Paso de los Manzanos, el primer puente sobre el arroyo Durán de Neuquén

Se construyó en 1932 sobre el arroyo Durán y su intersección con la actual calle Bejarano de Valentina Sur. Fue levantado por el español José Altuna, constructor también de La Castellana.

La calle Bejarano parece ser una guardiana fiel de bienes históricos de la ciudad de Neuquén. A pocos metros de la exruta 22 protege con una tupida alameda a la Torre Talero. Mil metros más al sur, donde la troncal se encuentra con el arroyo Durán, en el barrio Valentina Sur, rodeado también de espesa arboleda, se esconde el Paso de los Manzanos, un puente de fino diseño arquitectónico, que como tantos sitios antiguos pelea por no desaparecer.

Fue construido en 1932 a pedido de Manuel Riba Ballesteros, por José Altuna, un español que anduvo por estas tierras y quien construyó también la casona La Castellana y sus impresionantes puentes colgantes.

Por aquellos años era muy utilizado por los vecinos, ya que era el único ingreso a la Colonia, que en esos momentos tenía un código postal propio y abarcaba los barrios Valentina Sur y Norte. También era utilizado para el cruce lo los camiones que trasladaban manzanas en épocas de cosechas.

Era además, un sitio donde muchos vecinos iban durante las noches cálidas a pescar y como todo lugar histórico tiene también sus anécdotas.

El grupo “Neuquén del Ayer”, integrado por vecinos y vecinas disputas a preservar la historia de la ciudad capital, rescataron las fotos del olvido y comenzaron a surgir historias. “Decían que hace muchos años, por las noches cuando iban a pescar aparecía un toro de las aguas del arroyo. Los pescadores rajaban, hasta dejaban las cañas” recordó Héctor Frades.

Íbamos con algunos de mis hermanos y otros pibes del barrio a bañarnos al arroyo y buscábamos algunas nutrias”, agregó Sergio Aguilar. Una imagen tan difícil de pensar en estas épocas en las que el Durán en esa zona, redujo considerablemente su caudal por el avance de los loteos y se encuentra en todo su recorrido, contaminado por los desbordes cloacales.

La ordenanza 12.145, sancionada en mayo de 2011, por el Concejo Deliberante de Neuquén, lo declaró Patrimonio Urbanístico y Arquitectónico de la ciudad.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora