Un “salvavidas político” para Piñera




El rescate en marcha de los 33 mineros atrapados bajo tierra en Chile cambió para siempre la vida de esos trabajadores y sus familias, pero también modificó el cuadro político chileno con impensadas repercusiones presidenciales. La operación, el mayor salvamento en la historia minera, catapultó al gobierno de Sebastián Piñera cuando su popularidad bajaba y puso al antes desconocido ministro de Minería, Laurence Golborne, en carrera hacia La Moneda en 2013, con un 90% de respaldo. Un segundo gobierno sucesivo de la derecha, algo inédito en casi cien años, asoma al futuro como un escenario probable, más aún luego de que la ex presidenta socialista Michelle Bachelet, la carta de la oposición, fijara residencia en Nueva York para dirigir ONU Mujer. Piñera apeló ayer en su discurso a la unidad nacional, un escenario que deja además a la oposición de centroizquierda con poco margen de maniobra, sumida en peleas internas. Así, las críticas a la instalación del gobierno asumido en marzo, que llevaron el apoyo a Piñera a un 45%, fueron borradas en un segundo. La tragedia dotó de una epopeya y un discurso al gobierno, cuyo respaldo asciende al 58%. Sólo el tiempo dirá si los chilenos terminan favoreciendo en sus opiniones la capacidad de encarar crisis que le reconocen a Piñera o si abrazan la crítica a su falta de empatía y abuso mediático de todo lo que lo rodea.


Comentarios


Un “salvavidas político” para Piñera