segundos le sacó Sebastián Vergauven a Mario Rosas en la apasionante pelea de los K1 Seniors. Se viene un final electrizante camino a Viedma.

Balboa: “La Regata no la corro nunca más”

Franco Balboa estalló después de la victoria en el quinto parcial y cargó fuerte contra la organización. Molesto con el control antidoping y los rumores que lo involucran, afirmó: “Amo esta competencia, pero lo que han hecho no tiene perdón”.

12 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

Festejo y furia. Emociones mezcladas en un ambiente donde siempre se sintió ganador, Franco Balboa no olvidará jamás esta edición de la Regata del Río Negro. Sin dudas marcará un antes y un después en su vida deportiva, y también lo será para la historia de la legendaria competencia de canotaje de maratón.

La decisión de la organización de la prueba de implementar un control antidoping, que según las autoridades de los distintos equipos sabían que sucedería desde la primera reunión previo al lanzamiento de la carrera, hizo que el río revuelto depositara en la orilla cuestionamientos de todo tipo que llegaron por parte de los palistas líderes.

Desde que se conoció que había existido un caso positivo entre las ocho muestras que se habían tomado al finalizar la etapa del miércoles en Conesa, los rumores comenzaron a desfigurar la fiesta deportiva y transformaron la mejor cara de la Regata en una mueca de espanto. Y un nombre: Franco Balboa.

Los involucrados en el control fueron ocho: los dos mejores de la cuarta etapa de los K2 senior: Balboa-Balboa y Kiko Vega Suárez y Jost Sakrajsek; el mejor K2 junior Damián Pinta y Federico García Opazo; y los primeros K1 que cruzaron la meta en Conesa: Santiago Scalesi y Sebastián Vergauven. Aún no se conoce el nombre del palista que dio positivo. Sin embargo, sólo uno salió con la pala de punta y la verborragia a flor de boca: Franco Balboa.

Te puede interesar: Quinta etapa: historias que van de principio a fin

“Sabemos que se están escuchando muchas cosas feas. Todas se van a aclarar y sobre todo la organización de la Regata va a tener que responder por todo lo que se está hablando. Yo vengo de representar a Argentina y salir campeón del mundo, y que me vengan a manchar así es muy doloroso”, se despachó el palista neuquino a “Río Negro” al pie de la balsa de Sauce Blanco que lleva a Guardia Mitre, punto de llegada de la quinta etapa.

Si bien el nombre del involucrado en el doping no fue confirmado, Balboa no le sacó el cuerpo a las insinuaciones de que pudiera ser él el sospechado. “Fui a tres mundiales y en dos me ha tocado el control antidoping. Lo que han hecho acá es una falta de respeto para todos. Que nos ensucien de esta manera me parece que no es la forma. Somos el bote más fuerte y lo demostramos en el agua”, fue el descargo de Franco sobre los dichos que lo apuntan como el sospechado de un caso de doping que transformó la fiesta del canotaje en una caravana de caras largas.

“Espero que las cosas se aclaren y salga todo a la luz. Que vengan a ensuciar mi nombre no me parece bien y van a tener que responder por esto porque no me parece justo. No te pueden hacer un antidoping y decirte a los cinco minutos que uno dio positivo de alguna sustancia. La organización deberá responder porque se va a comer una buena demanda”, siguió Franco, furioso, abrazado a su hermano Dardo.

Más información: La travesía en primera persona: “Sigo adelante y ahora se viene un nuevo desafió: el viento”

Antes de retirarse del campamento, Franco volvió a charlar con “Río Negro” y comprobó que su bronca no había bajado la temperatura. Al contrario, iba en aumento. Y dejó una sentencia: “La regata no la corro nunca más. Amo esta competencia pero lo que han hecho no tiene perdón”.

La verdad es que no ha sido fácil la convivencia entre Franco Balboa y la organización. Los cortocircuitos comenzaron en la primera etapa, con las autoridades de la Regata y también con los rivales. Los organizadores lo penaron con 15” de recargo por no haber pasado por el control de flotabilidad en la Isla Jordán. Los palistas de Ceppron apelaron la sanción y la quita fue revocada.

Luego tuvo fuertes cruces con el español Vega Suárez a causa de algunos roces y más tarde fue Néstor Pinta quien aseguró que “las nuevas generaciones no tienen el respeto de la viejas”.

Ángel o demonio, culpable o inocente, víctima o no, el paso de Franco Balboa por esta travesía sin dudas será dolorosamente inolvidable. Por la supremacía en el río junto a su hermano y también por los escándalos que terminaron transformando una original celebración popular junto al río en una falsa copia de lo que es capaz de entregar esta Regata.

“No te pueden hacer un antidoping y decirte a los cinco minutos que uno dio positivo de alguna sustancia”,
largó Franco, furioso, después de la victoria.
“Se escuchan muchas cosas feas, y la organización va a tener que responder por todo lo que se está hablando”,
siguió el palista de Ceppron en la balsa de Sauce Blanco.
General Conesa
Últimas noticias de esta sección