Un gesto que vale más que una banca



Lo peor que podrían hacer sus contrincantes es subestimarlo. En los últimos seis años Alberto Weretilneck dejó a más de uno en falsa escuadra con sus pronósticos de fracasos. Y así como es muy difícil no ver en esta insólita renuncia a la competencia electoral el punto más débil de su construcción política, se torna demasiado conspirativo tomarlo como una estrategia superadora de la decisión de hace dos años de no presentar candidatos.

“Alberto está caliente con él mismo”, justifican algunos exabruptos los más cercanos. “Se queja de que le salieron mal las últimas jugadas”.

En menos de dos meses enfrentó la controversia por la construcción de una central nuclear china en la provincia, la derrota en las PASO del 13 agosto, el rechazo a la usina atómica como respuesta a la durísima derrota de su partido Juntos y el inconsecuente retiro de la candidatura de Fabián Gatti, el cambio de gabinete, el revés electoral en Maquinchao y la suspensión del intendente de Villa Regina, Daniel Fioretti.

Cuando asuma, Nicolás Land se convertirá en el quinto ministro del área social en los seis años de gobierno de Weretilneck. Agustín Domingo sucederá en Economía a Isaías Kremer, que en el 2015 reemplazó a Alejandro Palmieri.

La designación de Arabela Carreras, actual legisladora, en Turismo es la respuesta a la falta del acuerdo que en Bariloche siempre permitió formar consenso en torno de un nombre para proponer.

Carreras es la cuarta ministra de Turismo del gobierno de Weretilneck.

La disputa entre las cámaras empresarias de Bariloche era menos por el nombre que por los reclamos sectoriales. La mitad de los dirigentes reclamaba que, a cambio de una propuesta, se garantice por ley el aporte provincial al ente municipal de promoción turística Emprotur y que sea constante, como la coparticipación a los municipios.

La designación de Carreras no fue una decisión salomónica. Detrás de ella llegó, como segundo del ministerio, Daniel García, un prestador de turismo estudiantil que fue creciendo en las entidades empresariales de Bariloche y que ahora es, junto al hotelero Hugo de Barba, una de las personas que Weretilneck más escucha en Bariloche.

A De Barba no pocos dirigentes empresariales le reprochan su cercanía con los Trappa, dueños de Vía Bariloche y de la concesión del cerro Catedral, que el año pasado jugaron fuerte para quedarse con el negocio medio siglo más y, aunque el intendente Gustavo Gennuso les dijo que no, no pierden las esperanzas.

La asunción de Nelson Cides (en Cipolletti a la gente le cuesta dejar de llamarlo Pocho) es un cierre del gobernador sobre su círculo más íntimo. “¿Qué querés? Es el único que labura”, respondió cuando comenzó a escuchar las primeras repercusiones del anuncio.

Cides es la sombra de Weretilneck. No va a ningún lado sin él, pero cuesta creer que lo consulte. “Soy un colaborador de él, un soldado de la causa y fundamentalmente un trabajador”, se definió.

Está claro que el principal beneficiado por el retiro de la candidatura a diputado nacional de Gatti es el gobierno nacional, cuya necesidad de construir mayoría en la Cámara de Diputados es tal que la suma de a uno, que en otro momento se desdeñaría, hoy se valora.

Hace dos años Juntos no presentó candidatos a diputados nacionales. El Frente para la Victoria obtuvo el 57% de los votos, se quedó con dos bancas y estuvo muy cerca de quedarse con el tercero, que terminó ocupando Sergio Wisky, de Cambiemos. El gobernador venía de ganar las elecciones provinciales y se había jugado por Daniel Scioli en la polarización con Mauricio Macri.

Esta vez Weretilneck tampoco ofrecerá candidatos, aunque después de haberse presentado y de quedar terceros en las PASO está claro que la decisión tiene un objetivo: que Lorena Matzen, de Cambiemos, mejore los números del 13 de agosto y evite que, además de María Emilia Soria, el FpV coloque a Ramón Chiocconi en el Congreso. Bien analizado, ese gesto vale mucho.

Si con el retiro de Juntos de la contienda electoral se lograra que Matzen entrara a la Cámara de Diputados, Weretilneck mejoraría la relación, por ahora errante, con Nación.

La designación de Arabela Carreras en Turismo no fue una decisión salomónica ante la pugna de dos sectores empresarios de Bariloche, sino el triunfo de uno de ellos.

Datos

Si con el retiro de Juntos de la contienda electoral se lograra que Matzen entrara a la Cámara de Diputados, Weretilneck mejoraría la relación, por ahora errante, con Nación.
La designación de Arabela Carreras en Turismo no fue una decisión salomónica ante la pugna de dos sectores empresarios de Bariloche, sino el triunfo de uno de ellos.

Comentarios


Un gesto que vale más que una banca