Una pelea capital

NEUQUÉN



#

gerardo Bilardo gbilardo@rionegro.com.ar

Ahora que se sabe que las elecciones municipales en la capital se harán el 23 de octubre junto con las nacionales, la coalición de partidos que gobierna la ciudad y el Movimiento Popular Neuquino entran en una etapa de definiciones. El frente que aún lidera el intendente Martín Farizano tiene que resolver una confusa interna en la que chocan intereses de todas las fuerzas que intervienen en la alianza. Todavía es incierto el futuro de Farizano, que dice que se postula para la reelección si ese gesto es útil para la unidad, según el argumento que esgrimió en los últimos días. Sin embargo, esa intención por el momento no se refleja en sus socios políticos por cuanto Mariano Mansilla, de Unión de los Neuquinos, sigue pidiendo una interna abierta para resolver las candidaturas y Darío Martínez, del peronismo, amaga con cortarse solo como candidato kirchnerista. Esto, sin contar con que Néstor Burgos, también aspirante a la intendencia y uno de los pocos radicales que quedan en el gobierno de Farizano, sigue tomando distancia del intendente y propone volver a la raíz de la UCR. El proceso frentista que comenzó en 1999 con la Alianza y que le permitió a la oposición vencer al MPN en la ciudad de Neuquén por primera vez en aquella ocasión hoy parece estar averiado. La amalgama de esfuerzos, con altas y bajas de partidos en los últimos doce años, es la que le impidió al partido provincial recuperar la ciudad, un objetivo que el gobernador Jorge Sapag se propone lograr en la nueva instancia electoral. En el partido provincial tampoco se observa un escenario claro. Están anotados seis precandidatos y en el medio se libra una interna dentro de la interna. Es la que involucra a integrantes del gabinete con las postulaciones, primero de Rodolfo Laffitte, secretario de Gestión Pública y Contrataciones del Estado, y la más reciente con la precandidatura de Zulma Reina, ministra de Coordinación de Gabinete. Además participan de esta competencia el diputado nacional José Brillo, el legislador provincial Omar Lorenzo, el presidente de CALF, Marcos Silva, y un dirigente del partido, Pablo Villacorta, sin contar a un séptimo que se bajó antes de subir. Una fuente del partido dijo esta semana que la aparición de Reina es un mensaje para Laffitte, primo hermano del gobernador. “Le está diciendo ‘vos no sos el único’”, graficó. Detrás de la candidatura de Reina se encuentra el respaldo del secretario de Recursos Naturales y Servicios Públicos, Guillermo Coco, uno de los funcionarios de mayor confianza de Sapag y responsable de controlar el negocio más redituable de la provincia, el de los hidrocarburos. “En el gobierno es conocida la interna entre Laffitte y Coco”, agregó la fuente para profundizar el esquema de esta interna dentro del gabinete. Sapag mantuvo reuniones con los precandidatos. También hubo contactos con la vicegobernadora Ana Pechen. “Se están buscando fórmulas de consenso y esto se intentará hasta el final”, reveló otra fuente del oficialismo. El MPN aún no fijó fecha de internas pero se especula con algunos domingos de agosto. Podrían ser el 21 o el 28 de ese mes, aunque ayer un vocero del gobierno reveló que, si los tiempos se extienden “y los plazos no dan”, la decisión podría quedar en manos de la Convención del MPN. De confirmarse esto volvería a operar el dedo del gobernador como ya sucedió en otras ocasiones, tal el caso de los candidatos a concejales para Cutral Co. Sapag sabe que si el MPN recupera la capital el futuro intendente estará en condiciones de disputar la candidatura a gobernador en el 2015. El gobernador preferiría tener en ese puesto a alguien de su confianza. Para algunos hombres del gobierno, en esa hipótesis queda afuera Brillo, que según algunas encuestas es, por ahora, el mejor posicionado aunque está detrás por algunos puntos de Horacio Quiroga, que quiere volver a la intendencia por afuera del radicalismo. En el sector de Brillo dicen que “hay más mito que otra cosa” a la hora de evaluar la relación del legislador con Sapag. “No son amigos ni comen juntos pero tienen una buena relación política”, dijo un vocero del sector. Una alta fuente del gobierno dijo que Brillo podría hoy ser prenda de unidad “si no se hubiera manejado mal en la interna grande”, la que en el verano enfrentó a Sapag con Jorge Sobisch. “Tenía todo para ganar, la jugó de independiente y acumula una historia demasiado zigzagueante”, agregó. El gobernador quiere ganar la capital y se pondrá a la cabeza de la campaña una vez resuelta la interna del partido. El mismo objetivo se propone para Plaza Huincul, Rincón de los Sauces y Plottier, donde aún no se votó. Pero un triunfo en Neuquén sería la forma de equilibrar las caídas electorales del MPN en ciudades de peso como Centenario, Zapala, Cutral Co y San Martín de los Andes. Sapag transitará las próximas semanas entre dos preocupaciones centrales: la de la interna y la de la emergencia por las cenizas volcánicas y el impacto que generaron, especialmente en Villa La Angostura. El gobernador estuvo esta semana en la Casa Rosada y escuchó los anuncios de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con la ayuda para la provincia. Pero el paquete de medidas de auxilio concedido fue inferior al reclamado y por ese motivo hubo malestar con la propuesta. Neuquén pretendía una ayuda que en total representaba unos 12 millones de pesos pero el gobernador regresó con 2,5 millones, precisó una fuente oficial. Además Sapag esperaba alguna señal sobre la obra de Chihuido y eso tampoco sucedió. Esta vez la cosecha no fue buena y en ámbitos oficiales dicen que Sapag regresó masticando bronca.


Comentarios


Una pelea capital