Un DT afín a Bianchi

La eliminación de Boca de la Copa Libertadores, el jueves en La Bombonera, dejó a Carlos Ischia al borde del abismo. Sin chances en el torneo Clausura y fuera de la Copa, la dirigencia Xeneize tomó la decisión de cambiar de entrenador. El problema es que no piensan echarlo (tiene contrato hasta el 31 de diciembre) y el DT no piensa renunciar. El viernes, la dirigencia le pidió a Ischia su dimisión, a cambio de cobrar todo el contrato (alrededor de 700 mil dólares) y el Pelado dijo que no. Mientras tanto, los dirigentes tienen un plan: un Carlos Bianchi con plenos poderes y un entrenador que se encargue del trabajo de campo: los nombres que suenan son los de Carlos Bermúdez y Diego Cagna. El colombiano reconoció que su referencia llega de la mano de Bianchi. Y Cagna prefiere no hablar del asunto... por ahora.


Comentarios


Un DT afín a Bianchi