"Un problema difícil de gobernar"

La crisis de nuestra querida organización se está tornando un problema difícil de gobernar. Hoy, a 120 días del cambio de gobierno, muchos nos preguntamos, ¿se interpreta el problema, está el gobierno trabajando en una alternativa?

Quienes estamos al frente de los hospitales tenemos entre otras cosas la obligación de alertar, en particular a la comunidad, que en estos 120 días en concreto no se produjo cambio alguno, ni se orientó cambio alguno que se pueda evidenciar.

El problema es grave y requiere de la participación de todos, se necesita que los agentes sanitarios, los enfermeros, los médicos, administrativos, conducciones hospitalarias etc. comencemos a reunirnos, a conocernos, realizar catarsis y luego realizar propuestas. Se requiere una acción de gobierno inclusiva que nos permita -bajo las directivas o políticas de quienes resultaron electos el pasado 3 de junio- esbozar un progresivo recupero de pertenencia al debate sanitario. ¡No podemos salir de esta crisis con directivas unilaterales o, lo que es peor, sin directivas!

Es auspiciosa la iniciativa de los legisladores de retomar el debate de la emergencia quirúrgica y sanitaria, pero deben saber que del mismo se espera emerjan herramientas que le permitan a Salud Pública alquilar inmuebles si los necesita, descentralizar fondos para agilizar pago a proveedores y compras directas, pago de servicios y comisiones por administración local, que genere un fondo para comenzar a reequipar los hospitales de la tecnología necesaria, partida especial para la inmediata construcción de viviendas (en principio en los niveles III) que propicie una línea de crédito a través del BPN para construcción de viviendas destinado a radicación de profesionales de la salud, en síntesis, que nos dé herramientas nuevas para dinamizar y de alguna manera sortear burocracias que sólo pueden comprenderse en épocas regulares y habilite al Poder Ejecutivo a invertir en la infraestructura y tecnología necesaria con mayor dinamismo.

En este momento el sistema tiene más de 100 vacantes de profesionales de la salud, de éstas alrededor de 50 son de médicos generales. De los llamados nacionales -recientemente producidos- sólo tres médicos generales se interesaron. En los próximos meses de la residencia en medicina general egresan 16 médicos, de estos alrededor de la mitad se quedaría en la provincia.

Es urgente la necesidad de construir viviendas para la radicación de profesionales en los niveles tres, es imperioso que se les ofrezca un salario superior.

La falta de profesionales en subespecialidades o especialidades críticas es de una necesidad acuciante, hoy sólo para el hospital de Zapala hay una demora de turnos en neurología, cardiología, endocrinología, urología, neumonología y otorrinolaringología superior a los 100 turnos sin respuesta, de los cuales treinta y uno son de neurología infantil.

Conseguir que un médico gineco-obstetra, pediatra, clínico o cirujano se incorpore a nuestros hospitales es una tarea de ingeniería de alta calificación, donde participan amigos, familiares, pacientes, vecinos y -mayoritariamente- es infructuosa.

Es necesario ofrecer un mejor salario y facilitar el acceso a la vivienda.

 

Eduardo Luis Fuentes, DNI 12.415.483

director de Hospital Zapala

Dra. Norma Grosso, DNI 10.087.144

jefa de servicio de Pediatría

Siguen más firmas - Zapala


Comentarios


«Un problema difícil de gobernar»