Policías imputados no tenían orden para revisar la casa de Muñoz

Los principales jefes policiales de Bariloche declararon ayer. Poblete apuntó a su entonces superior Juan Fernández. ¿Qué dijeron ante el juez?

14 nov 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Los policías Maximiliano Morales y Luis Irusta no tenían orden judicial ni habían sido autorizados para entrar en la habitación del oficial Lucas Muñoz, en un hostel de la calle Moreno y Frey de esta ciudad. Tampoco estaban habilitados para revisar sus pertenencias y su computadora personal como hicieron la noche del 14 de julio del año pasado horas después de que se denunciara la desaparición de Muñoz.

Así lo afirmaron el exjefe de la Unidad Regional Tercera, comisario Juan Ramón Fernández y el subcomisario Eliseo González, quien estuvo a cargo de la investigación interna.

Sin embargo, el exsegundo jefe de la Regional, comisario Manuel Poblete, sostuvo que Fernández había autorizado a Irusta y Morales para la búsqueda de Muñoz. Poblete aseguró que el entonces jefe de la Regional desestimó dar intervención a la justicia apenas desapareció Muñoz como para avanzar con la búsqueda y Fernández dijo que conoció a Muñoz y también a los imputados porque fueron alumnos suyos en la Escuela de Policía de Viedma. “Irusta me informa que iba a salir a buscarlo (a Muñoz), que estaba con Morales y les dije salgan a buscarlo”, recordó el exjefe de la Regional.

“Hagan lo que tengan que hacer”, reconoció Fernández que les dijo a Irusta y Morales, que están siendo juzgados acusados del delito de allanamiento ilegal. “Ahora, de ahí a ingresar a una vivienda, revisar las pertenencias y la computadora es irregular”, aseguró el comisario. Y negó que los haya autorizado a hacer esa diligencia.

Hasta la tarde del 14 de julio del año pasado, Muñoz era un policía que no se había presentado a trabajar. Muñoz estuvo desaparecido 27 días y hallaron el 10 de agosto de 2016 su cuerpo tirado en un descampado con un tiro en la nuca. Tenía 29 años.

Fernández reconoció que no es usual que a la novia de un policía, que se ausenta de su trabajo se le ponga custodia policial. Tampoco que salgan a revisar las cámaras de seguridad como se planteó horas después de que Muñoz no se presentara a trabajar en la comisaría 42 del barrio 2 de Abril.

Dijo que había un comentario de que Muñoz tenía intenciones de quitarse la vida, pero no supo precisar el origen. Por eso, se lo buscó en la Costanera. Alicia Ocares, madre del policía asesinado, desaprobó el comentario con un movimiento de cabeza.

Poblete dijo que la tarde del 14 de julio se reunió la cúpula de la Regional y el comisario Jorge Elizondo y el subcomisario José Jaramillo, jefes de la comisaría 42, donde trabajaba Muñoz, a raíz de que no podían localizar al policía. ”Era necesario comunicar la causa judicial”, sostuvo Poblete. “Pero Fernández dijo dejemos todo para mañana”, declaró.

“Los presentes en esa reunión aceptaron, pero yo no estuve de acuerdo. Era un deber avisar a la justicia”, aseguró Poblete. Dijo que la ausencia de Muñoz además tenía que haber sido comunicada de manera inmediata al segundo jefe de la Policía provincial, Daniel Jara y seguir la cadena de mandos.

Barrutia advirtió en tres ocasiones a los fiscales Guillermo Lista y Martín Lozada y a los defensores particulares Sebastián Arrondo y Gustavo Godoy, que las preguntas a los testigos se ajusten a la causa del presunto allanamiento ilegal y no a la causa principal en trámite por el homicidio de Muñoz, que aún no tiene imputados.

Benjamín Muñoz, padre de Lucas Muñoz.
Policías imputados no tenían orden para revisar la casa de Muñoz
“Me llamó la atención la declaración del comisario Poblete, que dijo que no se activó de inmediato la búsqueda de Lucas”.
Bariloche

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

DeBariloche
Últimas noticias de ésta sección