Todos preparados para el rescate de Milo, el perro que está en una isla de Neuquén

Es un perro cruza Gran Danés que fue descubierto por un grupo de deportistas que remaban. Su dueña lo busca hace meses y ahora intentan atraerlo, porque está muy temeroso.

Milo, un perro cruza Gran Danés fue visto abandonado, en un islote frente a la costa del río Limay, por un grupo de deportistas que practicaban remo por uno de los brazos; y, al ser publicado en redes sociales resultó ser reconocido por su dueña, quien lo buscaba desde hacía varios meses.

El 9 de octubre del 2020, Milo se escapó de la cabina de la camioneta en que viajaba y desde ese momento, su dueña no dejó de buscarlo ofreciendo recompensa de por medio; aún así no pudo dar con él.

Hace una semana fue dada a conocer una publicación por faceboock cuya fotografía se veía al Gran Danés, solo, muy flaco y en mal estado, en una parte de la isla.

Gracias a esta difusión, Julieta Scardino, su adoptante pudo reconocer que se trataba de su perro e inmediatamente se acercó al lugar, pero el asunto es que la zona es muy extensa y el perro, por circunstancias que su dueña desconoce está muy asustadizo y arisco.

Por esa razón se puso en marcha el rescate de animal y con la colaboración de varios vecinos de Cipolletti y Neuquén,y la ayuda incondicional de prefectura que se acercaron al lugar en busca del animal perdido.

La convocatoria fue sumando integrantes para la colaboración de la búsqueda del can, entre ellos Pablo Bongiovani aportó un dron para recorrer la zona, Fabián Anglat y Diego Alonso dispuseron una lancha y un gomón para el traslado del grupo de personas que ayudan con el rastrillaje en la isla, hasta incluso la colaboración de una perra en celo para poder llamar su atención.

En estos momentos se dejó una jaula trampa camuflada, con comida y feromónas, para poder agarrarlo. Sucede que el perro con tantos meses perdido y desorientado -quien de por sí ya era asustadizo- está con miedo y se siente acorralado», indicó a Río Negro Natalia Larrosa, educadora canina de Cipolletti que también se sumó al rescate.

«Pasaron muchos meses que debió sobrevivir y para hacerlo ha cazado o robado comida» acotó Larossa y añadió: «el perro está asustado, en un lugar que no conoce. Está en un modo supervivencia y todo lo toma como una amenaza».

Según la experta, los perros no cuentan con muy buena vista, por eso después de tanto tiempo, aunque tenga cerca a la familia, no los reconoce. Debería estar a menos de un metro para reconocer a su familia y se siente acorralado, como que lo quieren cazar, ante la presencia de la gente que se encuentra rastrillando el lugar».

«De todos modos se está haciendo mucho para ver si reconoce sus olores y relaja un poco, ya que el día que acamparon dejó una huella del lado que durmió su humana. Creo q cada día esta más cerca de poder agarrrarlo», sostuvo la experta.

De cachorro, Milo fue rescatado de una leñera hace 4 años y siempre fue asustadizo, cuenta su dueña. Acostumbrado a caminar por las zonas de las bardas ya que era más tranquilo para el animal.

En ocubre Milo -que viajaba en la cabina de atrás de la camioneta de la madre de Julieta, se escapó por la ventanilla y de ahi su dueña no dejó de buscarlo. En ese momento el perro tenia un collar con pechera verde, y su dueña presume que se lo sacaron y que además no tuvo una buena experiencia, por eso el comportamiento del perro.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora