Sopleteros prenden fuego una oficina

Se llevaron el contenido de una caja fuerte de la oficina de Benito Roggio en Neuquén.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

#

NEUQUÉN (AN) - Cuando los bomberos entraron ayer por la tarde a las oficinas que Benito Roggio tiene en el centro de Neuquén para apagar lo que parecía ser un simple incendio, se encontraron con un problema mayor: la caja fuerte había sido sopleteada por delincuentes que luego quisieron incendiar el lugar aparentemente para que no quedaran huellas. El humo negro que pronto se expandió a otras oficinas y el edificio de al lado puso en vilo a los vecinos. A las cuatro de la tarde, el humo hizo evidente el incendio en el edificio de dos plantas de la esquina de Rivadavia y Córdoba, donde hay un restorán y, en el primer piso, las oficinas de Benito Roggio, que en la ciudad de Neuquén tiene la concesión de los pasajes de colectivos. Además hay un estudio jurídico y otra oficina, que comparten la planta baja con el restorán. Es la misma oficina, fortificada, donde funcionaba la empresa Sistemas Prepagos, Sipre, que tuvo antes la concesión del boleto. Los bomberos entraron por el edificio lindante, porque la puerta principal estaba cerrada. El temor era que el fuego, declarado en el primer piso, se extendiera hacia los locales de abajo, incluso porque un depósito del restorán suele tener material sumamente inflamable. Luego una empleada de la empresa llegó hasta el lugar y abrió el ingreso desde la calle. Aparentemente, lo que estaba ardiendo era una fotocopiadora, lo que explica el color y la densidad del humo. Cuando apagaron el fuego, los bomberos se dieron cuenta de que estaban ante un robo, porque una caja fuerte de gran tamaño apareció con un agujero realizado evidentemente con sopletes. La presunción es que los ladrones quisieron prender fuego la oficina para borrar cualquier vestigio que permitiera identificarlos.

Yamil Regules

La oficina de Benito Roggio está en la esquina de Rivadavia y Córdoba.


Comentarios


Sopleteros prenden fuego una oficina