La nieve causó complicaciones en sectores de Bariloche

Volvió a nevar sobre la ciudad y hubo trastornos en barrios del Alto y de la zona oeste. Las clases no se suspendieron, pero por el paro de ATE casi no hubo actividad en las escuelas públicas.

La segunda jornada consecutiva de nevadas y lluvias que afectó a esta ciudad causó complicaciones a quienes debieron salir obligadamente de sus viviendas, porque las calles y aceras estuvieron anegadas y mantener los pies secos fue una misión casi imposible.

Las clases no se suspendieron, pero los chicos en su mayoría igual fueron avisados de que no concurran porque hubo paro de porteros y la mayoría de los establecimientos estuvieron sin actividad.

De todos modos miles de barilochenses tuvieron que afrontar la tormenta y salir de sus hogares por razones tan variadas como sus compromisos laborales, un trámite impostergable, un turno médico o para presentarse al reparto de las garrafas sociales del plan Calor provincial, que comenzó hoy.

Los chicos y chicas son los que más disfrutan cada nevada en Bariloche. (Foto Alfredo Leiva)

En el barrio Vivero el camión de la empresa contratista descargó 70 garrafas. Entre quienes se acercaron al punto de distribución estuvo Sergio Marín, quien no llevó gas para él sino para dos vecinas que le pidieron el favor, ya que es de los pocos en el barrio que cuenta con un vehículo apto.

“Este año hice todo el trámite pero a mí no me dieron -contó-. Tengo cuatro hijos y la verdad que la garrafa gratis es necesaria, porque en los comercios cuesta 900 pesos. Presenté todo y no sé muy bien por qué no me aceptaron”.

En algunos barrios se acumuló una capa de algunos centímetros en las calles lo que obligó a caminar con precaución. (foto Alfredo Leiva)

Lo acompañó una de sus vecinas, que sí se presentó con el vale tramitado previamente y pudo retirar su cilindro. Aseguró que es “una ayuda muy buena” la garrafa semanal que les asegura la provincia y también valoró el transporte facilitado por el Marín, porque el día y horario de reparto son fijos y no es fácil llevarse la garrafa a pie en medio de la nieve.

El programa de garrafas fue anunciado días atrás por la gobernadora Arabela Carreras y beneficia en esta ciudad a 3.960 familias que no cuentan con gas natural. Las mismas familias, en muchos casos, reciben también la leña del plan Calor municipal, que la semana pasada comenzó la entrega con un ajustado cronograma barrial.

Hubo conductores que optaron por no sacar el auto a las calles para evitar dolores de cabeza. (foto Alfredo Leiva)

Algunos de los consultados señalaron que la principal preocupación no es la nevada, bastantante menos abundante que la registrada a fines de abril, sino las fuertes heladas anunciadas para mañana y pasado. “Con nieve te movés, pero cuando se hiele todo esto, ahí te quiero ver”, dijo Sergio Marín.

La nevada que se inició en la noche del lunes y continuó hasta el mediodía de ayer en forma discontinua fue muy húmeda y llenó las calles de barro y grandes charcos. Una de las zonas más afectadas fue villa Los Coihues, donde algunos autos sufrieron despistes en las cunetas, aunque el transporte funcionó sin contratiempos.

Si bien la acumulación no fue mucha, algunos coihuenses como Catriel Heis se apuraron a sacar la nieve del ingreso a su vivienda. “Desde la junta vecinal anunciaron que va a pasar la máquina y entonces salí a palear la nieve, porque después tedejan un montículo, se hiela y no la sacás más”, explicó.

Sacar la nieve de los accesos a los domicilios es la postal clásica de cada nevada en Bariloche. (Foto Alfredo Leiva)

Heis trabaja en un sanatorio céntrico. Aseguró que las calles estaban “bastante transitables” y que a la mañana temprano pudo salir sin dificultad. Dijo que “el parámetro es el colectivo, si la gente ve que puede entrar al barrio sabe que puede manejarse en auto sin problemas”.

La actividad escolar fue muy menguada por la medida de fuerza de ATE, que involucró al personal auxiliar. La directora de la escuela 310 del barrio Arrayanes, Susana Casas, dijo que a la mañana no tuvieron clases por esa razón. Luego sí habilitaron el comedor y a la tarde hubo talleres “para algunos grados”. Señaló que en días con tanta agua y nieve en las calles los chicos que van a la escuela a pie suelen llevar calzado y medias de repuesto para cambiarse y no permanecer mojados.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios