Una tormenta perfecta cae sobre River

Las finanzas del club sufren una profunda crisis. Hace más de dos años que el fútbol no gana nada.



#

La derrota del domingo ante Racing acentuó el malestar de los barrabravas, que atacaron los autos de los jugadores.

Los números no cierran en River y los resultados deportivos no ayudan para disimular la crisis económica y financiera que enciende la luz roja de alerta.

El domingo el equipo perdió por 3-1 ante Racing en uno de los clásicos más antiguos del fútbol local. El entrenador Daniel Passarella hizo cinco cambios para el partido en el que sufrió dos expulsados, lo que, sumado a los lesionados, le complican aún más el panorama. Y sigue sin encontrar el equipo.

Pero ese no es un problema de ahora. Durante años River estuvo acostumbrado a terminar cada temporada al menos con un título, pero no tiene triunfos internacionales desde 1997, cuando ganó la Supercopa y su última consagración local fue en 2004. Encima, Boca le ha quitado protagonismo.

Si las campañas deportivas fueran más exitosas tal vez se disimularía la otra crisis. River tiene un pasivo de 25 millones de dólares y un déficit operativo mensual de un millón de dólares.

El club no vende lo suficiente como para equilibrar su presupuesto y tal vez por eso cada semana aparecen versiones periodísticas que hablan de transferencias millonarias o apariciones rutilantes que después se “desinflan”.

Así ocurrió hace apenas quince días, cuando se anunció que un grupo empresario había comprado la ficha del juvenil Gonzalo Higuaín, de 19 años, en 12 millones de dólares para colocarlo en el fútbol europeo.

También hizo ruido la supuesta oferta de 40 millones de dólares que habría hecho llegar Coca Cola para que el estadio llevase su nombre al lado del de 'Monumental'.

La revista deportiva 'Un Caño' denunció hace dos semanas que Aguilar está procesado por “apropiación indebida” y que podría ir a juicio oral próximamente por no haber vertido en los organismos de seguridad social los descuentos hechos a sus funcionarios.

El hincha común tiene la sensación que la situación es grave, porque sabe además que en los últimos diez años River vendió jugadores por 90 millones de dólares, compró por 35 y no ganó títulos.

Aguilar explica que el dinero se va en cubrir el abultado presupuesto mensual, que incluye un amplio complejo dedicado no solamente al fútbol profesional.

En una entrevista publicada en el diario Clarín el 11 de agosto pasado, el dirigente agregó en su defensa que no recibió “ninguna denuncia de corrupción” y remarcó que la situación actual “es perfectamente manejable”.

Julio Grondona, extendió una mano solidaria cuando declaró, a principios de este mes: “Si River lo necesita, AFA le va a dar una mano, como lo hizo con Boca hace veinte años”. (DPA)


Comentarios


Una tormenta perfecta cae sobre River