Técnicos del INTA descreen de los monocultivos

Expusieron anteel Consejo Consultivo.

VIEDMA (AV)- La Estación Experimental Agropecuaria del Valle Inferior del INTA rechazó que cualquier proyecto de cultivo sojero o de una única especie agrícola, pueda ser la llave del desarrollo regional. Además, sus técnicos, que el jueves último llevaron adelante una extensa exposición ante el Consejo Consultivo -que integran diversas entidades de la zona y funcionarios del Estado- cuestionaron los acuerdos con la empresa China Heilongjang Beidahuang State Farm Business que propone financiar las obras de irrigación de valles para la producción de alimentos producidos por esa misma firma. Para ello, Río Negro, otorgaría además la autorización de construir y la concesión de una estación marítima, entre otros compromisos.

El técnico del INTA local Oscar Lascano dijo ayer a Radio Nacional que la idea fue presentar un “proyecto de desarrollo adecuado para la región”. Consideró que “es importante poner en valor las tierras con procesos de irrigación”, lo cual fue considerado “estratégico para el desarrollo de la zona”.

Además resaltó que esas obras “implican un gran avance, somos partidarios de los procesos de irrigación, pero tienen que darse en un marco de desarrollo, con la participación de muchos actores, con procesos de colonización, producciones pequeñas con procesos transformadores y agregado de valor posteriores”. Sostuvo que no hay que tener “temor de que no vamos a tener clientes para estas producciones cuando hay un mundo ávido de alimentos”.

Resaltó que “lo opuesto” a ese proyecto alternativo que plantearon “es desarrollar un valle o varios valles como se piensa con proyectos sojeros tratando de producir commodities en competencia con la pampa húmeda”.

Manifestó que “estos megaemprendimientos son poco manejables y no conducen al desarrollo sustentable ni colaboran con el respeto por lo cultural. No es el adecuado para nuestra región, nos compromete con un solo Estado cuando podríamos ser proveedores de alimentos en gran escala pero con mayor sustentabilidad”. Describió a la empresa china como un “monstruo” que impondrá las condiciones de comercialización y “negociaría en condiciones inequitativas”.

En el documento elaborado por el INTA, los técnicos manifestaron que “la diversificación, la seguridad y la soberanía alimentaria son componentes fundamentales de los procesos de desarrollo. El desarrollo de nuevas áreas irrigadas permitiría mejorar la producción regional de alimentos. Pero hacerlo a través de un modelo de monocultivo basado en la soja o en cualquier otro producto a gran escala es técnicamente inviable”.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios