo alcanzar un acuerdo para cumplir con el pago de alimentos en favor de su hijo.

El proceso comenzó a partir de una demanda que la madre había instado, en principio, contra la abuela paterna. Gracias a las mediaciones virtuales lograron conectar al papá desde el país vecino. Un hermano mayor de edad pidió un régimen de comunicación con sus tres hermanos y su hermana no convivientes. Llegaron a un acuerdo con su madre y podrán visitarse tres veces por semana.

Un padre de Roca reconoció voluntariamente a su hijo en una mediación. Tres hermanos acordaron un régimen de cuidado compartido de su madre, que es adulta mayor.

Los métodos autocompositivos de resolución de conflictos son una política que el Poder Judicial viene encarando desde hace muchísimos años.

Una mediación de Cipolletti logró recomponer la comunicación entre hermanos: uno atraviesa la vida con el desafío de la discapacidad. Todos los casos tiene un buen final y eso se debe a que la mediación “es un espacio de diálogo componedor de intereses. Allí la persona se tiene que ir conforme, no resignada”, contó una mediadora de Cipolletti con muchísima experiencia. La profesional incluso ha logrado destrabar conflictos institucionales.

Los métodos autocompositivos de resolución de conflictos son una política que el Poder Judicial viene encarando desde hace muchísimos años. Sin embargo desde la pandemia en adelante el Superior Tribunal de Justicia fijó un objetivo: lograr mayores acuerdos en mediación y conciliación y disminuir la cantidad de juicios.

“En un juicio siempre hay una parte ganadora y otra perdedora. Es largo, costoso y con instancia de revisión. En la mediación las dos partes ganan y el acuerdo queda homologado de inmediato”, insistió la mediadora al hablar de las bondades que ofrece el espacio.

El Poder Judicial cuenta con Centros Integrales de Métodos Autocompositivos de Resolución de Conflictos en las cabeceras de las ciudades. Además tiene delegaciones descentralizadas, en otras regiones.

– Celeridad: la mediación permite acortar los tiempos jurídicos y facilita el acceso a la justicia. – Efectividad: buscan consenso en la resolución generalmente genera satisfacción para ambas partes. Diferente a lo que ocurre con una sentencia. – Accesibilidad: la mediación acrecienta el acceso a la justicia para los ciudadanos de bajos recursos. La instancia es obligatoria para los fueros de Familia y Laboral, salvo en casos de violencia de género.

En este tiempo, se ha fortalecido el trabajo de la defensa pública, un equipo de defensores y defensoras que asisten a las personas en mediaciones. Las estadísticas demuestran que en el Alto Valle, en el periodo febrero – octubre, se duplicó el trabajo de la defensa pública en las mediaciones. A través de este servicio, la mediación es gratuita puesto que los costos para el pago de mediadores y mediadoras los asume el Estado.

Desde la pandemia en adelante cada vez se incrementan más los casos que se resuelven en mediación. Los números son alentadores para las personas que apuestan a los métodos autocompositivos.

En los temas laborales, el Poder Judicial también ofrece el servicio de conciliación que es muy utilizado sobre todo para relaciones informales y despidos. Las y los trabajadores terminan con un buen acuerdo y así evitan la necesidad de ir a juicio, con lo que ello implica.

Los temas en los que se recurre a la mediación son diversos. El Poder Judicial fijó la instancia obligatoria para el fuero laboral, patrimoniales y de familia, salvo la violencia de género que no es mediable.

Existen muchísimos acuerdos por cuota alimentaria y temas que hacen a la dinámica familiar pero también se ha llegado a pactar, por ejemplo, cuestiones que hacen al cuidado compartido de las mascotas.

“Los conflictos, por la situación actual, se vienen complejizando y por eso las mediadoras y mediadores tenemos que ofrecer mayores herramientas para generar buenos espacios de diálogo. Lo importante es eso, la escucha, la empatía, la pacificación: cuando se logra ese equilibrio el acuerdo llega solo”, cerró una profesional.

Dato

1628
mediaciones y 204 conciliaciones laborales se registraron en el primer semestre de 2022

22
organismos distribuidos en toda la provincia de Río Negro ofrecen métodos de autocomposición.

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios