«Los hermanos sean unidos», una mediación consiguió remendar el diálogo de una familia del Alto Valle

"Cristian", un joven con discapacidad, aislado en la casa familiar, debió abandonarla a raíz de un malentendido con su hermano luego de que sus padres murieran. Tras una mediación recuperó su hogar.

Una mediación logró recomponer la comunicación entre dos hermanos del Alto Valle. Uno de ellos vive con el desafío de tener una discapacidad y a raíz de un malentendido con su hermano debió abandonar la casa que en la que vivían junto a sus padres previo a que estos murieran.

«La vida de Cristian no fue un sendero llano, pues no solo debía enfrentar las limitaciones impuestas por su condición, sino también lidiar con la desolación al perder a sus progenitores» explicó el Poder Judicial sobre el caso. Cristian es el seudónimo que le pusieron para resguardar su identidad.

Siendo mayor de edad, luchaba por completar sus estudios primarios. Aislado en la casa familiar, debió abandonarla a raíz de un malentendido con su hermano. La mediación surgió como un faro, ofreciéndole un hogar y el abrazo cálido de la contención.

Con lenguaje sencillo, en la mediación se logró «tejer un acuerdo en una localidad del Alto Valle. Su propósito, brindar a Cristian una existencia de mayor plenitud» manifestaron desde el organismo.

En una primera instancia, el Poder Judicial avaló la figura de apoyo para el joven, reconociendo sus limitaciones. Dos tíos, testigos del tiempo, se convirtieron en pilares fundamentales para Cristian durante el proceso judicial y las etapas posteriores. Sin embargo, el joven supo mantener una rutina en la soledad de la casa familiar. A medida que el proceso de sucesión se desplegaba, comprendió que debía dejar su hogar.

En ese crítico momento, la defensa pública del Alto Valle emprendió una mediación para hallar una solución habitacional. Una mediación proporcionó un espacio de consuelo y escucha. Allí se hilvanó un entendimiento entre el hermano y los tíos, quienes ejercían un apoyo crucial.

Como fruto de aquella reunión, se robustecieron los hilos de comunicación en la familia. Cristian, a pesar del curso del trámite sucesorio, vio la posibilidad de regresar al hogar familiar. Su hermano se comprometió a construir puentes, a crear herramientas que facilitaran un diálogo amable y comprensible, ajustado a las limitaciones de su ser querido.

«La mediación, es parte de la esencia de la política judicial. Una senda que conduce a soluciones que encajen para todos los involucrados. Es gratuita, obligatoria en ciertos asuntos y mucho más ágil que el sistema litigioso tradicional» aseguraron desde el Poder Judicial.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios