ATEN acampa en Casa de Gobierno y hoy define cómo sigue la huelga

Marcharon en la mañana, a la tarde hicieron una clase pública y recibieron la noche entre fogones y canciones. Desplegaron decenas de carpas en la calle.

Recibirán a los funcionarios en la puerta de sus despachos para impedirles el ingreso. La consigna

es protestar hasta tener respuestas satisfactorias.

16 mar 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El día de lucha de los docentes no terminó. En la mañana de ayer marcharon hasta Casa de Gobierno. Debatieron sobre educación por la tarde y cuando cayó el sol compartieron una cena y espectáculos musicales. Las carpas estaban armadas en las veredas y allí se quedarían a dormir. Pero la lucha, prometían, no tomará descanso y continuará al amanecer.

La columna de seis cuadras marchó desde las 11. Cuando llegaron a la intersección de las calles Roca y Rioja hicieron un acto. Desde el camión hablaron los representantes de ATEN capital y provincia y también de Siprosapune, Adunc y Sejun.

“El que cree que se trata sólo de la cabeza de Macri está muy equivocado. Este es un plan pergeñado para toda Latinoamérica, para que nos digan ‘hasta acá llegaron, no era verdad que los pibes podían tener computadoras en las escuelas o que los docentes podían tener formación continua gratuita’, eso es lo que nos quieren hacer creer”, dijo el secretario general de ATEN, Marcelo Guagliardo.

Los docentes decidieron mantener la permanencia en Casa de Gobierno porque consideraron que allí está el centro del poder político.

“No vamos a obtener las respuestas que necesitamos dando la vuelta. Hay que quedarse para que no entre nadie a trabajar y que vivan en carne propia lo que es llegar al lugar de trabajo y no tener las condiciones para hacerlo”, vociferó en su discurso Gualgliardo.

Y así lo hicieron. Se quedaron. Durante el día ciento de docentes lo pasaron en Plaza Roca.

A las 19 el licenciado Gabriel Brener subió al escenario armado en Roca y Santiago del Estero. Desde ahí propuso ejes, autores y lecturas posibles para pensar la educación en los tiempos que corren. En sillas de plástico, los docentes escuchaban y después hicieron girar un micrófono para poder opinar.

En la otra esquina el grupo encargado de la cena hacía el fuego. Mientras la llama iluminaba el cartel que decía “La chorilucha (el choripán de la lucha)”, anunciaba el menú.

A las 20, sobre las veredas y contra los laterales de la sede gubernamental, cubierta de banderas, comenzaron a armar carpas. Había colchones tirados pero una vez que los acomodaban las decoraban con el cartel de “Maestros en lucha”.

Al cierre de esta edición músicos de Centenario, Chos Malal, Loncopué y Neuquén se preparaban para tocar. Los docentes prometían que hoy a esperarían a los funcionarios en cada una de las puertas de la Casa de Gobierno. (Ver aparte).

“Para que nos den un aumento tenemos que luchar, nunca van a reconocer que lo merecemos. La oferta fue ridícula, una provocación”.
Viviana, maestra de primer grado de la Escuela 154, del Neuquén Capital.
Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.