Meraxes: el terror de los dinosaurios fue hallado en Villa El Chocón

Es de los dinosaurios más grandes registrados y uno de los carnívoros más antiguos que se conocen. Es primo hermano del Gigantosaurus Carolinii. Los restos encontrados son un cráneo casi completo de 127 centímetros, la escápula, la pelvis, vértebras, patas, tibia y peroné, tobillos y brazos.

El museo Ernesto Bachmann de Villa El Chocón presentó ayer un nuevo hallazgo paleontológico, de alto valor para las investigaciones que se vienen realizando. Se trata del gigante reptil prehistórico: Meraxes Gigas, gran devorador de dinosaurios.


El evento se llevó a cabo a las 12 en el auditorio del edificio y se desarrolló en simultáneo vía Zoom, desde la tierra de los gigantes, Buenos Aires y Estados Unidos. Además del equipo de investigación, estuvieron presentes el intendente de la localidad, Nicolás Di Fonzo y el ministro de Turismo de la Provincia, Sandro Badilla.

El descubrimiento de este ejemplar se realizó a partir de un convenio entre el equipo paleontológico del Museo “Ernesto Bachmann” de El Chocón, el área de Paleontología de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara y The Field Museum.

El intendente Di Fonzo y el ministro Badilla. Agradecieron al equipo y revalorizaron la región paleontológica. “De la mano del esfuerzo del trabajo de la ciencia, de los proyectos y realizaciones, es cómo hoy tenemos la posibilidad de vivir este gran momento”, exclamó con orgullo el jefe comunal.

El hallazgo de los fósiles se remonta al 2012, en un campo situado a poca distancia de la costa norte del embalse Exequiel Ramos Mexía, llamado el Cañón de las Campanas. “Es un lugar que hemos visitado desde el 2007 y que nos ha dado muy buenos resultados, con muchos afloramientos que están llenos de fósiles”, manifestó el paleontólogo investigador del Conicet que lideró el estudio, Juan Canale. La extracción de los grandes huesos de Meraxes Gigas tomó cuatro campañas anuales de dos a cuatro semanas cada una.

Luego del trabajo de campo que demandó la utilización de diferentes técnicas de extracción, se dedicaron a la preparación en el laboratorio, donde los técnicos del museo se dedicaron a separar, artesanalmente y con paciencia, los fósiles de las rocas. Se pudo notar que los huesos se encontraban en una posición relativa entre sí.

Se trata de un dinosaurio carnívoro dentro del grupo de los terópodos y se caracteriza por ser de la familia de los carcarodontosauridos. Los restos encontrados son un cráneo prácticamente completo de 127 centímetros, la escápula, la pelvis, vértebras, patas, tibia y peroné, tobillos y brazos. Solo le falta la mandíbula. “El estado de preservación del dinosaurio es excelente”, remarcó Canale.

El paleontólogo agregó que la garra del dedo interno del pie es muy grande. “Se desconoce el uso de la garra para estos dinosaurios. Eso está en materia de discusión pero es un detalle muy novedoso”, dijo.

Meraxes Gigas es de los dinosaurios más grandes registrados y se halla entre los carnívoros más antiguos que se conocen. Además, es el esqueleto más completo conocido para un carcarodontosáurido sudamericano. Este detalle no es menor ya que encontrar restos casi completos permite tener un conocimiento mucho más acabado de su morfología, hábitat, era histórica en la que vivió, condiciones de vida y causales de muerte, entre otras cuestiones científicas.

Hay muchos registros en Sudamérica y África y un representante de esta familia es el Gigantosaurus Carolinii. De todos esos especímenes nunca se había encontrado uno que tenga brazos y piernas completos y un cráneo casi íntegro.

“Las últimas especies que aparecieron llegaron a tamaños gigantescos”, informó Canale. Son animales con cabezas mucho más grandes con respecto al cuerpo y tienen brazos pequeños. El paleontólogo aseguró que todo lo que necesitaban hacer para depredar lo hacían con la cabeza.

El espécimen alcanzaba unos 11 metros de longitud y pesaba 4.200 kilos. Murió aproximadamente a los 45 años de edad, convirtiéndose en uno de los dinosaurios más viejos encontrados en el mundo. Estos tenían la peculiaridad de crecer de a poco, pero durante toda su vida.

En cuanto al nombre del dinosaurio, Meraxes refiere al nombre de un dragón creado en la serie de libros “Canción de Hielo y Fuego” del escritor George R.R. Martin, los cuales fueron llevados a la televisión con la mundialmente conocida serie ”Game of Thrones”.

Meraxes Gigas incrementa la diversidad de terópodos conocidos para la Formación Huincul y agrega una nueva especie de depredador gigante para el Cretácico de América del Sur. Representa también el primer carcarodontosáurido con cráneo, brazos y pies muy completos. Además, Meraxes Gigas brinda información acerca de la relación entre los cráneos enormes y los brazos diminutos en los mayores dinosaurios carnívoros del mundo.

En números

45
años estiman que tenía este especímen al momento de morir en una zona barrosa, cercana a un río.

4.200
kilos es el peso que estimaron los investigadores. Tenía una longitud aproximada de 11 metros.

Un tesoro de principios del Cretácico Superior

Argentina es una especie de paraíso de los fósiles, debido a que el 70% del territorio es árido y muestra las rocas y su contenido a simple vista. El lugar donde se encontraron los fósiles se denomina “El Cañadón de las Campanas” y dista unos 20 kilómetros de El Chocón, provincia de Neuquén. En la zona afloran rocas conocidas como Formación Huincul, depositadas a principios del Cretácico Superior (de unos 93 a 96 millones de años de antigüedad).

“Era un lugar que prometía mucho, ya habíamos encontrado varias cosas por lo cual organizamos un trabajo de campo para el 2012”, indicó el paleontólogo, Juan Canale.

El dinosaurio carnívoro Meraxes Gigas murió en una zona barrosa cercana a un río y sus restos se fosilizaron en ese mismo lugar. Luego, las circunstancias produjeron la desaparición de varios huesos, sin embargo, los que quedaron se hallaron en parcial articulación.


Aunque los huesos de este dinosaurio quedaron enterrados en un lodo, el curso del río cambió y trajo arena, depositando encima del nivel barroso de los huesos una gruesa capa, que se transformó en dos metros de roca arenisca, y debió ser perforada para retirar los huesos.

La extracción de los grandes huesos de este animal tomó cuatro campañas anuales de dos a cuatro semanas cada una y contó con la participación de numerosas personas como los autores del trabajo científico, técnicos y estudiantes.

El trabajo llevó mucho tiempo porque era arcilla muy dura y difícil de romper. Canalle detalló que utilizaron martillos eléctricos, cinceles y una cortadora de rocas. También, vecinos de la comunidad ayudaron con vehículos para trasladar los fósiles encontrados.

Se destacó el buen estado de conservación de los fósiles encontrados. (FOTOS: Florencia Salto)

Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora