Vuelven a postergar el inicio de clases en Villa Traful, ahora por presencia de roedores

Primero fue una obra en ejecución en el edificio lo que postergó el comienzo de clases presenciales.

La escuela primaria 111 y el CPEM 91 de Villa Traful iban a empezar ayer con el dictado de clases presenciales, casi un mes después que en el resto de la provincia, pero la limpieza “a fondo” del edificio que comparten detectó la presencia de roedores y obligó a disponer otra postergación.

Los directivos pidieron la inmediata desinfección y los padres “autoconvocados” que habían reclamado con insistencia por la normalización de clases manifestaron su disgusto por la nueva dilación.

Igual Gabriela Canale, madre de un alumno de séptimo grado, dijo que “los docentes hacen todo lo que está a su alcance” y buscan la forma de no perder contacto con los chicos. “Con todo lo que pasó, ahora tenemos ésto de las ratas. Hay que aguantar, no hay otra, pero parece que la solución está encaminada”, afirmó la mujer.

La directora de la escuela primaria, Marta Oropeza, dijo que la ansiedad es grande tanto entre los padres como los alumnos y docentes. “Todos están desesperados por volver”, reconoció. Pero sostuvo que los temas de infraestructura la exceden y su trabajo es “exclusivamente pedagógico”.

Entendió que el viernes tendrán todo listo para iniciar las clases en las aulas originales, que permanecen vacías desde el año pasado. Ambas escuelas comparten un mismo edificio, afectado por una obra de ampliación que se extendería hasta agosto próximo.

En un principio Educación propuso instrumentar clases virtuales hasta esa fecha, y luego ideó un esquema de emergencia con clases presenciales en espacios prestados, con diagramas de rotación porque no alcanzan para todos. Pero los padres manifestaron su disconformidad, con protestas públicas y una nota a la Defensoría del Niño, Niña y Adolescente, lo cual obligó al ministro de Educación, Osvaldo Llancafilo a presentarse en Traful para escuchar los planteos y ofrecer soluciones.

Finalmente se acordó volver al edificio propio, luego de levantar un vallado de paneles para separar la obra en ejecución de la parte no intervenida, a fin de evitar accidentes. Con ese trabajo terminado solo faltaba la limpieza, pero el persona auxiliar encontró excremento de ratas, lo cual volvió a alterar los planes.

Ya habíamos hecho la mudanza de materiales y tenemos todo en regla: la electricidad, el gas, el tanque de agua apto. Pero la escuela estaba muy sucia y en la limpieza general apareció esto, lo cual nos obliga a esperar unos días más”, dijo la directora.

Señaló también que la visita de las autoridades provinciales permitió resolver otra carencia, relacionada con el alojamiento de los docentes, ya que faltan casas institucionales y los alquileres en Traful son caros y escasos.

Según la directora, ayer firmaron acuerdos para asegurar vivienda a dos docentes que esperaban solución. Entre ambas escuelas tienen unos 160 alumnos que, según subrayaron los padres, enfrentan serias dificultades para mantener vínculo virtual con los docentes por las limitaciones y el costo del servicio de internet.

Gabriela Canale dijo que su hijo y los compañeros trabajan con cuadernillos impresos e “incluso un sábado fueron citados por la maestra en la plaza para que puedan preguntarle las dudas”. Pero insistió en que el reclamo de los padres es la restitución de las clases presenciales, con los cursos completos.

Al ministro Llancafilo aprovecharon para transmitirle la necesidad de que se proyecte un edificio propio para la escuela secundaria deTraful, que contemple el crecimiento de la localidad.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios