Exclusivo Suscriptores

Microbasurales en el Alto Valle: una lucha que no siempre encuentra eco entre los vecinos

En Roca, Allen y Regina los vecinos usan lugares que no están habilitados para arrojar desechos, generando focos de contaminación. Los municipios tienen diferentes procesos para tratar los residuos.

En uno de los ingresos a Roca sobre Ruta 6 y Jorge Newbery, hay un basural ilegal, que a pesar de las constantes normativas y limpiezas que realiza el Municipio no ha podido ser erradicado.

Allí se ven grandes marcas del paso de las máquinas retroexcavadoras de la comuna, que según los vecinos trabajan todos los meses. Sin embargo se puede ver una gran cantidad de residuos domiciliarios: pañales, botellas, latas, restos de comida, bolsas, desodorantes y colchones, entre otros.

Los microbasurales son un problema regional que generan focos de contaminación. La misma situación se da en Allen donde los vecinos en vez de arrojar sus residuos hasta el espacio habilitado prefieren hacerlo en las cercanías. En Villa Regina también se repite esta situación, incluso se llevan carteles que advierten sobre esta práctica ilegal.

César vive sobre la calle Pública A 58B, a media cuadra del ingreso a Roca donde se forma ese basural clandestino. El hombre contó al Diario Río Negro que la gente se acerca por la noche a tirar sus residuos a pesar de que hay una normativa que lo prohibe. “No solo eso, también tiran perros muertos y perras embarazadas”, apuntó.

La gente se acerca por la noche para tirar su basura. Foto: Andres Maripe.

“La Municipalidad siempre está presente. Vemos a los trabajadores sacando las bolsas del lugar, pero los vecinos no ayudan y es difícil de controlar”, señaló y agregó que “por la noche prenden fuego las cosas y se llenan las casas de humo. No podés sacar la ropa afuera ni abrir las puertas y ventanas”.

En verano el olor se intensifica. Las moscas abundan y los perros sueltos también. César además dijo que entre los vecinos echaban a la gente que iba desde afuera para tirar cosas. ”El otro día vi a uno que se acercó y les dijo ‘¿qué hacés?’. Y el hombre tomó su auto y se fue”, contó.

El “zanjón”

La misma situación se repite en el conocido “zanjón”,  un vertedero en la zona norte de Roca, que tiene unas 18 cuadras de largo, donde familias viven entre la basura y conviven con el humo de la quema de residuos que genera una gran contaminación. El drama ocurre entre las calles Cristóbal Colón y El Gavilán, limita con el Penal 2, Barrio Nuevo y Quinta 25 de Roca.

El lugar está lleno de basura de todo tipo: plásticos, vidrios, chapas, botellas, pañales, verduras y hasta perros muertos.

Las personas prenden fuego la basura y el lugar está repleto de humo. Foto: Andres Maripe.

Un hombre que decidió no revelar su identidad señaló que todos los días va para poder rescatar elementos de reciclaje que pueda vender. Trabajó toda su vida en empresas hasta que en el año 2021 se quedó sin trabajo.

Luego de la pandemia comenzó a realizar trabajos de construcción en una casa que está ubicada en frente del basural. Desde allí pudo ver cómo la gente se acercaba a buscar diferentes cosas. “Ví que con eso podía hacer unos pesos  y empecé”, dijo.

Así comenzó a juntar papeles, cartones, plásticos y hierros.

Si bien hay una ordenanza que dispone que allí pueden arrojarse elementos inertes, el espacio es utilizado para tirar comida, zapatillas, ropa, juguetes y otros elementos que los vecinos buscan comercializar.

Un trabajo a fondo

“Volvimos a limpiar ese lugar hace unos días pero vuelven a ensuciar”, señaló la directora de Ambiente de la Municipalidad de Roca, Laura Juárez.

La funcionaria hacía referencia al ingreso de Roca sobre Ruta 6 donde los vecinos arrojan todo tipo de residuos al costado de la calzada.

Juárez remarcó que esa zona no está habilitada para disponer basura.

A raíz de esta situación se han intensificado las inspecciones. “Estamos realizando revisiones sorpresivas y labrando actas a las personas y las empresas que encontramos arrojando residuos”, señaló.

La directora también comentó que esas propiedades son fiscales y que han intentado notificar a los dueños. “Les comunicamos que hay una ordenanza que prohíbe el arrojo de residuos y que ellos tienen que darle un destino a su terreno o caso contrario limpiarlo”, mencionó.

Si no se cumple esto el Municipio puede aplicar la ordenanza 1022 “de terrenos baldíos. Cada dueño debe mantener la limpieza es obligación, caso contrario la Municipalidad notifica, se espera diez días reglamentarios y la limpieza empieza a correr por cuenta de los propietarios”, explicó.

Los vecinos arrojan los carteles que prohiben tirar basura. Foto: Andres Maripe.

Informó que además de arrojar basura muchos quitan los carteles que prohíben esta práctica.
“Estamos nuevamente haciendo cartelería para colocar en ese lugar porque es la entrada de nuestra ciudad y no nos gusta que esté así”, expresó.

La directora comentó que en 2021 hicieron un relevamiento de basurales clandestinos y detectaron 41 lugares, unos muy grandes y otros de menor tamaño.

“Algunos logramos erradicarlos y otros que son críticos, duran un tiempo limpio y vuelven a repetirse” las infracciones, señaló.

Juárez detalló que en la zona del ingreso a la ciudad, en el barrio de las 210 Viviendas han trabajado en profundidad.

“En el triángulo que se forma en la Jorge Newbery y Damas Patricias había bolsitas que llegaban por voladura y también le pasamos la máquina”, dijo.

Además “encausamos una zanja del desagüe paralelo a la Ruta 6 que comienza en la gomería hacia calla Evita. Todo eso también lo limpiamos porque estaba muy lleno de residuos y todos los costados de la Ruta 6 y, la rotonda hasta la Damas Patricia”, señaló.

La funcionaria comentó que han trabajado en otros microbasurales. Uno ubicado sobre calle Álvaro Barros que va desde Ruta 22 a Lago Lácar. “Desmontamos todos los tamariscos que había ahí para evitar que siga formando el basural”, señaló.

También la semana del 25 de septiembre tienen planificado ir a la zona rural, cerca Chacra Monte.
Otro lugar que hemos logrado erradicar, es la calle Cervantes. Después de muchas veces de ir a limpiar ya no tiran residuos como antes”, dijo.

Plantas de residuos

Juárez detalló que en la ciudad funcionan las plantas I y II para tratar los residuos.
A la Planta I van los elementos de los Puntos Limpios que vienen separados. Estos materiales son usados por la cooperativa de recicladores como chatarra, cartones, plásticos, metales como latas y vidrio.

Mientras que en la Plata II van los desechos domiciliarios que no han sido separados y se utilizan como relleno sanitario.

En Roca hay 58 Puntos Limpios señaló la funcionaria.

Las plantas están abiertas a los vecinos todos los días de 7 a 19 para que puedan disponer sus residuos, informó.


Comentarios