Nueva marcha por el crimen del carnicero en Cipolletti: el doloroso reclamo de justicia

Por el hecho solo está detenido el taxista Mauro Sepúlveda, a quien la familia del comerciante le exige que declare. La movilización comenzó a las 17 y se trasladó a la sede de la Oficina Judicial Penal de la ciudad.

En medio del dolor por su pérdida, familiares, amigos y allegados de Franco Lagos, el carnicero asesinado de un disparo en el barrio Costa Norte, marcharon nuevamente este viernes en Cipolletti para exigir justicia y el esclarecimiento del hecho, que volvió a poner sobre la mesa la discusión por la inseguridad en la ciudad.

La movilización, convocada a través de las redes, comenzó alrededor de las 17 en el centro cipoleño y se trasladó hasta la sede de la Oficina Judicial Penal. Además de las personas más cercanas a la víctima, también acompañaron el reclamo vecinos del sector donde ocurrió el crimen.

Karina, una de las hermanas del comerciante asesinado, encabezó la marcha, tal como sucedió el viernes pasado, y con un altoparlante reiteró el pedido de justicia.

Por el hecho, hay un solo detenido, Mauro Sepúlveda, quien está apuntado por los investigadores como el encargado de trasladar a los asaltantes hasta la carnicería, a bordo de un taxi. Días atrás fue imputado como participe en el homicidio y quedó con prisión preventiva por un periodo de cuatro meses.

En la concentración de la semana pasada, la familia de Lagos le exigió que declare y aporte datos para terminar de esclarecer el crimen, que dejó a una mujer viuda y a dos pequeños sin su padre. «Ponete en el lugar de nosotros», había reclamado en aquella ocasión Karina, frente a la comisaría Cuarta en la que el taxista permanece detenido.


Cómo sigue la causa por el crimen del carnicero en Cipolletti


Hace dos semanas se realizó la formulación de cargos contra el único acusado en la causa que investiga el crimen de Franco Lagos, comerciante del barrio Costa Norte de Cipolletti.

Se trata de Mauro Agustín Sepúlveda, conductor de un taxi Renault Logan blanco indicado como el utilizado por los otros tres sujetos que ingresaron a la carnicería y dispararon contra la víctima, con su familia presente. La jueza de Garantías, Sonia Martín, le impuso prisión preventiva por cuatro meses.

Durante la audiencia, la fiscalía presentó los datos otorgados por los testigos y las primeras pruebas que ubican a Sepúlveda en el lugar y momento del brutal crimen.

Los testimoniales indican que la víctima había acusado a su familia y cercanos un faltante de dinero en la caja del negocio, así como que su principal sospecha recaía sobre un conocido de apellido Cerda.

Entre los testigos están la pareja de Franco Lagos con quien tienen dos hijos y que fueron reducidos por los tres atacantes, al igual que un cliente conocido, de apellido Moraga, que estaba en el local junto a su pequeña hija. Estos últimos, también fueron amedrentados y escucharon el disparo que mató al comerciante.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios